Pasado, presente y futuro de la infografía internacional

Pasado, presente y futuro de la infografía internacional

Publicado por el Mar 21, 2018

Compartir

La infografía llegó al periodismo para ayudar a mostrar el papel central que desempeñan los datos. El código, la autonomía e influencia crecientes de los periodistas visuales en las mejores redacciones, la aparición de una nueva generación de creadores de infografías con gran dominio técnico, el relativo declive de los infográficos explicativos basados en ilustraciones, etc, asumen un rol estratégico con el resultado de cuadros bellamente diseñados que muestran esos datos recopilados para salvar a lector de una angustia que genera la sobrecarga de información. La misión de la infografía es la de simplificar el acceso a las noticias e interesar, informar y entretener a los lectores para ayudarles a entender los hechos que le rodean.

Hoy en día encontramos infografías por todas partes: diariamente se elaboran gráficos en grandes cantidades, y su uso se ha convertido en habitual en muchas disciplinas e industrias, como la ciencia, los negocios y la educación. Su creación se ha seguido popularizando y podría decirse que todo el mundo visualiza información de un modo u otro.

Los gráficos tienen la capacidad de narrar relatos importantes, explicar noticias y conceptos a los lectores y traducir la información que nos proporcionan los datos acerca del mundo, dando como resultado la proyección narrativa que subyace a una situación compleja utilizando la sencillez de una imagen. Cuanto más confíamos en los datos para entender el mundo que nos rodea, más importante es garantizar que las visualizaciones proporcionen a la audiencia la información que necesitan para interpretarlas.

La infografía nació como una forma de contar historias que no encajaban en los formatos periodísticos clásicos: texto y fotografía. Actualmente podemos encontrarnos con gráficos que son en sí mismos historias completas. Podemos acceder a gráficos como fuentes de conocimiento en tiempo real a medida que llegan los datos y se analizan antes de su publicación. Los gráficos son hoy componentes con sentido propio de categorías periodísticas enteras, desde las iniciativas explicativas hasta las de investigación. Y se podría argumentar que los gráficos son esenciales en un entorno en el que, con frecuencia, la verdad se ignora como si solo fuera un punto de vista. La infografía periodística ha tenido como único objetivo la comunicación efectiva de hechos de la realidad, cualquier otra motivación la hace perder el rumbo y la vuelve ajena a la audiencia.

En el pasado, se tendía a centrarse en mayor medida en gráficos sustentados en elementos pictóricos, como explicaciones visuales, ilustraciones, mapas de ubicación, fotografías, vídeos, etc. Eran más ilustrados y no tenían narrativa propia y singular, dependían del texto que acompañaban. En aquellos tiempos los medios de comunicación impresos desarrollaban su producto con tres narrativas distintas: verbal, el texto; no verbal, la imagen; y verbal y no verbal a la vez con los gráficos. En la actualidad podemos encontrarnos con muchos gráficos con representaciones abstractas como elementos dominantes -por ejemplo, gráficos y mapas de datos-. Pero ¿qué factores explican el relativo declive -aunque no la desaparición- de los gráficos basados en ilustraciones y el alza de los gráficos abstractos centrados en los datos a nivel mundial?. Entre ellos están las herramientas que se utilizan, las prioridades como consecuencias de las preferencias de los nuevos lectores y las que son de consideración económica.

Conseguir que los editores destinen un lugar en sus páginas para narrar noticias de un modo diferente -fusionando información e imágenes- no ha sido tarea fácil, mucho menos cambiar el concepto de que un gráfico solo sirve para embellecer una página o rellenar un espacio. El compromiso periodístico se debe buscar en pensar que lo más importante es la calidad de la información que se transmite y de cómo sirve de ayuda al lector al que se dirige.

Por lo que cabe añadir varias preguntas más referentes a la producción y reproducción de las noticias: ¿debería cada gráfico ser específico a un soporte de modo que para cada soporte se creen infografías exclusivas? ¿O deberían ser independientes del soporte utilizado, de forma que un mismo gráfico se pueda producir una vez y reproducir en distintas plataformas? Preguntas similares se pueden aplicar a las experiencias digitales: ¿deberían diseñarse de forma diferente los gráficos para dispositivos móviles o para la web? Las respuestas a estas preguntas son complicadas y es muy probables que estén siendo analizadas y debatidas en la mayoría de las redacciones de los medios que le den la importancia que se merece a la infografía.

