Una «guerra» doméstica con tintes mágicos

Una «guerra» doméstica con tintes mágicos

Publicado por el Nov 29, 2018

Compartir

Desde nuestra edad más temprana estamos supeditados a la acción de obedecer, principalmente a nuestros padres. Nos debemos especialmente a las órdenes regulares, que a lo largo de nuestra vida nos han ido dando -y a veces lo siguen haciendo-, y luego cuando nosotros pasamos a formar parte de esa figura paternal y maternal hacemos lo mismo con nuestros hijos.

Una órdenes regulares, que buscan la obediencia de los más pequeños -siempre buscando su bien, por su puesto-, pero que a veces podemos perder la perspectiva real de lo que les ordenamos realizar. Por tanto, de vez en cuando como padres, deberíamos pararnos y bajarnos de ese tren de mando y ordeno.

La obediencia infantil debe ser tratada con el máximo respeto ya que se trata de la natural posición subordinada a los padres, resultante del proceso de integración familiar de todos los niños. En el sentido figurado se trata además, de un comportamiento infantil manifestado por algunos adultos de manera habitual o eventual, pero este no es el caso.

Cuando ordenamos a nuestros hijos acciones que nosotros encontramos como fáciles y rutinarias, como por ejemplo, lavarse los dientes. Para ellos, puede significar el dejar de jugar, la hora de irse a la cama, por lo que hay que tratarlo con relajación y alegría, como hace la mamá del cuento realizado por María Pascual de la Torre. Con ¡Malacatú! (A Buen Paso), la ilustradora Licenciada en Bellas Artes con doctorado en Dibujo, nos muestra cómo esa tarea se puede convertir en algo más, mostrando una relación cercana entre madre e hijo, que comienza algo distante, ya que si no consiguen encontrar un acuerdo acerca de la necesidad de lavarse los dientes, no es de extrañar que mamá e hijo se enzarcen en una lucha de hechizos. Si la mamá se convierte en una plasta de dientes, al hijo le tocará ser un animal de bellota; y si la mamá se transforma en una cafetera resoplona, su niño en un chorlito carambolo… En esta especie de «guerra» doméstica con tintes mágicos, se forman alrededor del eje principal mundos paralelos divertidos y ocurrentes que envuelven cada escena a lo largo de las 44 páginas del libro, mostrando el carácter divertido de una orden que se puede convertir en algo mucho más significativo. Como resultado de una magnífica relación entre madre e hijo de la que el padre es un observador de fondo.

Con un dibujo estupendo que llena cada una de las dobles páginas a modo de escenografía teatral, ya que todo pasa en la cocina, se ven con gran precisión esa participación de los elementos cotidianos de una casa, desde los juguetes hasta el gato y las ollas en el fuego, que invitan a ser descubiertos por los lectores más jóvenes y así fomentar su imaginación sobre esa acción paralela.

¡Malacatú! Es un libro magnífico para leer en voz alta acompañado de los más pequeños, para así pasar un buen rato juntos, para descubrir, imaginar, reír y disfrutar de los dibujos sencillos y hechizados de María Pascual. Un libro que una vez se ha leído querrás volverlo a leer, así una y otra vez. El libro en 2017 recibió el Premio del Concurso de Álbum Ilustrado de la Biblioteca Insular de Gran Canaria. Ideal para estas navidades que se aproximan.

¡Malacatú! // María Pascual de la Torre // A Buen Paso // 2018 // 18 euros // De 0 a 5 años

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2018

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»