Si Hacienda quiere ahorrar

Publicado por el ago21, 2015

Compartir

Hacienda pide a los directivos del sector público que viajen en turista para recortar gastos. Si Hacienda de verdad quiere recortar gastos lo que tendría que hacer es dejar de saquear a los que crean riqueza y dejar de pensar que sabe mejor que nosotros cómo gastar nuestro dinero.

La apología de la clase turista es demagogia y sobre todo si quien la hace es Hacienda, la lacra oficial más humillante que padece España, nuestro más sórdido anclaje en el atraso socialdemócrata . Un Estado moderno, que se tome en serio la libertad y que esté efectivamente interesado en el progreso y en la prosperidad, nunca podrá sustraerle a nadie la mitad de lo que gana. Éste es el atraso, éste es el despilfarro. Éste es nuestro terrible vínculo con la miseria, con nuestra historia negra, ésta es la gran enfermedad mental que tenemos que superar para merecer la consideración de ciudadanos.

Tenemos que pagar impuestos, pero la parte productiva de la sociedad no puede ser la niñera de gandules y holgazanes. Tenemos que ayudar a los que realmente no pueden, pero no contribuir a que los que no quieren trabajar puedan vivir de nuestras ganancias sin hacer nada. Somos compasivos y somos generosos, pero no hay tanto desvalido en España que justifique el atraco que sufren los que se esfuerzan en crear riqueza y en engrasar la gran rueda de la economía española.

Si Hacienda quiere ahorrar que ponga a trabajar a los subsidiados, que acabe con los días personales, con las fraudulentas bajas laborales, con los despidos improcedentes, con su intervencionismo atroz que es un tanque contra la creatividad individual, contra la sensación -tan vigorizadora- de que hay que salir a ganarse el pan, contra el hambre de supervivencia y de bienestar que es el más potente motor que mueve el mundo; y no este exceso de excedente garantizado que destensa las almas, que anula el espíritu emprendedor y que seca la esperanza.

La demagogia de la clase turista es resentimiento socialdemócrata y así no se ahorra. Así lo único que se consigue es rebajar un poco más el nivel del debate público y reducirlo sin remedio a los límites intelectuales del socialismo.

Si Hacienda quiere ahorrar que confíe en la libertad, en el individuo, en nuestra increíble capacidad por ser mejores y por encontrar soluciones imaginativas a nuestros problemas diarios. Nadie tendría que pagar más del 30 por ciento de impuestos y nadie tendría que poder vivir sin trabajar. 

Y además, hay más holgazanes que defraudadores. Más lunes al sol que Ratos en Bankia. Si Hacienda quiere contribuir a la riqueza de los españoles (que es mucho más inteligente que su simplón ahorrar), que persiga a los gandules, a los que se toman la baja laboral por una pupita en el dedito; que proponga medidas y procedimientos contra el inconcebible escándalo de los jueces sindicalistas y que legisle para que los funcionarios tengan que competir entre ellos y puedan ser despedidos, y perder su condición, si su trabajo no está a la altura del enorme esfuerzo que hacemos para pagarles el sueldo con nuestros impuestos. 

Por lo demás, viajar en turista es tan desagradable y hortera que no se lo deseo ni a un inspector de Hacienda.

Compartir

ABC.es

French 75 © DIARIO ABC, S.L. 2015

Si cae Israel, cae la libertad. Todos los sentimientos están resumidos en el Calvario.Más sobre «French 75»

Categorías
Etiquetas
agosto 2015
L M X J V S D
« jul   sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Categorías