Hacer respetable la democracia

Publicado por el May 25, 2012

Compartir

senado-madrid.jpg

En este mar de desventuras, españolitos de diversa índole y condición se empeñan en dar el cante bajo formas insospechadas. De algunos conocemos lo suficiente como para no sorprendernos, caso de los líderes de los sindicatos estatales manifestándose a la puerta del Congreso en contra de la reforma laboral que, por cierto, uno de ellos, el socialista, se ha lanzado a aplicar presentando un ERE a sus empleados. Eso, siempre trabajando por el empleo…

Lo de los rectores universitarios tampoco va más allá; plantar al ministro de Educación con el pretexto de que en el índice de la programada reunión no figuraba el asunto de los recortes revela el lamentable concepto que tienen de ellos mismos. ¿De tan escasa capacidad de diálogo, no ya de convicción, se sentirán asistidos como para no verse capaces de poner el tema sobre la mesa? Y en vista de lo cual, piden hablar con el Presidente, que como es conocido, no tiene más que hacer en estas semanas.

En fin, tampoco está mal lo del premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades concedido -frente a otro candidato como Edgar Morin- al creador del Supermario y otros juegos electrónicos. ¿Humanidades?

Pero la palma, el laurel y cuanto sea menester se los lleva la senadora que acudió al escaño con su hijo para hacer patente esa ridícula reclamación del voto telemático. Es una de los ejemplos más claros de la degradación de la conciencia ciudadana, de la irresponsabilidad con que se abordan -en el sentido de aquello de “al abordaje”- las peticiones de derechos individuales, caiga lo que caiga. Ahora, la multilocación de las cámaras representativas.

Las instituciones son parte del sistema que emana de la soberanía popular representada en las Cortes Generales. Por ello las instituciones donde la sociedad ejerce su soberanía están protegidas por normas y tradiciones que garantizan su funcionamiento. Las normas establecen que las decisiones se adoptan por votación de los presentes, incluso las puertas permanecen cerradas durante las votaciones. Hasta en la Constitución, art. 79, se condiciona la validez de los acuerdos tomados en las cámaras a “ser aprobados por la mayoría de los miembros presentes“.

Y es que el Parlamento es algo más que la junta general de un banco o la reunión de una comunidad de propietarios. Los bancos facilitan a los miles o millones de accionistas que tienen dispersos por medio mundo el voto telemático para apoyar o reprobar las propuestas de los administradores, sus representantes; algo parecido al voto por correo que ha tenido pendiente el resultados de las elecciones asturianas. Y las comunidades de propietarios pueden llegar a reunirse en la sala de cualquiera de ellos -como el pleno municipal que se desarrolló recientemente en casa de una concejala en cama- y no pasa más.

La soberanía popular requiere de más garantías para hacer respetable la democracia. De normas y tradiciones, y también de la liturgia precisa para inducir en todos los ciudadanos la consideración apropiada. Son de las diferencias que marcan a las naciones fuertes.

Compartir

ABC.es

El blog de Federico Ysart © DIARIO ABC, S.L. 2012

Política, economía y nuevas tendencias y corrientes de pensamiento son los ejes de esta bitácora. Y su marco, el de la Constitución de la Concordia, la Española de 1978 Más sobre «El blog de Federico Ysart»

La entrada más popular

El enigma Valenciano

464... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031