Menos hierro y más talento

Menos hierro y más talento

Publicado por el nov 24, 2013

Compartir

Últimamente sucede un fenómeno extraño en los partidos de Liga: esté donde esté el balón en el área del rival del Madrid siempre aparece el mismo para rematarlo: el Comandante Cristiano, que juega en otra Liga y a otra cosa. Hay un tiro, y es de CR. Hay un cabezazo, es de CR. Hay una asistencia, es de CR. Eso no vale. Si tienes un tío que vale por cinco así es más fácil ganar.

Pero más allá de eso, de tener un tipo que es más alto, más fuerte, más duro y más guapo y que te mete goles por doquier (desde lo de Chiquito Blatter lleva 14 goles en siete partidos y en toda la temporada ha marcado la mitad de los goles de su equipo), está el equilibrio, que es mentira eso que se han inventado los resultadistas de que se consigue con un mendrugo y un artista. Se consigue con buenos jugadores y poniéndoles juntos. Punto.

Y si no miren a Xabi Alonso. Da igual que el equipo se pare en 4-3-3 o en 4-2-3-1. No es ese el asunto. El asunto está en tener un tipo que sabe colocarse, que hace jugar a los que están al lado (Illarra estaba feliz como un niño con zapatos nuevos y moviéndose como en el salón de su casa), que distribuye y que manda en el campo.

Con jugadores de talento, más un orden natural, todo es más fácil. No te hace falta tener tanques que roben porque el balón lo tienes tú, no el otro. Si sacas a Illarra, o a Modric, o a Isco (aunque esté más raro que un perro verde), en lugar de dragaminas, el esférico es tuyo y si lo posees juegas en el campo del rival, pisas terreno forastero y al final tienes cien oportunidades contra diez.

Una vez dicho esto: hace falta, además, tener continuidad. No vale jugar bien veinte minutos y luego regular hacia abajo, mirarse el ombligo, explayarse ante el espejo y pensar: soy bello, muy bello, no hay nadie más bello que yo… Porque viene el que hace relojes y te la puede clavar en un pis pas.

Al final, ni siquiera el espejo, el pinchazo de CR o el Virus FIFA con tanto viaje consiguió diluir la promesa de lucidez. Es el sendero que hay que recorrer, pero también es necesario morder la bala y apretar los dientes, seguir apretándolos.

Compartir

ABC.es

El Pato Mareado © DIARIO ABC, S.L. 2013

Un vistazo por la puerta de atrás para desvelar las bambalinas del teatro deportivo nacional e internacional y los nudos gordianos a desatar por el aficionado de a pie Más sobre «El Pato Mareado»

La entrada más popular

El ojo en el dedo

70... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031