Elogio de la delicada artesanía

Publicado por el Oct17, 2018

Compartir

Direkte. Cabras, 13. 931 146 939. Cocina: 7; Sala: 5; Servicio: 7.

Direkte, con k -lo que nos causa toda clase de disgustos-, es una barra con 8 plazas en los porches de la Boqueria. Arnau Muñío es el autor de este pequeñísimo restaurante. Discípulo de Carles Abellán, y su segundo de cocina durante años, Arnau es un cocinero solvente, sabe lo que hace y lo que pretende conseguir.

A diferencia del Slow de Frank Beltri, que es la revolución permanente, con todo su talento y todos sus ajustes pendientes, Direkte es un restaurante terminado, que ha encontrado ya su velocidad de crucero y donde ya hoy su cocina es todo lo buena que será. 

Destaca el tartar de atún, las carrilleras con la salsa del pato pekín y el pastel de queso con té, aunque todos los platos tienen su corrección y su interés, están bien resueltos, y brillan por encima del tráfico diario. El precio medio es de 50 euros, y aunque el restaurante es francamente pequeño, una vez te acostumbras a las dimensiones de lo que va a ser tu velada, no resulta incómodo ni cansa estar sentado en aquel taburete un par de horas.



Si Beltri -como decíamos- Paco Méndez de Hoja Santa y Niño Viejo, Andoni Adúriz de Mugaritz, o Jorge Muñoz de Pakta, y por supuesto Albert Adrià, juegan en la liga de los genios que nos dejó Ferran para que nos entretengamos mientras él piensa en otras cosas, Arnau es más bien un artesano de afilado instrumento, siempre notable, cuyos platos destacan mucho más por su sabor, por su ejecución normalmente perfecta y por su equilibrio, que por su metáfora o por su interés. Direkte es un restaurante para los que más que pensar, les gusta comer, sin preocuparse de gran cosa más. Todo es acertado y oportuno. Todo está ordenado. Domina el sentimiento de la satisfacción por encima del de la emoción, aunque es cierto que de vez se escapa algún cosquilleo tontorrón. 



Es muy importante que Barcelona tenga artesanos del nivel de Arnau Muñío. En Londres o en Manhattan sería considerado un genio: en nuestra ciudad la cola es un poco más larga. Que por 50 euros -más o menos- puedas comer a un nivel tan destacable; que por este precio, que en las capitales europeas no es ni la propina, sino la limosna, puedas tener -incluídos los tres grandes platos mencionados- un menú basado en el producto de la Boquería y en las técnicas de todo el mundo, de creatividad moderada, de factura impecable y de gusto preciso, es otra demostración -por si faltaba alguna- de que esta ciudad es la primera potencia gastronómica del mundo: tanto por sus estratosféricos restaurantes creativos, acariciados por la sonrisa de Dios, como por su mitad de la tabla tan superior a las grandes casas de la mayoría de las demás capitales del mundo, como es el caso de este Direkte incipiente, diminuto e indiscutible en su delicada artesanía.



Es interesante que los platos te los sirvan los cocineros que los han preparados. Interesante y sexy. A veces la chica chinita no sabe muy bien lo que dice, pero tampoco lo supo nunca Marta Rovira y obtuvo en diciembre casi un millón de votos. So who am I to blow against the wind? La carta de vinos, obra de Antonio Lopo, es excelente como todo lo que hace Antonio. Selección breve pero muy elegante. Lo que resulta incomprensible es la carta físicamente, un lío con pretensiones pedagógicas que se acaba quedando simplemente en lío. La zona del restaurante es atroz. Hay que ir armado. Cuando sales te cruzas con unas gentes que parecen terroristas hasta los que realmente lo son.

Compartir

ABC.es

French 75 © DIARIO ABC, S.L. 2018

Si cae Israel, cae la libertad. Todos los sentimientos están resumidos en el Calvario.Más sobre «French 75»

Categorías
Etiquetas
octubre 2018
M T W T F S S
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Categorías