Dos comidas en Granada. El Zahir y Chikito

Dos comidas en Granada. El Zahir y Chikito

Publicado por el Oct 19, 2017

Compartir

Entre las muchas cosas pendientes de contar en el blog (se acumula el trabajo) está mi reciente viaje a Granada para dar una pequeña charla sobre crítica gastronómica en el escenario de Granada Gourmet, que organiza el diario Ideal. Una jornada en la que también participaron con sus ponencias Paolo Casagrande, Kisko García, Dani García y el almeriense José Álvarez. La noche anterior asistí a la cena en la que se entregó el premio Luis Oruezábal (homenaje al fallecido propietario de Chikito) a Paolo Casagrande. Cena en Ruta del Veleta, ese restaurante-museo de los hermanos Pedraza que es una institución en Granada. Al ser una comida multitudinaria no voy a comentar mucho más. Tan sólo que comí bastante mejor que en mi última visita y que la sopa de maimones y alcachofas y la carrillera de vaca estofada con calabaza cortijera fueron lo mejor del menú.

Ya había estado por allí en julio y entonces les dejé dos entradas en este blog: una del Bar FM (que por cierto ha sido reformado este verano y me cuentan que ha quedado muy bien), y otra de El Claustro de Juan Andrés Morilla. Al final de este texto tienen los enlaces por si les apetece leerlas.

En esta última ocasión, además de esa cena en Ruta del Veleta tuve ocasión de hacer dos comidas acompañado por el subdirector de Ideal, Félix Rivadulla, que además es el encargado del suplemento gastronómico de ese diario. Se las cuento.

EL ZAHIR. Para mí un descubrimiento. Buena recomendación de Félix Rivadulla, que sabe que me gustan estos sitios. Está en Albolote, en las afueras de Granada. Empezó dando de comer a la gente que trabaja en los polígonos cercanos, pero poco a poco los granadinos lo han ido conociendo y se desplazan desde la capital en busca de su buen producto. Y es que El Zahir es un restaurante de producto. Rafael Garrido, su propietario, se encarga de conseguirlo y también de atender la sala ayudado por su hijo Juan, mientras que su mujer, Inmaculada Bailón, se ocupa de la cocina. Con muy buena mano, por cierto. Trata la materia prima con mimo y sin complicarse la vida.

Carta de El Zahir

Aunque hay una carta, Rafael se acerca a la mesa con una lista de sugerencias entre las que resulta difícil elegir. Empezamos con unas quisquillas de Motril cocidas (foto que encabeza el post). Calidad de producto y punto perfecto. Para comer muchas. Apuramos también la temporada del tomate rosa, que nos preparan en una ensalada con aguacate granadino muy fresca y agradable.

Descargamento de atún crudo

Probamos también unas anchoas de Santoña que limpian ellos mismos, antes de pasar al descargamento de atún rojo que Rafael nos recomienda vivamente. Ya saben, se trata del lomo, una pieza que tradicionalmente ha ido para hace mojama pero que funciona muy bien en crudo. Y así nos lo sirven, cortado en láminas gruesas. Estupendo. Aún nos queda otra gran sugerencia, unos huevos de choco a la plancha con esa textura tan peculiar como satisfactoria.

Huevos de choco

Para rematar, un arroz con leche a la asturiana, buen final para una comida muy satisfactoria en la que la calidad del producto fue protagonista. La carta de vinos, por el contrario, es muy mejorable. Salvamos la papeleta con un Louro do Bolo. Al final, la factura no llega a los cien euros, menos de 50 por persona. Ojo a esta casa.

CHIKITO. Puesto que Paolo Casagrande recibió el premio que rinde homenaje a Luis Oruezábal, fundador de Chikito, fallecido hace tres años, el cocinero italiano de Lasarte tenía interés en conocer ese restaurante. Así que le acompañamos Félix Rivadulla y yo, junto a Eugenio Bayón, gerente de la bodega Viña Sastre Este tuvo el enorme detalle de presentarse con dos vinazos de esa bodega: un Regina Vides 2014 y un Pesus 2014. Motivo suficiente para que la comida fuera muy especial.

Bacalao con bresa de verduras

Lógicamente, los hijos de Luis, que ahora están al frente de Chikito, nos atendieron muy bien. Llevaba tiempo sin pasar por allí y la verdad es que comimos por encima de lo que esperaba, sobre todo tras algunas cosas que había leído últimamente. Buen lomo y buen jamón de Joselito, este último perfectamente cortado, y un tradicional remojón granadino, plato siempre agradable, para empezar.

Rabo de toro

Fallaron con estrépito las quisquillas de Motril, totalmente pasadas de cocción. Lo que demuestra que incluso queriendo quedar muy bien con clientes especiales los restaurantes fallan. Intrascendente sin más un milhojas de foie gras y manzana, antes de los dos mejores platos de la comida, dos clásicos de la casa. El rabo de toro estaba bueno, perfectamente guisado, pero por debajo del bacalao con bresa de verduras, estupendo por la calidad del pescado y por los puntos. No descaren esta casa si pasan por Granada y buscan cocina tradicional.

Pesus 2014 de Viña Sastre

P. D. Recuerden que estamos en Twitter e Instagram: @salsadechiles

.

Bar FM, excelencia sin lujos

 

El menú granadino de Juan Andrés Morilla en El Claustro

Compartir

ABC.es

Salsa de chiles © DIARIO ABC, S.L. 2017

Se puede comer por comer. O por placer. Salsa de Chiles te descubre la cocina como cultura, como patrimonio de la humanidad, como tentación y diversión, como una dimensión... Más sobre «Salsa de chiles»

Etiquetas
Entradas por mes
Calendario de entradas
noviembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930