La extra del funcionario

Publicado por el Jun 5, 2013

Compartir

Evita y Franco en el 47

Evita y Franco en el 47

La auténtica paga extraordinaria del funcionario no es la de Navidad que este Gobierno anuló el pasado año dentro de otras medidas de austeridad, como la subida de impuestos. No; la extra de los funcionarios es que son funcionarios. Lo que quiere decir que los tres millones que cobran del Estado saben que seguirán haciéndolo hasta su jubilación, muerte o inhabilitación, cosa difícil y en todo caso justificada.

El resto de los activos que en este país tienen la buena estrella de disponer de un trabajo, sea autónomo o por cuenta ajena, está al albur de eso llamado “el mercado”. De un sinfín de mercados, desde el financiero al agrícola pasando por el industrial o los servicios; en todo caso, todos sometidos a las disponibilidades del personal y los vaivenes de los ciclos mundiales. De ahí salen y ahí volverán a entrar los trabajadores que no tienen la seguridad que protege a los funcionarios.

Pero es que además de los catorce millones que trabajan en el sector privado hay cuatro millones y un pico muy largo que viven de la asistencia, pública o privada. Hablarles de pagas extraordinarias no deja de ser un sarcasmo. Y de la otra clase pasiva, la de los jubilados, para qué hablar.

Buena parte de las grandes empresas ha normalizado la división de las remuneraciones de sus empleados en doce pagas, repartiendo entre ellas las llamadas extraordinarias de julio y diciembre. La tendencia acabará generalizándose porque es racional, y este es un país, al fin, regido desde la racionalidad, por encima de tantos sinsentidos.

Dicen los jueces que el Gobierno se equivocó al hacer el decreto sobre la extra navideña del 2012, y que se la debe a los empleados estatales. Eso que las Administraciones Públicas, o sea quienes pagamos impuestos, tendrán que acabar saldando cuando pueda, es una de las herencias más profundas del franquismo. Nació en los años 40, cuando la dictadura era más dura. Primero fue la de Navidad, en 1945, y dos años más tarde, cuando aquí sólo venía Evita con el trigo que Perón cobró en halagos de Franco, aquel régimen decidió festejar el 18 de julio, su fecha germinal.

Casi tres cuarto de siglo después las pagas siguen tan campantes: otro derecho adquirido. ¿Adquirido?

Compartir

ABC.es

El blog de Federico Ysart © DIARIO ABC, S.L. 2013

Política, economía y nuevas tendencias y corrientes de pensamiento son los ejes de esta bitácora. Y su marco, el de la Constitución de la Concordia, la Española de 1978 Más sobre «El blog de Federico Ysart»

La entrada más popular

El enigma Valenciano

464... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031