La gratitud

Publicado por el dic16, 2015

Compartir

Si Montserrat Caballé tiene que pagar todavía más de lo mucho que ha pagado, porque Hacienda es insaciable y nunca nada le parece suficiente, que pague. La Ley es la Ley.

Pero es intolerable la mezquina publicidad que se le ha dado al caso e inadmisible el desprecio con que tanto periodistas como el circo de las redes sociales se han referido a la señora Caballé, olvidando la impecable hoja se servicios de su excepcional trayectoria.

Montserrat Caballé lo fue todo en el mundo cuando España no era nada ni los españoles nadie. Con su talento y su prestigio, España pudo asomarse al club de las grandes naciones en unos años en que tanto nos costaba poder estar realmente orgullosos de algo. Gracias a la señora Caballé fuimos considerados un país digno de merecer el futuro, y la esperanza, por el hecho de haber dado a la Humanidad un genio tan extraordinario. Después de tantos años de tiniebla y atraso, ella fue nuestra primera gran homologación en el mundo civilizado.

Montserrat Caballé ha pagado muchos, muchísimos impuestos. “¡Que pague!”, han exclamado algunos estos días, “¡Que pague como todo el mundo!”. La señora Caballé lleva toda su vida pagando mucho más que “todo el mundo”, en un país donde los genios mantienen a los parásitos con un sistema fiscal desmoralizante para quienes tenemos ganas de trabajar. Es demencial cobrarle a alguien el cincuenta por ciento de lo que gana, y machacarle luego con impuestos directos e indirectos sobre el consumo.

La señora Caballé lleva toda su vida pagando mucho más que “todo el mundo”, y aportando valor y reconocimiento internacional a nuestro país. Los que tanto la increpan, ¿qué han hecho?, ¿qué han aportado?, ¿qué prestigio internacional han generado?, ¿des de qué mérito se sienten en disposición de aleccionar a una de las más grandes artistas de nuestra Historia?

Sin discutir que la Ley es la Ley, y que todos tenemos que cumplirla, el honor de un país se mide por el trato que da a sus genios, y el escarnio público a que ha sido sometida la señora Caballé no tiene ninguna justificación y dice como nación muy poco de nosotros; del mismo modo que un país que castiga con impuestos saqueadores a los que triunfan nunca será un país civilizado; y si fomentamos la holgazanería, patrocinándola, no nos libraremos nunca de nuestra terrible casta parasitaria. ¡Esto sí que es una casta!: la cantidad de gente en España que vive sin trabajar de dar lecciones a aquellos que, con mucho esfuerzo y mucho mérito, están todo el día trabajando para pagarles con sus impuestos los gastos.

Como españoles, y como personas sensibles, tendríamos que referirnos siempre con respeto a Montserat Caballé, y nuestro único gran sentimiento hacia ella tendría que ser la honda, profunda gratitud.

Compartir

ABC.es

French 75 © DIARIO ABC, S.L. 2015

Si cae Israel, cae la libertad. Todos los sentimientos están resumidos en el Calvario.Más sobre «French 75»

Categorías
Etiquetas
diciembre 2015
L M X J V S D
« nov   ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Categorías