El síndrome fake news

Publicado por el Sep 28, 2018

Compartir

Y ahora, la vicepresidenta

A Carmen Calvo no le gusta lo que ve ni lo que oye a través de los medios; el síndrome Trump. Fake-news. Y pide “intervenir” la información dentro, claro está, de un marco europeo. Porque la gente, dice, se siente “invadida y bombardeada constantemente con información, con noticias evidentemente falsas, con toda una avalancha por diferentes vías“.

Para que la señora vicepresidenta se adentre por ese berenjenal debe de estar refiriéndose a lo que todos los medios, todos, cuentan y no acaban de algunos ministros del Gobierno. ¿Noticias “evidentemente falsas” causaron la expulsión de dos miembros del gabinete Sánchez?

¿Acaso no burló a la Hacienda pública el ex Huerta? ¿Acaso no adornó sin tino su currículo la ex Montón? ¿Acaso Lola Delgado no ha mentido reiteradamente después de haber tildado de maricón a su compañero Marlasca? ¿Acaso no tiene alojado en una sociedad instrumental su patrimonio inmobiliario el ministro Duque? Y, sobre todo, ¿es que la tesis cum laude del doctor Sánchez no contiene ene plagios, que llegan a lo tragicómico en el libro que editó sobre ella?

Por favor, un poco de seriedad, señora vicepresidenta. La profesora de derecho político que usted dice ser no puede caer en la tentación de “intervenir” la información y pedir su regulación. Usted debe saber, y si no estudie, cómo los Códigos Civil y Penal, como se hace en todo el mundo civilizado, protegen a los ciudadanos de esos bombardeos de noticias falsas de que usted habla.

¿Regular la información? Esa pulsión, propia de personajes como su socio Iglesias Turrión, no lo es de ningún socialdemócrata. Ya está suficientemente regulada; lo que el ejecutivo puede hacer es aplicar la legislación vigente y hacer que las leyes se cumplan. Claro que si no lo hacen en Cataluña…

Lo peor es que en la misma onda se produjo el doctor Sánchez camino de Los Ángeles, siempre con la presunta primera dama al lado, como si jugara a presidente de República. “El juego de las noticias falsas, esas fake news, no están ayudando a reforzar nuestra democracia“, dijo, como si no fueran los disparates de su Gobierno lo que está erosionando la confianza de los españoles en la democracia. Hasta el CIS de Tezanos lo reconoce.

La profesora Calvo se aprendió lo del derecho constitucionalmente protegido “a comunicar o recibir información veraz”. Lástima que no acabara de estudiarse el mismo artículo, que a continuación determina que el ejercicio de ese derecho “no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa”.

En todo caso su pensamiento queda nítidamente reflejado en el comentario siguiente: “La obligación de la veracidad es la que da sentido a este derecho, sino no tendría que existir”. ¿No tendría que existir el derecho a la información? sin comentarios.

Estoy a favor de la libertad de prensa y contra toda violación de la Constitución para silenciar mediante la fuerza y no la razón, las quejas o críticas, justas o injustas, de nuestros ciudadanos contra la conducta de sus gobernantes”. “Prefiero una prensa sin gobierno que un gobierno sin prensa”.

No, el pensamiento no es de estos; lo dejó escrito Thomas Jefferson, el padre de la primera democracia.

Compartir

ABC.es

El blog de Federico Ysart © DIARIO ABC, S.L. 2018

Política, economía y nuevas tendencias y corrientes de pensamiento son los ejes de esta bitácora. Y su marco, el de la Constitución de la Concordia, la Española de 1978 Más sobre «El blog de Federico Ysart»

La entrada más popular

El enigma Valenciano

464... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2018
M T W T F S S
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31