¿Diseñas o trabajas?

¿Diseñas o trabajas?

Publicado por el Jun 11, 2018

Compartir

«¿Diseñas o trabajas?» fue una expresión que se hizo célebre hace unas décadas en la que esta frase era una de las bromas más corrientes que se le podían hacer a un diseñador y simbolizaba la popularidad, pero también, una cierta frivolización de la profesión del diseño.

Con la entrada de los años 80, se abrió una nueva época cargada de diversas oportunidades en todos los ámbitos de la sociedad. Nuevos retos profesionales que en el caso del diseño gráfico no faltaron. Estaba todo por descubrir y recuperar, y esto, los diseñadores de aquella época lo aprovecharon al máximo, ya que tuvieron la oportunidad de participar en el proceso de creación y transformación de la comunicación e imagen de una sociedad que venía de una época gris, en blanco y negro, pero que a través de las instituciones públicas, las organizaciones privadas y las empresas, sirvieron de ventanas que reflejaron la explosión del color y la vitalidad de la cultura popular.

El momento de ese cambio social y modernización tanto de instituciones como de empresas, implicó una mayor visibilidad para los diseñadores. El diseño gráfico vivió en la década de los 80 una etapa de oportunidades, brindadas especialmente por el sector público. A España se le presentó la ocasión de replantearse aspectos tan importantes como las relaciones sociales, los servicios públicos, la ordenación y gobierno del territorio; los españoles se convirtieron en ciudadanos accesibles pero, también, en consumidores a los que había que ofrecer nuevos servicios y nuevos productos que irían vistiendo y creando nuevas necesidades culturales.

Al abrirse nuevos mercados y surgir nuevas empresas que precisaban productos novedosos, los diseñadores gráficos trabajaron en proyectos muy diversos: desde revistas culturales, libros, catálogos de exposiciones, carteles y cubiertas de discos para esos numerosos grupos musicales que nacieron en esos años marcando una época, pasando por grandes proyectos de imagen corporativa para instituciones públicas y compañías estatales, hasta otros más pequeños pero cuidados para bares, discotecas y tiendas que iban, por lo tanto, transformando el paisaje urbano.

El «boom» del diseño gráfico surgió con el cambio de década, concretamente alcanzó su punto álgido en los 90, con la designación de Barcelona como sede de los Juegos Olímpicos de 1992. Los Juegos Olímpicos fueron un momento clave para la visibilización internacional del diseño gráfico, un trampolín para Barcelona que se convirtió en una de las ciudades europeas de referencia por su diseño y arquitectura modernista. Desde el símbolo de la candidatura, obra de America Sanchez, al de la sede de Barcelona 92 y los pictogramas de Josep Maria Trias hasta la mascota Cobi de Mariscal despertaron el interés internacional por el diseño catalán y español.

Además, el diseño en la década de 1990 se caracterizó por el cambio tecnológico, la experimentación y la consolidación de la profesión. Un periodo de una madurez profesional pero, también, una época de atrevimiento impulsada tanto por la difusión de los modos de hacer postmodernos, como por la incorporación del ordenador.

Por tanto, el diseño gráfico es parte importante de la vida de una sociedad. El diseño es capaz de reflejar el espíritu de una época determinada y llega a dirigir el camino de aquellos ciudadanos que la disfrutan, utilizan e incluso la sufren.

El Museo del Diseño de Barcelona ha presentado este fin de semana la exposición permanente «¿Diseñas o trabajas? La nueva comunicación visual. 1980-2003». Comisariada por la historiadora del diseño Raquel Pelta, la nueva exposición ofrece un recorrido por la historia del diseño gráfico en Cataluña y España, en tres ámbitos, comenzando en los años ochenta, con la eclosión cultural y la modernización de instituciones y empresas, continua en los 90 con la internacionalización y consolidación de la profesión, y se extiende hasta el 2003, momento en que se celebra el Año del Diseño y se cierra un ciclo con la informatización del diseño y la expansión de Internet con la aparición de nuevos enfoques en la disciplina.

En la exposición podemos ver esa evolución local del diseño para convertirse después en internacional. Se explica cómo el diseño gráfico ha abordado las grandes transformaciones políticas y sociales a lo largo de más de dos décadas, mostrando el trabajo de más de doscientos profesionales a través de una selección de unas seiscientas piezas que forman parte de la Colección de Diseño gráfico del Museo. Se recogen una gran variedad de trabajos: encargos institucionales, imágenes corporativas, campañas gráficas de grandes acontecimientos, trabajos editoriales y gráfica social; así como una gran tipología de formatos: libros, revistas, carteles, portadas de discos, folletos, flyers, packaging, y ya también ejemplos de las primeras páginas web, interactivos o gráfica audiovisual, entre otros.

Encontraremos a algunos de los representantes más destacados del periodo, nombres cómo Enric Satué, America Sanchez, Oscar Mariné, Mariscal, Peret, Emilio Gil, Juan Gatti, José María Cruz Novillo, Yves Zimmermann, Nacho Lavernia, Pilar Villuendas, Claret Serrahima, Paco Bascuñán, Isidro Ferrer, Enric Aguilera, Mario Eskenazi, Sandra Figuerola, Marisa Gallén, o Toni Miserachs; los estudios Eumografic, Grafica, BaseBCN, Mucho, Suma o Vasava, entre muchos otros.

El Museo del Diseño como centro de referencia en el estudio y preservación del diseño gráfico da continuidad con “¿Diseñas o trabajas? La nueva comunicación visual. 1980-2003” a la muestra El diseño gráfico: de oficio a profesión (1940-1980) que inauguró el Museo y que se centraba en el trabajo de los pioneros de la disciplina. Ahora, con esta nueva muestra semipermanente y siguiendo con la voluntad de poner al alcance de la ciudad el diseño gráfico como patrimonio cultural se muestran trabajos que por su lenguaje formal, por su poder de comunicación y porque pertenecen a la memoria colectiva, permiten seguir las corrientes y conceptos que marcaron la evolución del diseño gráfico de aquellos años.

También, tendrá un catálogo que se editará en versión multilingüe catalán, castellano e inglés en otoño de 2018.

“¿Diseñas o trabajas? La nueva comunicación visual. 1980-2003” forma parte de las exposiciones permanentes del Museo del Diseño de Barcelona.

09 / 06/ 2018 – sin fecha prevista de cierre // Precios: Entrada general: 6€/ Entrada reducida: 4€ // Horario: De martes a domingo, de 10 a 20 h

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2018

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»