El lince Button

Publicado por el jun 13, 2011

Compartir

 

Cuentan los sabios de la F-1, los que han vivido entre válvulas y tubos de escape durante años en circuitos sin nombre, que se cataloga a los pilotos por sus destellos. De un lado, están los que cumplen el manual, rellenan el formulario y extraen de su coche el rendimiento previsible. Trabajan en la línea de los ingenieros: dos y dos siempre suman cuatro. Y de otro lado brillan los pilotos que invariablemente ofrecen algo más. Se distinguen, como los toreros artistas, por el pellizco. Jenson Button, el rutilante ganador en el caos de Montreal, es uno de ellos.

 

"Ha sido la carrera de mi vida. Realmente no sé qué decir", farfulló el inglés, sobrecogido por una enorme emoción. Lo decían sus ojos chispeantes en el podio del circuito Gilles Villeneuve, varias horas después del diluvio y de su emocionante adelantamiento a Vettel en la última vuelta. Button siempre ofrece algo más.

Estaba escondido en el mundo del medio pelo de la F-1. Se trata de un caso clamoroso respecto al funcionamiento del microcosmos de este deporte. Nunca tuvo un bólido en condiciones por razones de expediente X. Compartió asiento con Ralf Schumacher en un Williams del pleistoceno, con Fisichella y Trulli antes del advenimiento de Alonso a Renault y diversos Hondas con Jacques Villeneuve, Takuma Sato y Anthony Davidson… Hasta que Ross Brawn puso un coche fantástico en sus manos. Con el mismo medio de locomoción que su compañero, se merendó a Barrichello, abrumó a la competencia, fue campeón del mundo y dio un vuelco a su vida.

 

En McLaren ha mantenido el status quo. Piloto ganador en un coche de primera. Su modus operandi llama la atención por sagaz y eficaz. Normalmente triunfa en el río revuelto, en aquel tipo de carrera cambiante que flota entre las paradas en el garaje y los cambios de rueda atinados. Cuando hay follón, siempre emerge Button.

 

Su éxito en Canadá fue el compendio de su inteligencia y su coche. Después de circular último, de un accidente con su compañero Hamilton, un drive through (sanción con paso por la calle de garajes), de tocarse con Alonso y De la Rosa y de parar seis veces ¡¡¡seis!!! en el box McLaren, Button expuso que en su sutil estilo de conducción se escondía desde siempre un piloto que ofrece algo más.

 

Me puedes seguir en twitter 

Compartir

ABC.es

Coche Escoba © DIARIO ABC, S.L. 2011

Ciclismo, fútbol, Fórmula 1... De Induráin a Alonso. Tumbos por el mundo durante años para llegar siempre a la misma conclusión: no mires nunca de dónde vienes, sino a dónde vas. Más sobre «Coche Escoba»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031