Un foco para Albert

Publicado por el Feb14, 2018

Compartir

Albert Rivera ha dicho que quiere una comisión de investigación -seria y rigurosa como la del 11M- para aclarar si el proceso independentista de alguna manera perjudicó la investigación del atentado islamista de las Ramblas.

Creo que fui el primero en decirles, hace ya muchos años, que Albert Rivera es tonto. Ya sé que no es la clase de mérito que a uno le reconocen, y menos ahora que Metroscopia ha puesto de moda que los flautistas sigan a las ratas.

Aunque los Mossos y la Generalitat se comportaran aquellos días de un modo especialmente miserable, no se puede abrir en canal la investigación antiterrorista y colgarla como trapitos al sol para que la próxima vez cualquiera sepa lo que hacemos para defendernos y tenga mucho más fácil matarnos. No hay que ser demasiado inteligente para comprenderlo, ni tener ideas demasiado elaboradas sobre qué es y cómo funciona un Estado.

Aznar fue un irresponsable insultando al presidente González por el GAL. Rajoy, cuando fue ministro del Interior, sacó a Pepe Barrionuevo de la cárcel. A la derecha suele sentarle el poder mucho mejor que la oposición. Los Estados pueden y tienen que defender con todo -cloacas incluidas- nuestras vidas y su integridad. Sin su gente viva y en su territorio un Estado no es un Estado, sino página web. Si alguien quiere saber quién organizó el GAL, fui yo. Margaret Thatcher y yo.

Luego está lo de poner la comisión de investigación del 11M como ejemplo de seriedad y rigor. Fue un chiste, fue un panfleto, un tan vergonzoso espectáculo que vale má olvidarlo que tratar de analizarlo.

Todo el mundo cree que Ciudadanos va a ganar las próximas elecciones generales. Algunas encuestas, algunos almuerzos madrileños tienen prisa por proclamar una victoria que todavía no se ha producido y que muy difícilmente se producirá. Primero porque los enterradores de Rajoy suelen hacer cola en el cementerio y a él ni se le espera. Y segundo porque el foco matará a Albert. Foco, foco, Moncloa hace bien cediéndole todo el foco, porque lo mejor es que le conozcan, lo mejor para el PP.

Y tenemos mucho, mucho tiempo para conocerle, más de dos años. Le vamos a conocer y no hay nada tan asesino como la luz que te muestra cuando todo eres injerto y no tienes que nada que dar. La parte más sincera de Albert es precisamente ésta: el injerto de pelo que se plantó, porque por lo menos por él pagó algún precio. Como mínimo su complejo de calvo era sincero -estúpido, y eso te lo digo yo, pero sincero- e hizo un esfuerzo por remediarlo.

Por lo demás, ¿qué? ¿Qué tiene Albert realmente que ofrecer? Se ve en Cataluña, la victoria más inútil y decepcionante de la historia de la democracia, y eso que Inés es bastante mejor que él. ¿Qué es Albert? Me gusta que hable de la corrupción, de la corrupción de los demás, porque pronto sabremos cómo se financia Ciudadanos. De momento, el Tribunal de Cuentas ha dicho la contabilidad del partido no es que contenga algín error, sino que se trata en su totalidad de unas cuentas falsas. Sabremos la verdad, la sabremos.

Ciudadanos son el hijo de la portera intentado estirar más el brazo que la manga, ambiciones de entresuelo primera que conocieron el lujo haciendo encuestas, oportunistas, arribistas, rasurados que siempre pueden rasurar un poco más porque no limitan con nada, porque no aman nada, porque no protegen nada: más rasurado, todavía un poco más. No te preocupes, no, que no sangrarán. Ciudadanos es un decorado que podría servir para defender cualquier cosa o para atacarla. ¿Qué le importa eso a Albert? Él quiere sólo los aplausos. ¿Quieres saber qué piensa Ciudadanos? Mira por dónde corre a cada momento el aire. Sobre el 155 ¿le quedó alguna contorsión por escenificar? ¿Cuántas veces cantó el gallo?

En Cataluña, hace años, pareció que comenzaba algo, ¿pero qué ha acabado? ¿Qué ha hecho en realidad? ¿De qué sirvió votarles? Cuando escuchen a Albert piensen si lo que dice sirve para algo más que para brindar. Y piensen, también, quién ha pagado el champán, si es que hay.

Albert quiere foco y lo va a tener porque se lo van a regalar. El mismo foco que mató a Pablo le matará a él, porque los populismos nos parasitan, son vampirizantes y sólo crecen en la oscuridad. La luz les mata y sólo les queda la capa. Bueno, a Albert, el injerto, su parte más sincera, y la tuvo que comprar.

Compartir

Anterior

ABC.es

French 75 © DIARIO ABC, S.L. 2018

Si cae Israel, cae la libertad. Todos los sentimientos están resumidos en el Calvario.Más sobre «French 75»

Categorías
Etiquetas
febrero 2018
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  
Categorías