Refugiados II. Familia Hamed (Eritrea)

Publicado por el 12 enero 2016

Compartir

 

Derar_1

Derar Hamed con su mujer, Neama Mahmoud, y sus hijos. ©Ignacio Gil

 

Derar Hamed cruzó a pie la frontera de Eritrea cuando tenía cinco años. Detrás vendrían tres fronteras más hasta llegar a España. Sobrevivió a una matanza en su país natal escondiéndose bajo los cuerpos inertes de sus familiares y huyó a Sudán con la guerra pisándole los talones. Pasó el resto de su infancia en campos de refugiados hasta que tuvo la oportunidad de estudiar ingeniería civil en la universidad de Trípoli, Libia. Pensó que éste sería su último destino. Se casó y consiguió trabajo en una gran empresa, pero diez años después sus sueños se truncaron con el comienzo de la mal llamada primavera árabe.

Al estallar la revolución, Derar quedó atrapado en la ciudad de Misrata, mientras que su mujer, Neama Mahmoud, con un hijo que apenas superaba el año de vida y una niña de seis, consiguieron refugio en la vecina Túnez. Después de dos años malviviendo bajo una lona en una enorme explanada desértica del campo de refugiados de Shousha, que llegó a albergar a más de 20.000 personas, voló a Barajas con otros 80 refugiados en julio de 2012. Cuando Neama subió en ese avión, dejaba atrás a su marido. No sabía si vivo o muerto. Hacía meses que no sabían nada de él en medio del horror de la guerra libia. Las comunicaciones dejaron de funcionar.

Dos años después de su reasentamiento en España, Derar les localizó y fue entonces cuando el programa de reunificación familiar de ACNUR le trajo a Madrid. Ahora viven en un piso de Alcobendas a la espera de su desahucio tras haber agotado las ayudas derivadas de su condición de asilados. Su caso no es una excepción. La mayoría de las personas que viajaron junto a ellos en un cupo del Gobierno, después de vivir circunstancias similares, ha dejado atrás España en busca de otra oportunidad para salir adelante.

Lys Arango

 

 

Compartir

ABC.es

framework © DIARIO ABC, S.L. 2016

Como presentación de este blog quiero utilizar una frase de Fred Mc Cullin “La fotografía no puede cambiar la realidad pero si puede mostrarla”Más sobre «framework»