“Nada ha cambiado”, el inquietante mensaje del fiscal de Padua

Publicado por el Jan 4, 2013

Compartir

bici.jpg

Hay un magistrado en Padua que se enamoró del ciclismo a pie de cuneta, en domingueras sesiones de bici en la zona más fanática de Italia (Maróstica y sus alrededores) que persigue a Michele Ferrari desde hace varios años. Lo hace, dice, por cariño a este deporte maravilloso, por mitigar de algún modo el daño infinito que le ha hecho el dichoso doctor también conocido como el Mito o Schumacher. Benedetto Roberti, así se llama, reveló hace unos meses el sistema Ferrari en la Gazzetta dello Sport. La manera en que el médico italiano se mueve en los aguas subterráneas del dopaje, realiza el contrabando, comercio y administración de sustancias prohibidas que aumentan el rendimiento. Explicó el procedimiento para la evasión fiscal, el lavado de dinero y el asesoramiento legal al deportista en caso de positivo en el mismo pack. Su investigación ha descubierto el nicho italiano del doctor que cambió el ciclismo y, por lo que cuenta, influyó en algún otro deporte. Pero el inquietante mensaje que deja Roberti en una entrevista concedida hace días a TuttoBici es que “nada ha cambiado” en el pelotón ciclista.

Pregunta el periodista. ¿Pero crees que en el ciclismo está todo podrido?
Y responde el fiscal, globero en sus ratos libres: “No todo, pero no se hace nada bien y créanme, nada ha cambiado. No es cierto que la situación haya mejorado en los últimos años. No ha cambiado nada. Nos estamos ocupando de gente sin escrúpulos que se inyecta de todo, sin saber siquiera lo que están haciendo. Los productos se obtienen de hospitales o de los países del Este de Europa sin garantía alguna. Y lo hacen sin ningún problema”.

Una de las personas que ha entrevistado para sus pesquisas es Donato Giuliani, ex gregario de Giovanni Battaglin y director deportivo del National Hadimec Electrónics, un equipo suizo-italiano de la segunda división, cuyos integrantes han sido investigados. Según el fiscal, casi todos confesaron y en su poder se encontró hormona de crecimiento, EPO, IGF-1 y demás calamidades recuperantes. Giuliani lo justificó con un sobreentendido: “En el ciclismo siempre ha sido así. Si no gano, no recibo el dinero de los patrocinadores y para ganar necesito el dopaje”.

Las conclusiones del informe de Padua será públicas en unos meses y amenazan con descargar otro ciclón sobre el ciclismo. Y es posible que no sea el único deporte. Según Roberti, circulan dos nuevas variantes indetectables de EPO, la Z y otra china que, según cuenta, fue “la reina de los Juegos Olímpicos de Londres“.

“El 90% del dopaje se da en el ciclismo -resume Roberti-. No es solo una cuestión cultural, sino también de esfuerzo. Es un deporte muy duro. El fútbol, por ejemplo, no lo es… Tengo algunas sospechas en el fútbol, porque veo que hay jugadores que de un año a otro aumentan considerablemente su masa muscular. Sin embargo, los clubes de fútbol pueden disponer de centros especializados, de estructuras cualificadas”.

Twitter @JCarlosCarabias

Compartir

ABC.es

Coche Escoba © DIARIO ABC, S.L. 2013

Ciclismo, fútbol, Fórmula 1... De Induráin a Alonso. Tumbos por el mundo durante años para llegar siempre a la misma conclusión: no mires nunca de dónde vienes, sino a dónde vas. Más sobre «Coche Escoba»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031