El público sigue llenando las calzadas del Tour

El público sigue llenando las calzadas del Tour

Publicado por el jul 11, 2013

Compartir

El público simplifica el pronóstico. El Tour sigue vivo. Late a pleno ritmo, no se atiene a los augurios fatalistas que anunciaban su defunción cualquier año de éstos, genera expectación, la gente lo siente como algo propio a pie de cuneta… Motivos para la duda y la supervivencia del ciclismo no han faltado durante los últimos años. A la secuencia de dramas de dopaje conocidos se unió la caída del mito, el inigualable Armstrong de las siete victorias que el Tour borró de su palmarés como si un período de peste hubiese asolado al ciclismo. Ya no se podía caer más bajo, imposible más descrédito para la nómina de campeones y ayudantes, líderes y gregarios, ciclistas todos que durante los veranos amenizan las sobremesas de medio mundo. “El Tour es más grande que sus campeones”, proclamó su patrón, Christian Prudhomme, en una brillante argumentación.

Es así. El Tour es lo más grande. Lo es su reguero de fetiches diseminados por la orografía de Francia, puertos legendarios, monolitos dedicados a sus conquistadores, monumentos en bronce o ladrillo de la excitante aventura que supone recorrer el país en tres semanas adorables.

Los ciclistas se han dopado, pero la respuesta de la gente no es una condena a la hoguera, sino una crítica inteligente que se plasmó en su día en pancartas alusivas. Al público no le gusta que le defrauden, pero no le da la espalda al Tour. Vive cada etapa como una fiesta. También este año es así, pese a la ruina del caso Armstrong. Los Pirineos estaban llenos, los pueblos forman una hilera de seguidores y se esperan, como siempre, 400.000 personas en los trece kilómetros del Alpe d’Huez. Expresaba su admiración el debutante Andrew Talansky. “Tuve miedo de caerme en la contrarreloj porque el público no me dejaba ver la carretera”. Talansky no conocerá seguro a Bernardo Ruiz, el ciclista de Orihuela de los años 50 que escogió este oficio por sus noches de estraperlo. Bernardo Ruiz lidió en la recogida del cáñamo, construyó carreteras a pie de obra, picó canteras, labró la huerta y viajaba en bici para avisar a los carros que llevaban la mercanía en venta. “El Tour ¡qué carrera! Lo único que tenías seguro en el Tour es que nunca te podías perder. La gente formaba un cordón desde la salida a la meta. Era la fiesta nacional francesa, el deporte del pueblo”. Hoy también.

Compartir

ABC.es

Coche Escoba © DIARIO ABC, S.L. 2013

Ciclismo, fútbol, Fórmula 1... De Induráin a Alonso. Tumbos por el mundo durante años para llegar siempre a la misma conclusión: no mires nunca de dónde vienes, sino a dónde vas. Más sobre «Coche Escoba»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031