De culpabilidades y otros demonios…

Publicado por el jun 19, 2013

Compartir

Tengo dos Pepitos Grillos taladrándome los oídos a partes iguales. Me explico. Estoy en el Ave, camino de Valencia. Por trabajo. Y me quedo a dormir. Sola. Sin marido, sin niñas. Y por un lado siento una sensación increíble de libertad, de recuperar algo que hacía más de 3 años que no sentía y por el otro lado siento preocupación, que no culpa (fuera la culpa de mi vida YA) por haber dejado a las retoñas. Sí, sí, están cuidadas. Pero siempre te queda un poso ahí en el estómago…ustedes ya me entienden.

Es la primera vez que me alejo tanto y por tanto tiempo de ellas. Ya di el paso de dejarlas a dormir en casa de su abuela, uy qué atrevimiento el mío. Y ahora vamos un poco más. Pero no me siento culpable y eso es un avance. Voy por trabajo. Punto. Los padres (en masculino) hacen miles de viajes en el mundo y nadie parece extrañarse. Las madres, no tanto. Curiosamente esta semana dos personas, cuando les comenté de esta “escapada” me preguntaron: ¿Y las niñas? Y te quedas pensando y te dices: ¿Pero estamos locos o qué? cuando su padre viaja nadie pregunta qué pasa con las niñas. Las niñas tienen un padre, gracias a Dios y una cuidadora, gracias al trabajo que tenemos sus progenitores. Inciso: la abuela salvadora está de vacances en la playa que también tiene derecho. La otra abuela (mi madre) vive a 600 kilómetros. ¿Será posible que la gente siga haciéndote estas preguntas? Pues sí, es posible.

Este es un post liberador, puedo prometer y prometo que no pienso sentirme ni una mijita culpable por hacer este viaje de apenas 24 horas. Lo hago porque tengo que hacerlo y porque, además, lo voy a disfrutar. Porque lo primero en mi vida son mis hijas y mi marido pero también necesito respirar, sentir, aunque sea solo un rato, que sigo siendo yo, una mujer con capacidad de trabajo, con ganas de seguir luchando por mejorar en mi carrera profesional…y con muchas ganas de mimarme por unas horas a mí misma que lo necesito y mucho.

Nada más, ya me he desahogado

Puedes seguirme en Facebook y en Twitter

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2013

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
junio 2013
L M X J V S D
« may   jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930