La infografía es hoy multidisciplinar, necesita de periodistas y diseñadores, por lo tanto, de equipo. El número de diseñadores e infografistas se ha reducido a lo largo de los últimos años, mientras que el de desarrolladores, programadores, científicos especializados en análisis de datos, etc., ha aumentado.

El futuro de la infografía está en la calidad y en la sencillez para crear buenos gráficos. Como apunta Alberto Cairo en que sea funcional, bella, esclarecedora e instructiva. Los gráficos seguirán evolucionando en sus estilo, forma y moda, quedándose algunos por el camino, pero lo que nunca se debe abandonar y por lo tanto debe prevalecer, son los estándares periodísticos y su funcionalidad. La única forma de ocupar un lugar en un futuro poco prometedor, es priorizar la calidad frente a la cantidad en la elaboración de productos, pues en este proceso de transición solo quedarán los mejores.

En definitiva, los gráficos periodísticos han tenido un papel crucial a la hora de contar la verdad. Mientras el texto se puede adornar con calificativos y las fotografías se pueden editar, los buenos gráficos cuantitativos -los que se apoyan en reportajes exhaustivos y éticos-, por su propia naturaleza, muestran tendencias, cifras o lugares, ya se presenten de forma independiente o como parte de relatos más amplios, tienen el peso de que otros medios editoriales a veces carecen. Si se elaboran  correctamente, los gráficos además de reflejar la verdad, muestran información fehaciente, un contexto creíble, geográfico e histórico para contar mejor una historia.

 

“Past, Present, Future. 25 Years of Information Graphics”

La pasada semana se entregaron los prestigiosos Premios internacionales de infografía Malofiej en su edición número 25. Con motivo de esta fecha señalada, además de la publicación del tradicional anuario de los premiados (que se publicará más adelante) añaden este año desde Eunsa (Ediciones Universidad De Navarra) Past, Present, Future. 25 Years of Information Graphics (30 euros / 2017), una magnífica plataforma que brinda una oportunidad sin igual y única para aprender, entender y enriquecerse de toda una evolución visual y periodística a nivel internacional, desde que los Malofiej comenzaran su andadura en 1993. Un libro que reúne las introducciones escritas por Alberto Cairo e Isabel Meirelles, además de 35 ensayos de profesionales (como Steve Dunes, Fernando G. Baptista, Kat Downs, Nigel Holmes, Pablo Loscri, Kim Rees, Carlos Monteiro, Alvaro Valiño, Michael Stoll…) de todo el mundo en un análisis exhaustivo y personal de esta evolución y un pronóstico de dónde quieren que vaya la profesión en los próximos años, además de todos los Best of Show concedidos en Malofiej desde 1993. Un imprescindible más a añadir a la biblioteca de todo diseñador/infografista/periodista.

 

26ª edición de los Premios Malofiej

En esta edición han sido premiados Berliner Morgenpost (Alemania) con “It wasn’t always the East – where Germany votes for the far-right”, y National Geographic (EE.UU.) con “The Science of Hummingbirds”, con el Best of Show en las categorías impresas y on line respectivamente. Organizada por el Capítulo Español de la Society for News Design (SND-E). El jurado internacional, que se reunió en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra del 11 al 14 de marzo, decidió otorgar dos premios, para las categorías impresas y en línea.

Berliner Morgenpost

National Geographic

 

El jurado también otorgó premios especiales como:

Premio para Miguel Urabayen al mejor mapa

Premio temática Derechos Humanos para ‘Refugees in focus’ de Nature (Reino Unido) en la categoría impresa

‘Sex @ Work’ de Infographics Magazine (Alemania) en la categoría impresa.

Además, se entregaron un total de 121 medallas, 14 de oro, 37 de plata y 70 de bronce en medios impresos y on line. Este año se presentaron 1.320 entradas de 142 organizaciones en 30 países. Aquí todos los premiados

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2018

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»