Cuba, la UE y España

Publicado por el Mar 7, 2014

Compartir

Sin vuelta atrás

Sin vuelta atrás

El régimen cubano se ha hecho anaeróbico; es decir, no necesita oxígeno alguno para vivir. Medio siglo de aislamiento es demasiado tiempo como para no haber generado fuentes de energía alternativas. Por ejemplo: la salida de parte de su población, el adoctrinamiento de los que se quedaron, la represión de los brotes rebeldes, etc. No hay vida fuera del régimen; ni demasiados países occidentales con un diez por ciento de sus ciudadanos en el exilio.

Claro que hay atmósferas sin oxígeno; de hecho en nuestro planeta parece que fue generado, o liberado, por la fotosíntesis de microorganismos hoy convertidos en gigantescas sequoias. Fue hace más de cuatro mil millones de años. Acelerar ese proceso en el interior de la sociedad cubana es la forma más directa de procurar la liberación de un pueblo.

El aislamiento exterior en el que sobrevive este residuo del leninismo está reforzado por otro interior que el Estado cubano mantiene con mano de hierro. La Educación, art. 38 de su Constitución, “se fundamenta en la concepción científica del mundo, establecida y desarrollada por el marxismo-leninismo”, y tiene como objetivo “promover la formación comunista de las nuevas generaciones y la preparación de los niños, jóvenes y adultos para la vida social.”

Derechos primarios como el de expresión o a la información son condicionados a la conformación por el partido único de un único pensamiento. Y así “Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista -dice el artículo 53, que prosigue- la prensa, la radio, la televisión, el cine y otros medios de difusión masiva son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada, lo que asegura su uso al servicio exclusivo del pueblo trabajador y del interés de la sociedad.

Y el artículo siguiente, el 54, abunda en el peculiar concepto de la libertad en los términos siguientes: “Los derechos de reunión, manifestación y asociación son ejercidos por los trabajadores, manuales e intelectuales, los campesinos, las mujeres, los estudiantes y demás sectores del pueblo trabajador, para lo cual disponen de los medios necesarios a tales fines.

Desde España no se puede poner en duda el valor determinante de la apertura para la causa  de la libertad. La entrada masiva de turistas y la salida al exterior de emigrantes y estudiantes socavó los mitos del régimen franquista con mayor eficacia que las condenas y recomendaciones de la ONU y posteriormente de la CEE.

Cualquier convenio que abra en ambos sentidos las fronteras de la isla, dé cancha a la inversión exterior, e impida la cuarentena a que están sometidas las comunicaciones públicas con el exterior representará el kilómetro cero del largo camino de la libertad. La responsabilidad de recorrerlo es suya y hacerlo no será fácil. Pero una cosa es segura: una vez iniciado no hay vuelta atrás.

Las dictaduras se disuelven desde dentro. Incluso la soviética.

Compartir

ABC.es

El blog de Federico Ysart © DIARIO ABC, S.L. 2014

Política, economía y nuevas tendencias y corrientes de pensamiento son los ejes de esta bitácora. Y su marco, el de la Constitución de la Concordia, la Española de 1978 Más sobre «El blog de Federico Ysart»

La entrada más popular

El enigma Valenciano

464... Lee la entrada completa

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31