El PSOE y el Estado de Derecho

Publicado por el Nov 19, 2014

Compartir

La ley según, cómo y dónde

La ley según, cómo y dónde

“La solución al problema catalán no es judicial sino política”. Es el nuevo mantra de los dirigentes socialistas. ¿Una política al margen de las leyes? En eso poco difiere Pedro Sánchez de Oriol Junqueras, o del trilero que con argucias, al decir de sus fiscales amigos, mantuvo enhiesta la convocatoria del referéndum que no lo era para poder llegar a serlo…

La solución pacífica y efectiva de los conflictos en el seno de una comunidad política requiere reglas de juego claras y aceptadas por todos; difícilmente se resolverá conflicto alguno si una de las partes se salta el reglamento a la torera. Y no hay otro reglamento que la democracia: la Ley que hacen los parlamentos la hacen cumplir los poderes ejecutivos y los jueces la sancionan.

Lo demás se llama dictadura, donde la voluntad del caudillo se hace ley, o la casa del tócame Roque, despelote anarcoide propio de movimientos ciudadanos antes de cuajar en dictaduras. Ni en uno ni en otro de estos paraísos es posible resolver conflictos por la sencilla razón de que no hay reglas de juego establecidas a las que atenerse. El rule of law que dicen los británicos, el principio de legalidad. La legalidad, signo de la racionalidad que escribió Montesquieu  hablando del espíritu de las leyes.

Que el gran partido del centro izquierda nacional muestre tan escaso aprecio por la exigencia básica de todo Estado de Derecho es descorazonador. Francamente.

Si hay o no suficientes elementos objetivos como para sancionar penalmente las conductas de los responsables políticos del 9-N es cuestión a evaluar y resolver por los tribunales. Quizá tantas tretas y demás valerosos comportamientos del presidente de aquella comunidad autónoma le permitan escabullirse del imperio de la Ley, pero políticamente el sujeto no tiene pase. Éticamente tampoco. Mártir o no, su recorrido será más corto que largo. Al tiempo.

El pretexto de no crear mártires entre quienes abusan de sus poderes para romper la convivencia ciudadana es impropio de quienes han gobernado el país tantos años y, lo que es más riesgoso, tarde o temprano pueden volver a hacerlo.

¿Acaso las leyes no están para ser cumplidas?

No todo vale en la escalada hacia el poder; recuerden los ansiosos por conquistarlo aquello del Evangelio, quien a hierro mata, a hierro muere. Despreciar el valor de la Ley es cavar bajo sus pies la tumba propia.

La Nación, que tiene vida mucho más allá de lo que cuentan en los medios tertulianos y demás agentes políticos, merece respeto.

Compartir

Siguiente

ABC.es

El blog de Federico Ysart © DIARIO ABC, S.L. 2014

Política, economía y nuevas tendencias y corrientes de pensamiento son los ejes de esta bitácora. Y su marco, el de la Constitución de la Concordia, la Española de 1978 Más sobre «El blog de Federico Ysart»

La entrada más popular

El enigma Valenciano

464... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31