Un western cómic crepuscular

Un western cómic crepuscular

Publicado por el Aug 27, 2018

Compartir

No hay ningún otro país que haya sabido popularizar mejor a través del arte los hechos y los protagonistas de la expansión de su frontera. Desde Europa lo conocemos como el lejano Oeste, esa zona de norteamérica en la que se popularizó en las artes como el género western. Éste exhibió las tensiones entre el individuo y la comunidad, entre rancheros y granjeros; entre el indio, el colono y el militar, entre el Oeste agrícola y el Este industrial. Unas producciones que han cautivado la atención del público a través de los años. Héroes y villanos del Viejo Oeste han sido elevados a niveles de leyenda en los Estados Unidos y otros países, pues hay literatura y cine hechos en Francia, Italia, España, México, entre otros países, que así lo atestiguan.

El western es, sin lugar a dudas, el género clásico americano por excelencia y su marco histórico se situó en el Oeste Norteamericano del siglo XIX, con todas las connotaciones humanas, sociales y políticas de la época. Como género, su esplendor se ha mantenido a lo largo de la Edad de Oro del cine, pero su prominencia como tal ha decaído desde fines de la década de los ’70, si bien ha logrado en la década de los ’90 un reconocido, pero un fugaz resurgir.

Los libros, las películas y los cómics, han dedicado muchas páginas a los criminales o desperados, como se decía entonces.  Toda esta literatura forjó la leyenda del Oeste como un territorio brutal y salvaje, y debido a ello surgió el epíteto de «salvaje oeste».​ Muchos malhechores del Oeste han pasado a la posteridad, cuyos nombres nos son conocidos. Pero hay uno que ha pasado desapercibido (en teoría). Su nombre es Juan Solo. Personaje creado por el tarólogo, terapeuta, escritor, actor y guionista de cómics Alejandro Jodorowsky (Chile, 1929) y representado por el dibujante Georges Bess (Túnez, 1947). Un relación entre guionista y dibujante que ya viene de lejos, ya que con guión de Jodorowsky, crean El Lama Blanco, serie que le fue inspirada por un viaje al Tíbet, y de la que aparecerán seis álbumes, editados por Les Humanoides Asocies, responsable asimismo de la mayor parte de su producción. Con el mismo guionista, para un público más juvenil, lanzó Los gemelos mágicos para Le Journal de Mickey. Siempre con Jodorowsky.

Juan Solo (Reservoir Books) es la historia de un personaje errante, sin nada que perder que desde que nació y fue abandonado en un cubo de basura, del que fue salvado por una prostituta travestida, todo empieza a tambalearse. Su «delito», ser un bebé con cola. La historia transcurre en una ciudad distópica llamada Huatulco City, pero con grandes matices de dictadura latinoaméricana, en dónde la miseria se expande como las ratas, la corrupción y la sangre es la moneda de cambio común para sobrevivir. En ella, el niño crecerá y se convertirá en Juan Solo, un asesino sin piedad ni remordimientos, un sicario que vende su alma al mejor postor, un hombre tóxico que no vive según las reglas de la sociedad, un despiadado gángster cuya crudeza lo aupará pronto a lo más alto del imperio del crimen.

Juan Solo, es un relato gráfico que se recoge por primera vez en un tomo los cuatro álbumes que componían la serie publicada hace ya unos años de forma separada. Una obra que al leerla no deja indiferente, ambientada en ese guiño visual al western mezclado con serie negra, su denominador común popular es su personaje central con matices mitológicos -Juan Solo- de características nómadas o errantes, similar a los cuatreros, transgrediendo las normas de las estructuras de la sociedad sin traicionar su honor -si es que lo tiene-, bajo la figura de un pistolero de época y su inseparable revolver, ya que fue lo primero que mamó. Una figura que llega a adquirir dimensiones importantes para la historia narrada.

Jodorowsky muestra su visión, siempre original, de estos elementos y los usa para contar un cuento moral ambientado en territorios inexplorados o indómitos, bajo la amenaza latente del que traiciona, del ser que vela por si mismo, o en ciudades sin ley en las que los bandidos campan a sus anchas. Enfocando hacia la confrontación de los diversos personajes, la historia adquiere un carácter cada vez más psicológico, en dónde el bien no es representado por sus personajes, sino que la venganza y el sobrevivir representan sin ambages aquella gente que tiene en mente su utopía de forjarse un lugar para aprovecharse de los indefensos y así hacer su propia vida más fácil.

En guiños a esos escenarios típicos del viejo oeste, representados en viñetas coloridas fuertemente contrastadas, que añaden así, mayor dramatismo y acción a la historia, en esos paisajes desérticos, de praderas infinitas, salvajes y desoladores, pueblos casi abandonados fronterizos con prostitutas, mezclados con ese toque actual de sustituir los caballos por motos, recurrente escenario de peleas y tiroteos entre los fuera de la ley, es un conflicto primordial entre la organización civilizatoria y el
salvajismo –verdadero germen temático del cómic–, que le permiten articular a través del relato gráfico, algunas de las más
trascendentales cuestiones de la existencia humana. Escenifica una sociedad organizada en base a códigos de honor, ya sea en familia o en soledad, más que al apego de la ley en si.

Una narración legendaria del proceso de formación y declive de un antihéroe que a modo de flashback inicial, encarna a algunos de los peores valores más arraigados de su cultura, siempre bajo la inspiración del destino manifiesto, buscando nuevos horizontes que descubren elementos narrativos y estilísticos que transforman el lenguaje en un tono más oscuro y generalizado, en un sentido cabal del que el personaje intenta redimirse, en un retrato sincero de una visión critica sobre los grandes negociados, los gobiernos corruptos y su política de acción.

En definitiva, Juan Solo es un cómic que diferencia tendencias o subgéneros, un western cómic crepuscular que se define a la perfección en palabras de James Joyce: «tan improbables como son todos estos hechos, resultan tan probables como aquellos que pueden haber sucedido o como cualesquiera otros que nunca nadie pensó que pudieran ocurrir».

Juan Solo (Integral) // Alejandro Jodorowsky y Georges Bess // Traductor: Carlos Mayor Ortega // Reservoir Books // 2018 // 24.90 euros

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2018

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»