Las primarias y Felipe González

Publicado por el sep 2, 2014

Compartir

González no salió de primarias

González no salió de primarias

Lo de las primarias en los partidos para designar a sus dirigentes constituye un buen ejemplo de por dónde va nuestra política. Hay un partido empeñado en meter las primarias en una ley de obligado cumplimiento para todos (y todas, naturalmente). Y lo predica en nombre de la regeneración democrática, la transparencia y demás alforjas con las que trata de tapar las mataduras de viejo burro que desdicen su imagen.

Achacar la falta de transparencia, el despotismo o la corrupción a la falta de primarias son ganas de marear al militante, al votante y hasta al mero simpatizante. Y en cuanto a la efectividad de sus resultados…

Felipe González, el gran líder que el PSOE ha tenido en el último medio siglo. no salió de unas primarias sino de los votos de un Congreso del Partido. ¿Fue por ello menos democrática su designación, gozó acaso de menor legitimidad de origen su secretaría general, o carecieron de méritos suficientes sus candidaturas a la presidencia del Gobierno?

En 1997 Joaquín Almunia, el actual comisario de la UE y entonces secretario general del partido, decidió reimplantar la fórmula que el PSOE utilizó durante la república tratando de arbitrar la guerra entre facciones dentro del propio partido. Comenzó aplicándose a la elección del aspirante a lendakari, confrontación que ganó Nicolás Redondo Terreros frente a Rosa Díez, hoy lideresa absoluta del partido magenta.

Llegado el momento de elegir candidato a la presidencia del Gobierno, el secretario general Almunia, perdió frente a Josep Borrell, quien tuvo que dimitir un año después por su relación con dos antiguos colaboradores procesados por fraudes diversos. Los votantes tal vez quisieron despejar el terreno de los restos del felipismo pero su éxito fue corto y escaso. Almunia fue quien realmente se presentó como líder en las elecciones en el 2000.

Las primarias se habían restablecido para designar candidatos electorales y solían ganarlas los apoyados por el aparato, salvo excepciones como la de Cristina Almeida para la Comunidad madrileña; pero no para cubrir la secretaría general del partido, y así José Luis Rodríguez Zapatero fue elegido secretario general en el Congreso correspondiente, como ocho años más tarde, 2012, lo fue Alfredo  Pérez Rubalcaba. Eso es lo que el PSOE hizo a lo largo de su historia… Hasta Pedro Sánchez.

La cerrazón de los partidos, su endogamia, la incapacidad para renovarse y demás vicios que hoy acumulan no se disuelven en la elección de un candidato. Las primarias pueden ser un sistema tan positivo para unos como inútil, o simplemente inocuo, para otros. No tiene sentido hacer de ellas, un medio para resolver conflictos internos, el fin de una reforma para la regeneración democrática. Tal vez constituyan medidas más eficaces abrir las listas a la selección del ciudadano y cerrar el paso a los trepas crecidos desde las juventudes partidarias.

Compartir

ABC.es

El blog de Federico Ysart © DIARIO ABC, S.L. 2014

Política, economía y nuevas tendencias y corrientes de pensamiento son los ejes de esta bitácora. Y su marco, el de la Constitución de la Concordia, la Española de 1978 Más sobre «El blog de Federico Ysart»

La entrada más popular

El enigma Valenciano

464... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031