Vacaciones, ¿y ahora qué hacemos?

Publicado por el Jul 4, 2013

Compartir

Ya están los niños de vacaciones. Y ya llegan para la mayoría de los padres el sufrimiento por no saber qué hacer con ellos mientras se tienen que ir a trabajar. Los que tengan trabajo, claro, porque hoy día la mitad están, desgraciadamente, en paro.

Tan delicioso como irreal el anuncio de una conocida marca de pizzas que retrata unas idílicas vacaciones en la masía de los abuelos. Allí las “fieras” se vuelven mansas y hacen pizzas en el horno de piedra mientras el abuelo prepara el pantumaca y los nietos corretean alrededor o arreglan una vespino de hace dos mil años. Eso sí, sin mancharse. El anuncio es  tan arrebatadoramente perfecto que dan ganas de tirar el mando a distancia a la tele para no  estamparte con tu dura realidad. Ni tienes padres/suegros con masía, ni tus hijos amasan pan ni estás tan delgada como la madre. Y, desde luego, cuando haces tu vida diaria no suena música de fondo.

Que sí, que no me voy a poner negativa. Que las cosas podían ser peores. En mi caso, trabajando en casa, lo tengo relativamente fácil. Además, con ayuda. Pero, quién se piense que por eso ya puedes trabajar (el marido el primero) ¡ja!. Va de lado. ¿qué creen qué hace doña Tecla cuando ve que me siento en mi mesa a darle a la tecla?

-¿Qué haaaaasessss? (la niña silabea que da gusto)

-Trabajar

-¿Y po qué abajas?

-Para ganar dinerito

-¿Y po qué ito?

-Para comprar la comida, las cosas que usamos…

-Yo no quiero pomer

-No tranquila, todavía no es la hora de comer

-¿Y po qué no es la hora de pomer?

-Porque es temprano

-¿y po qué es ano? (ya, ya, no me digan, es terrible cuando lo dice fuera de las paredes de su santa casa)

-Porque sí

-Y, ¿po qué sí?

-Porque es de día, ¿ves?

-Síi, ¡no es la noche! Yo no quiero ir a morir (lo confunde con dormir, no se me asusten)

-No, no vas a ir a dormir, ¿quieres jugar un rato?

-¿Ma adudas?

-¿Te ayudo a qué?

-A jugar

-No puedo

-¿Po qué?

-Porque tengo que trabajar

Y vuelta la burra al trigo

Bueno, venga, déjame trabajar un rato, coge tus coches y juega, ¿vale?

Puchero, se tira al suelo. Madre que se siente culpable. Y así, entre conversación, puchero, enfado, te entretengo un rato se nos va la mañana. Y cuando ya te das cuenta de que son las dos, no has hecho ni media.

Soñando estoy con que llegue septiembre para que vaya al cole de mayores de 9 a 5 de la tarde. Sí, sí, me da igual que me digan mala madre pero esta mala madre necesita aportar a la economía familiar  dinerito dinerito. Eso sí, cuando doña Tecla empiece el cole, Mofletes Prietos o caminará o estará a punto (que no sé qué es peor) y entonces vuelta a empezar. No, si todas tenemos lo nuestro.

Hay días, como hoy, que me encantaría tener un trabajo de 9 a 5 en una oficina. Y si me apuran hasta sin cobertura

Puedes seguirme en twitter y en facebook

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2013

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
julio 2013
M T W T F S S
« Jun   Aug »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031