El defensor de la gamba (Leído en Herrera en COPE)

Publicado por el May11, 2016

Compartir

El Defensor del Pueblo de la Generalitat de Cataluña, señor Rafael Ribó, vino ayer a almorzar al que en estos momentos es el mejor restaurante de Europa, y que se llama Estimar y está en Barcelona. Fue un espectáculo verle entrar.

El señor Ribó dio despacho a las mejores ostras, gambas y cigalas, crudas y al natural, en carpaccio y en tartar, con los aderezos más sofisticados. Y todo convenientemente regado, como Dios manda, con un soberbio champán.

Le alabo el gusto a Rafael Ribó, y celebro que a su edad todavía conserve el saque y la curiosidad para acudir a descubrir los mejores restaurantes.

Pero me parece este gusto francamente incompatible con los sermones desde los que tanto le gusta expresar su superioridad moral. El señor Ribó ha basado su larguísima carrera política en la propaganda de la extrema izquierda, y en despreciar cuando se dirige a la turba lo que luego en privado tanto -y tan razonablemente- celebra.

Durante los años 90 lideró don Rafael el partido comunista de Cataluña, y ahora que es el Defensor del Pueblo ha convertido la malnutrición infantil en su enseña, culpando de todo, como buen comunista, a la derecha.

Hombre Rafael, ¿por qué no les das tus gambas a estos supuestos niños tan pobres y tan hambrientos de los que todo el día hablas para hacerte el solidario? ¿Por qué no les das tus cigalas? ¿Crees que no las apreciarían? ¿Crees que no se las merecen, camarada? Y ese champán, y ese champán. Yo cuando te escuché pedirlo pensé que sería para los padres de tus niños pobrecitos. ¡Un poco de alegría, que el camarada Rafael invita! Pero no: todo te lo bebiste.

Los comunistas quieren tener razón y comerse nuestras gambas; y yo creo que tendrían elegir. No es serio es que nos llamen fascistas y que, cuando creen que nadie les ve, quieran llevar nuestras vidas. Que el señor Ribo acuda a mis restaurantes me parece magnífico, pero es un escándalo político y moral que este hombre lleve una vida lujosa y acolchadita mientras insulta al sistema capitalista que se la proporciona; y que trate de avergonzarnos por ser de derechas cuando su día a día es lo más de derechas que existe. Su pantomima de la malnutrición infantil parece un escarnio flotando entre tantas gambas.

Los discursos hay que sustentarlos con la vida. Quien da lecciones tiene que estar preparado para cuando vengan a reclamárselas. El señor Ribó es un cínico, un farsante y una mala persona. Señorito de nacimiento, en tanto que pertenece a una de las mejores familias de Barcelona, y por mala conciencia escritor de poesía social.

Engañar a los ciudadanos, y especialmente a los propios electores, con una vida que niega lo que predicas, tendría que ser considerado corrupción. Y de las graves. Los discursos del señor Ribó son de puente y merendero; y es allí donde tendría que ir a comer y a vivir si quiere mantenerlos.

También podría sentarse tranquilamente con nosotros, en estas sobremesas lluviosas y apacibles, y dejar de decir de una vez las solemnes tonterías que dice.

Compartir

ABC.es

French 75 © DIARIO ABC, S.L. 2016

Si cae Israel, cae la libertad. Todos los sentimientos están resumidos en el Calvario.Más sobre «French 75»

Categorías
Etiquetas
mayo 2016
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Categorías