Cuando un blog se convierte en un libro (de masas, ya lo verán)

Publicado por el Apr 9, 2013

Compartir

Cuando comencé a escribir este blog, hace ya más de tres años, nunca imaginé que me daría más satisfacciones que saber que he dejado por escrito muchos días de la vida de doña Tecla, sólo entonces ella existía, y ahora de Mofletes prietos. El blog me ha acercado a un mundo del que desconocía su existencia: la blogosfera maternal. Ahí, como en la vida real, hay de todo. Blogs tiernos, redichos que todo lo saben, sentidos, cursis, cachondos, certeros, con faltas de ortografía e impecables e impolutos como el Quijote.

Por si no lo saben ejerzo, además de madre que no llega a ninguna parte, de agente literaria. En tiempos fui editora y cuando me monté por mi cuenta decidía que mejor era hacerlo desde el otro lado del proscenio, es decir, desde la butaca. Básicamente me dedico a buscar nuevos autores a los que decirle: ¡Ey!, ¿por qué no escribes un libro? Primero convenzo al autor y le ofrezco aire, humo, como se quiera llamar, es decir, nada. Una vez firmamos el contrato entre nosotros (nunca se sabe quién puede salirte por peteneras) me pongo en contacto con los editores que ya me tengo bastante trillados y sé por donde respiran. Y, a veces, suena la flauta. Digamos que de cada diez intentos salen dos, más o menos. Hay que trabajar mucho para que esto se convierta en rentable. Muchas visitas a blogs, a artículos, muchas tertulias en la tele, en la radio, muchas visitas a librerías, ver de qué va el mercado y qué es lo que quiere la gente. No busco libros que me gusten a mí, sino que gusten a la gente.

Pero a veces hay excepciones. Una de ellas es la que les voy a contar. Hace aproximadamente un año, sobre junio, comencé a leer Una mama española en Alemania. No exagero, fue empezar y no parar. Recuerdo estar en la piscina de mi casa y ver a las vecinas mirarme con cara de “y esta,  ¿de qué se ríe”?  A veces las carcajadas superaban los decibelios recomendables en una señorita (se supone) bien educada. No tengo reparos en decir que me leí su blog en una semana. Enterito. Mi marido se mosqueó. Bastante, por cierto. ¡Y eso que yo le decía que era mi trabajo! Pero claro, llevarte el IPAD al coche para no perder ripio es ya otro cantar!

Les resumo: me puse en contacto con ella, enseguida quedamos para un café. Hubo buena sintonía. En septiembre me puse de lleno a ello y en octubre Planeta, nada más y nada menos que Planeta, dijo sí. Hoy, esta misma tarde aterriza la teutona por adopción, Fátima Casaseca, en Madrid para poder dar entrevistas a tutiplen a los periodistas.

Ya está en preventa en Amazon y oscila entre los 20 y 30 libros más vendidos. ¡Ahí es nada! No es porque sea mi autora, que también, pero yo les recomiendo a esta mujer de sólo 31 años, madres de tres polluelen, casada con el ya también famoso maromen (que por cierto, reina, no sé para que quieres la lavadora Miele cuando puedes lavar la ropa en los abdominales de maromen ) y viviendo en mierdapueblo. El libro no es una recopilación del blog aunque tiene algún post aclamado popularmente, es más que eso.

Lo tienen aquí para comprarlo por si son vagos de naturaleza como yo. Les recomiendo leerlo en lugar donde no les tachen de locas, las carcajadas están aseguradas. Y, sobre todo, viene bien para recordarles a algunas madres que la maternidad es muy bonita, bla, bla, bla y tiene cosas muy tiernas, bla, bla, bla pero también tiene su lado divertido y no hace falta eleborar tratados de Kant en cada post que alguna escribe. Por cierto, ¿les he dicho que la autora, además, es licenciada en Fiolosofía y Teología protestante por la Universidad de Berlín? Un primor, oigan. Y encima publica libro. Las hay con suerte

¡Suerte, Fátima! Aquí estoy yo para ayudarte.

Puedes seguirme en facebook y en twitter

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2013

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
abril 2013
M T W T F S S
« Mar   May »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930