No dejes para mañana lo que puedas leer hoy

No dejes para mañana lo que puedas leer hoy

Publicado por el Feb 23, 2018

Compartir

Desde niños nuestros padres nos cuentan historias leídas o inventadas, cuentos que nos ayudaron a desarrollar nuestra imaginación y a crear nuestros propios sueños y motivaciones. Además de estimular la imaginación, nos ayuda también en lo más importante cuando se está aprendiendo en los inicios de la vida, a ir generando el desarrollo del lenguaje. Se dice, que también crea lazos más fuertes con los padres que leen a sus hijos, ya que se genera un momento especial de total atención entre las partes, y el poder escuchar cuentos les permite a los niños incluso desarrollar la capacidad resolutiva y de comprensión de aquello que les rodea. La importancia del cuento es una de las bases para el desarrollo intelectual del niño, gracias a el -entre otras cosas- podemos lograr que entienda las cosas con más rapidez, y que su cerebro trabaje con mayor certeza.

Los libros para niños inundan hoy las librerías de todo el mundo. Los hay de todos los géneros, en diversos formatos, con sonidos y hasta con olores. Pero esta gran oferta es un fenómeno muy reciente en términos de historia de la literatura. Para fomentar la lectura en los niños es recomendable empezar con cuentos infantiles cortos que traten de aventuras divertidas y que capten su atención. De esta forma, los niños se divertirán a la vez que empiezan a cogerle el gusto a la lectura.

Las leyendas, también llamadas cuentos clásicos en las que se plasman muchos de los temas preferidos de los llamados “cuentos maravillosos” como por ejemplo la aventura de un héroe para conquistar un reino ha de someterse a innumerables pruebas de habilidad o de inteligencia, de las que sale victorioso, o el animal que engaña a otro por conseguir comida. Son argumentos, entre otros muchos, que en dichos cuentos clásicos han formado parte de ellos en innumerables títulos y son perfectos para ir iniciando a los más pequeños.

Los antiguos autores de cuentos infantiles recurren a las fábulas, esa composición literaria breve, en la que los personajes principales son animales o cosas inanimadas que presentan características humanas. La fábula tiene una intención didáctica de carácter ético y universal​ que siempre aparece en la parte final de esta misma, proporcionando una enseñanza o aprendizaje, que puede ser útil o moral y es conocida generalmente como moraleja.

La intención moralizadora viene desde la Antigua Grecia a través de las fábulas de Esopo. Estas han sido definidas por varios autores, pero la más completa se le atribuye a Nojgaard quien distingue en la narración tres elementos o momentos imprescindibles: la situación de partida en que se plantea un determinado conflicto, entre dos figuras, generalmente animales; la actuación de los personajes, que procede de la libre decisión de los mismos entre las posibilidades de la situación dada; y la evaluación del comportamiento elegido, que se evidencia en el resultado pragmático, el éxito o el fracaso producido por tal elección.

Dichas estructuras narrativas se encuentran en el reciente antología de cuentos breves infantiles publicada por Beascoa (Penguin Random House) para niños a partir de 4 años con 10 cuentos divertidos para contar en 1 minuto. Una antología de piezas seleccionadas por su valor o calidad, en las que el humor y la diversión para los pequeños está garantizada. En dichas narraciones generalmente breves, de un hecho principalmente fantástico, su finalidad consiste en entretener y divertir, además de moralizar y sobre todo al ser unas adaptaciones cortas hacen que la lectura de los pequeños sea mucho más dinámica, ya que al ir avanzando y terminando el cuento, les motivará más a seguir leyendo para poder empezar uno nuevo o simplemente les ayudará a comprender mejor, por la brevedad del texto, qué es lo que ha pasado en el texto.

Son 10 cuentos que incluyen entre otros el mito principal de Hipómenes sobre su relación con Atalanta en “La veloz Atalanta”. Hipómenes se enamoró de Atalanta, la cazadora a la que no le gustaba la idea de casarse. Molesta por los hombres que admiraban su belleza mientras corría por el bosque, declaró que todo aquel que quisiese casarse con ella, la tendría que vencer en una carrera a pie (sabiendo que ella era una corredora excepcionalmente rápida).

Clásicos en los que además los animales son protagonistas como el zorro, el oso, el tigre, el conejo, el chacal. Animales que son portadores de unos valores, en algún caso como en el zorro y el tigre son egoístas, envidiosos o aprovechados,  que se contraponen ante la inocencia del oso, la inteligencia del chacal o como esos tres soldados del cuento “Sopa de piedras” que trata sobre la cooperación frente a la escasez.

“- Os hemos dado tres piedras de nada, es verdad, pero os revelaré el verdadero secreto de la sopa. Solo compartiendo lo que se tiene es posible celebrar un festín por todo lo alto.”

A lo largo de los cuentos, es difícil sustraer el recuerdo de la infancia: así, aparecen ante nosotros toda una galería de inolvidables personajes, portadores, cada uno de ellos, de esa serie de virtudes o cualidades. Siempre hay un mensaje que entregar en el contenido del cuento, el cual crea en el niño valores del bien frente al mal.

En el momento de contarles cuentos a los niños, hay que hacerlo de la mejor manera posible, con todas las ganas y el amor del mundo, porque la manera en que se cuenta, es la manera en que el niño comprenderá el significado del cuento, si se hace con desgana se romperá la ilusión que existe en el oyente por no experimentar un disfrute del momento. Por ello estos 10 cuentos, son geniales para padres y pequeños, por ser divertidos y muy fáciles de leer. Además por no tener un exceso de ilustraciones que distraigan al pequeño lector. Las que aparecen de mero acompañamiento son justas y necesarias.

Es imprescindible para la sociedad fomentar la lectura o el amor por los libros en nuestros hijos, a que padres y profesores contribuyan a que los niños aprendan cada día más, por eso también es recomendable que al terminar de contarle el cuento se le hagan preguntas relacionadas a este, como por ejemplo si le gustó, que le pareció, quienes están en el cuento, etc. De esta manera también se estimulará su memoria y sus ganas de prepararse.

En definitiva, los cuentos cortos con moraleja son los mejores para empezar a leer con niños. Aunque hay multitud de cuentos tradicionales con moralejas que son esenciales y que todo niño debería conocer, ya que han ido pasando de generación en generación, estos 10 cuentos divertidos son geniales para ir empezando a disfrutar del maravilloso mundo de la lectura, por lo que no dejes para mañana lo que puedas leer hoy.

10 cuentos divertidos para contar en 1 minuto // Traductor: Víctoria Simo / Magela Ronda // BEASCOA // 10 ,95 euros // A partir de 4 años

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2018

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»