Los reyes del enjuague

Publicado por el Sep13, 2017

Compartir

El Gobierno es consciente de su soledad frente al desafío independentista, de que el Tribunal Constitucional no va a estrenar sus recientes funciones ejecutivas y de que el PSOE de Pedro Sánchez odia mucho más al presidente Rajoy de lo que le interesa preservar la integridad territorial y cualquier otro concepto que vaya más allá del culto a su líder. Pero la más clamorosa frivolidad es la de Ciudadanos, que hace tiempo que ha dejado de ser el partido combativo que ganó 25 diputados defendiendo una moderna y nítida idea de España en Cataluña, una naturalidad española en una sociedad que si bien no ha logrado su independencia política ni es probable que la logre, vive en muchos aspectos ajena a cualquier sensación de pertenencia al Estado. Si Ciudadanos nació para acabar con el nacionalismo ahora quiere empatar con él y en su afán por ocupar el espacio catalanista pero no independentista de CiU intenta no molestar a nadie: y aunque rechaza el referendo secesionista no quiere meterse en más líos de los necesarios porque su objetivo ya no es derrotar al independentismo sino suplantarlo desde un catalanismo descafeinado, más basado en la reivindicación económica (infraestructuras, trato fiscal, etcétera) que en cuestiones identitarias.

Ciudadanos, aunque por motivos distintos, tiene las mismas ganas que Junqueras y Puigdemont de que Rajoy se equivoque, por defecto o por exceso, en su respuesta al 1 de octubre, y aguarda en su calculada distancia para apuntarse al carro de los vencedores si el independentismo es claramente derrotado o -preferiblemente- proceder al linchamiento del presidente si el referendo se celebra o si en su esfuerzo por impedirlo regala algún tipo de victoria internacional a la Generalitat. Es una vez más extraordinario constatar el fin de trayecto de las tantas lecciones de pureza y de transparencia que ha querido darnos Ciudadanos para acabar siendo los reyes del enjuague cuando ha sido la hora de demostrar la consistencia de sus principios, la rectitud y la firmeza que tanto y siempre han reclamado a los demás.

El independentismo ha demostrado mucha más capacidad de unirse pese a sus diferencias que el Estado para defenderse y si España no pierde esta batalla no será porque no haya hecho todo lo posible. Entre el resentimiento del PSOE, el cinismo de Ciudadanos y que hayamos dado carta de naturalidad a los grotescos mariachis de Podemos es un milagro que el presidente Rajoy resista solo en el centro ordenado, con el circo añadido del ala histérica de su partido tocando los bongos con el tam-tam tribal del desequilibrado.

Compartir

Anterior

ABC.es

French 75 © DIARIO ABC, S.L. 2017

Si cae Israel, cae la libertad. Todos los sentimientos están resumidos en el Calvario.Más sobre «French 75»

Categorías
Etiquetas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Categorías