El Gijón popular: un asador, una sidrería y un cruasán

El Gijón popular: un asador, una sidrería y un cruasán

Publicado por el Jun 6, 2015

Compartir

En Gijón y en sus alrededores hay excelentes restaurantes, empezando por Casa Gerardo y siguiendo por Auga, de Gonzalo Pañeda; La Salgar, con Esther Manzano; o el Avant Garde de Javier Loya. Pero lo que predomina es la cocina popular, principalmente la de las sidrerías, que abundan en esta ciudad y que tienen un muy buen nivel. A lo largo de la historia del blog les he hablado de muchas de ellas: El Cartero, Casa Justo, Ataúlfo, La Llosa… Sitios para disfrutar del magnífico producto asturiano regado con sidra bien tirada. Una rápida escapada estos días para presidir el jurado del certamen Gijón de Tapas, patrocinado por Mahou, me ha permitido conocer una sidrería más, muy recomendable, y pasar por el que en estos momentos es el mejor asador de carne de Asturias. Dos visitas muy interesantes, que les cuento en este post.

El certamen Gijón de Tapas, ya en su novena edición, ocupó durante cuatro días el recinto ferial de la ciudad. En total veinticuatro bares locales ofrecieron durante todo el fin de semana tres de sus tapas más representativas acompañadas por cervezas Mahou. El último día se reúne el jurado para elegir la mejor de esas tapas. Allí estuve, acompañado, entre otros, por Pedro Morán y por mi colega de El Comercio Miguel Llano. Buen nivel. Al final elegimos la tapa llamada “Gwao bao”, de EL QUINTO, cuyo propietario, Mariano Mier, ya había sido ganador el año anterior, lo que demuestra que hay madera. Este bar está en la avenida Manuel Llaneza. La tapa era una versión asturiana del baozi o pan al vapor chino. Segundo fue LA GITANA, que está en la calle Aguado, y tercero EL QUIJOTE DE LA RUTA, de la céntrica calle Begoña.

LA BOLERA. Al mediodía había estado en este restaurante que, como les decía en la introducción, es para mí el mejor asador de carne que hay en estos momentos en Asturias. Y uno de los mejores de España. Su propietario, Cuco Álvarez (foto superior), es un gran especialista en carnes, con larga formación en Estados Unidos y países europeos, y que ahora asa personalmente los cortes que selecciona con mimo de distintos proveedores, siempre buscando la máxima calidad. No tuvimos mucho tiempo para charlar como me hubiera gustado porque era domingo y además La Bolera está muy próximo al estadio Molinón, justo en un día de partido en el que el Sporting se jugaba mucho. Por tanto, abarrotados los comedores y Cuco sin poder separarse de la parrilla, que maneja con maestría.

Chuleta de angus

Chuleta de angus

Aún así hubo ocasión de conocer su versión sobre la maduración de las carnes, un tema que siempre está sobre el tapete, especialmente ahora que algunos están abusando, creo, de maduraciones que ya se salen de lo normal y que dejan las célebres de El Capricho como si fueran de animales recién sacrificados. Ya saben que me gustan esas carnes de Jose Gordon, pero maduraciones más largas me parecen una barbaridad. Me temo que en bastantes casos hay más de esnobismo o exhibicionismo que de otra cosa. Cuco Álvarez está en las antípodas. Considera que una estancia corta en cámara, de dos semanas como máximo, es más que suficiente para que la carne esté en su punto. Desde luego, las chuletas de vaca vieja que nos preparó estaban magníficas. Carne de calidad, con intenso sabor y perfectamente asada, con todos sus colores bien definidos, sellada por fuera, jugosa y caliente por dentro. Más mérito si tenemos en cuenta cómo estaba el asador ese día.

Chuleta de vaca vieja

Chuleta de vaca vieja

Antes tuvimos ocasión de probar otra chuleta, esta de angus, más jugosa pero obviamente con muchísimo menos sabor que la de vaca vieja. Buenas patatas fritas y pimientos asados para acompañar. Previamente, a modo de aperitivo, un chorizo parrillero de bastante calidad. Tienen además una completa bodega, con vinos poco habituales. Imprescindible para carnívoros.

EL CHAFLÁN. Mi amigo Iván González de la Plata es una de las personas que más saben de sidra en Asturias. Autor del libro “Sidra, esencia de Asturias” y organizador de “Gijón de Sidra”, una fiesta anual que durante diez días permite probar la sidra de los mejores llagares en las diferentes sidrerías de la ciudad. Es él quien me descubre muchos establecimientos que no aparecen en las guías pero que merecen mucho la pena. Así que tras el jurado de tapas me llevó a cenar a El Chaflán, en Manuel Llaneza, 63. Nos cuidó bien Víctor Fernández, su propietario.

Una buena sidra

Una buena sidra

Perdí la cuenta de las botellas de sidra que bebimos, pero es que en esa casa la que tienen es muy buena, y además la escancian como es debido, lo que implica no sólo batirla bien en el vaso sino también estar pendientes de cuándo hay que echar “un culín”. Sentido del negocio, porque así venden más. Qué gran bebida es la sidra. Y si además pensamos que una botella cuesta en las sidrerías entre 2,50 y 3 euros las mejores, podemos añadir: qué barata es la sidra. Nosotros bebimos Riestra y Llagar La Morena, estupendas las dos.

Hígado frito

Hígado frito

Probamos varias de las especialidades de la casa, empezando por unos espárragos rellenos de jamón y queso y luego fritos, muy ricos. Bien crujientes pese a la humedad del propio espárrago. Una buena ensalada, para refrescar. Hígado cortado en pequeños tacos y frito, sabroso. Unos bocartes fritos, muy frescos, y de los que, a petición de Iván, luego nos sirvieron las espinas, también fritas. Estupenda tortilla de patata con jamón, jugosísima, con la yema casi líquida, muy al estilo de las de Betanzos.

Tortilla de patata con jamón

Tortilla de patata con jamón

Uno de los platos más solicitados en El Chaflán es su carne a la piedra. Nosotros nos limitamos a probar los solomillos “media luna”, cortados en finos filetes y hechos sólo por un lado. Buena carne, que así queda más jugosa. De postre, varios quesos asturianos, a los que la sidra sigue acompañando muy bien.

Solomillos media luna

Solomillos media luna

PASTELERÍA ARGÜELLES. Y si están en Gijón, visita obligada a esta pastelería para desayunar con sus cruasanes. El nivel de pastelerías en Asturias es muy alto, pero no van a encontrar fácilmente en toda España un cruasán como el que hace Antonio Argüelles: crujiente por fuera, muy tierno por dentro, y con ese intenso sabor a mantequilla que sólo tienen los mejores. Hay más bollos, muy buenos,  y excelentes bombones. Así que aprovecharán bien la visita.

Cruasanes de Argüelles

Cruasanes de Argüelles

P. D. Recuerden que estamos en Twitter: @salsadechiles

Compartir

ABC.es

Salsa de chiles © DIARIO ABC, S.L. 2015

Se puede comer por comer. O por placer. Salsa de Chiles te descubre la cocina como cultura, como patrimonio de la humanidad, como tentación y diversión, como una dimensión... Más sobre «Salsa de chiles»

Etiquetas
Entradas por mes
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31