El gambito de Rivera

Publicado por el Aug 9, 2016

Compartir

La apertura

La apertura

Albert Rivera, el líder, se siente acosado por las encuestas, medios y sobre todo por los cofundadores y parte de la militancia de su movimiento; reúne a su sanedrín y les dice que le digan lo que él quiere decir para salir del trance revestido de salvador del país. Hace como que perdona la vida pero no perdona; se yergue como adalid del cambio pero el cambio no está en su mano; desde su papel ancilar presume de protagonista. En resumen: como el vendedor de feria, ni por veinte ni por diez, caballero, lléveselo por cinco y de regalo este paquete de cuchillas de afeitar.

Ciertamente la política tiene mucho de liturgia, de enredo y también de simulación actoral, cuestión ésta última en la que el diputado es maestro. En tiempos de imágenes y reflexión escasa, los osados se llevan el gato al agua una, dos y hasta tres veces, pero terminan cayendo. Como Iglesias -¿dónde está Iglesias?- o Sánchez -¿qué fue de Sánchez?-.

Todos tuvieron su minuto de oro; Rivera persigue el suyo tras el fiasco de su aportación a la fallida investidura de Sánchez que suscribió sin un solo remilgo.

Se puede poner en marcha este país si hay una apuesta inequívoca por la regeneración y contra la corrupción”, dijo ayer con toda la pompa de que es capaz. Pero extraña la ausencia de reciprocidad entre el tratamiento anticorrupción ante unos y otros.

Hace seis meses no reparó en que los dos últimos presidentes del PSOE, junto a otros 170 socialistas, estuvieran encausados por los EREs, cursos de formación y otras lindezas, por ejemplo. Hoy los casos Bárcenas, y Púnicas varias de los que los populares están bien servidos son piedra de toque para comprobar la capacidad de regeneración de Rajoy. ¿Complejo de derecha?

Rivera condiciona su vocación salvífica a que Rajoy se comprometa a expulsar a cualquier cargo público imputado; a eliminar los aforamientos; a acabar con los indultos por corrupción política; a aprobar una nueva ley electoral; a limitar los mandatos presidenciales a ocho años o dos legislaturas; y transparencia: crear una comisión parlamentaria para investigar el caso Bárcenas.

Superestructura; de la vida real, poco. Cuatro de las seis condiciones ya figuraban en el papel sometido hace una semana por los populares a C’s y PSOE para desatascar la situación. Pero de pactos para la defensa de la libertad e igualdad de los españoles, por el modelo de financiación autonómica, por la educación, ciencia y cultura, políticas activas de empleo, por el agua, por las pensiones y la sanidad, etc., nada.

En fin, maniobras orquestales en la oscuridad para acabar haciendo ahora lo que lleva meses asegurando que nunca haría. Todo un gambito para salvarse del acoso. Primer acto de responsabilidad política tras las elecciones, dijo Felipe González.

Bienvenido al sentido común, diputado Rivera, pero mejor sin jactarse de lo que no se tiene. ¿Vale?

Compartir

ABC.es

El blog de Federico Ysart © DIARIO ABC, S.L. 2016

Política, economía y nuevas tendencias y corrientes de pensamiento son los ejes de esta bitácora. Y su marco, el de la Constitución de la Concordia, la Española de 1978 Más sobre «El blog de Federico Ysart»

La entrada más popular

El enigma Valenciano

464... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930