Hay fiebre pero no hay que ir a urgencias…

Publicado por el sep 17, 2013

Compartir

descarga¡Cuánta razón tienen algunos dichos españoles! En concreto me estoy refiriendo a aquel que dice, más sabe le diablo por viejo que por diablo. Y no es que me haya convertido ya en vieja (aunque ya no luzco con piel tan lustrosa como hace unos años, ¡para qué nos vamos a engañar!) pero en esto de la crianza para doña Tecla sigo (y seguiré) siendo primeriza pero para Mofletes Prietos ya no.

Dicen algunas teoría (desconozco en qué están sustentadas aparte de en la observación) que las madres con el segundo hijo nos relajamos. Y lo suscribo plenamente y con tambores. ¡Dónde va a parar! Si a la primera le sacas unas 50 fotos cada día, la segunda con 50 fotos al año va más que pelada. De las cremas con masajes escuchando a Mozart en sus conciertos para piano, ni hablamos. ¿De verdad tenía tiempo yo para todas esas delicatessen? Doña Tecla con los 10 meses que tiene ahora Mofletes Prietos tenía una colección de zapatos a juego con sus vestidos, ranitas o peleles y, por supuestísimo su capota que una es provinciana y las capotas en las cabezas de las niñas se estilan un montón en las provincias del norte. ¿Cómo explicarles los ideales chándales que me lleva Mofletes Prietos a juego con sus pies desnudos? Y los zapatos están, no se crean que no. Pero están guardados y da un poco de pereza ponérselos. Total, como no anda…

¿Y qué me dicen de la estimulación temprana? La pequeña ni sospecha qué es eso. Salvo que por estimulación entendamos no hacerle más caso que el de procurar que no se nos caiga por las escaleras o que no coma muchas cosas del suelo (que alguna cae, claro), la pobre, estimulación así propiamente dicha no tiene y sin embargo la veo yo mucho más precoz EN TODO que la hermana. ¿No serán entonces bobadas varias lo que nos intentan colar a los padres? Porque nosotros no le hemos enseñado a decir adiós (qué pobre) pero ella abre y cierra su regordeta manita en cuando lo oye.

Pero todo esto tenía que tener su recompensa. No se vayan a creer ustedes que no la queremos, que no es el caso, es que nos hemos relajado. Así como un montón. Y el jueves Mofletes Prietos amaneció con fiebre y así a ojo de buen cubero le calculé no más de 38,5. Y no erré el tiro porque se quedó el 35, 2. E hice lo que se tiene que hacer en estos casos cuando no eres primeriza y te ataca el pánico desnortado. Le di apiretal y a esperar. Y claro, la fiebre bajó para subir otra vez a las 6 horas y de nuevo apiretal y así todo el fin de semana hasta que el domingo al fiebre desapareció para no volver. Y ¿por qué digo si estamos hablando de fiebre que todo tiene su recompensa? Pues porque ser ya vieja en estas lides te da la calma suficiente para decirte: a ver Lendoiro, que solo es fiebre y tampoco mucha, ¿a cuento de qué te vas a meter cuatro o cinco horas en una sala de urgencias plagadita de virus? Pues en casa se está mejor y con ir viendo el estado general de Mofletes Prietos que siguió jugando como siempre y comiendo como una lima as usual, ¿para qué ir?

También, he de confesar, la lectura diaria de los posts de El médico de mi hijo formado por más de 20 pediatras que insisten claramente en que NO ES NECESARIO IR CORRIENDO A URGENCIAS SÓLO POR FIEBRE ha hecho ya mella en esta cabeza.

Recomiendo muy vivamente a los padres que se informen bien de qué es la fiebre exactamente, para qué la necesitamos y por qué no hay que alarmarse innecesariamente, mucho menos salir corriendo hacia urgencias.

Puedes seguirme en twitter y en mi fan page de facebook

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2013

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
septiembre 2013
L M X J V S D
« ago   oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30