¿Honorable o ridículo?

Publicado por el Oct 5, 2012

Compartir

Mas en la Generalitat.jpg

¿Por qué los medios se empeñarán en llamar Ártur en vez de Artur al señor Mas? Quizá cuanto dice les suena tan raro que han llegado a imaginarle de Oklahoma, por ejemplo. O  australiano, que queda más lejos. Pues bien, Artur ha transliterado aquello de Plinio, nulla dies sine linea, en algo así como que “no pase día sin hacer el ridículo”. Su rueda de prensa en Barcelona para soltar lo que no se atrevió en Madrid, es el colmo en la carrera de despropósitos que parece empeñado en ganar.

En el verano de 1976 Juan Antonio Samaranch, recordado por su dilatada presidencia del Comité Olímpico Internacional pero a la sazón presidente de la Diputación de Barcelona, me mostraba orgulloso la restauración del palacio de la Plaza de San Jaime que con esmero “he preparado -me dijo- para que Pujol presida aquí la Generalitat“. Tal cual. Quien llegó ya con la democracia fue el marqués de Tarradellas, pero Pujol no tardó en asentar allí sus reales, ahora confiados a Mas. Pues bien, allí ha dado don Artur su última rueda de prensa para soltar lo no quiso decir la víspera en Madrid por colaborar a dar esa imagen de unidad nacional que el exterior necesita. Así se justificó.

Una de dos, o piensa que ese “exterior” es una suma de imbéciles, o que los imbéciles son quienes en el interior escuchamos aquello.

¿Sería realmente su pretensión colaborar en lo de la unidad? Si así fuera, el imbécil no habría que buscarlo más allá de su propio espejo. Sólo cabe pues una línea de salida: que la explicación dada no se corresponda con la verdad. Porque nadie en sus cabales puede pensar que la imagen de unidad se fija en una tarde de otoño madrileño y que contra ella nada podrán las piedras que al día siguiente él mismo arroje sobre el techo de cristal, que es lo que hoy cubre la imagen de España.

¿Será acaso que don Artur no está en sus cabales? Pistas viene facilitando como para no desechar la hipótesis. Pero no es menos cierto que suelen guardar bastante coherencia entre sí como para sospechar que sabe lo que se trae entre manos. Desde que salió al ruedo pidiendo rescate al Gobierno no ha cesado de cubrirse con derrotes y siempre aquerenciado hacia… las nubes. Lamentable en un bravo, ridículo en una autoridad pública.

No es de recibo, y menos aún cuando ésta lleva aparejado el atributo de “honorable”.

Más que de reputación es cuestión de honor. Don Artur, salve su honor y deje de hacer el ridículo.

Compartir

ABC.es

El blog de Federico Ysart © DIARIO ABC, S.L. 2012

Política, economía y nuevas tendencias y corrientes de pensamiento son los ejes de esta bitácora. Y su marco, el de la Constitución de la Concordia, la Española de 1978 Más sobre «El blog de Federico Ysart»

La entrada más popular

El enigma Valenciano

464... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031