Egipto, el don ilustrado del Nilo

Egipto, el don ilustrado del Nilo

Publicado por el Nov 20, 2017

Compartir

“Con sus 6.600 kilómetros de longitud, el Nilo, que surge del corazón del continente africano, disputa al Amazonas el título de río más largo del mundo. Atraviesa Egipto de sur a norte, donde despliega su delta como una mano abierta, y desemboca en el Mediterráneo. Sellando el destino de este territorio desértico, el Nilo marca la civilización egipcia desde sus orígenes hasta nuestros días. En su diálogo eterno con los dos desiertos que lo flanquean a este y oeste, es también el río que forja la organización del Estado, unificando el país por primera vez tres mil años antes de Cristo, cuando el Alto y el Bajo Egipto escogen un faraón común que se establece primero en Menfis. El primer rey, Narmer, oriundo del sur, convence, sobre todo por la fuerza, a los pueblos del norte para formar una alianza”.

A lo largo de la historia de las civilizaciones, nunca un río fue tan importante para un pueblo. El historiador griego, Heródoto, escribió que «Egipto era el don del Nilo». El río fue un elemento fundamental para el florecimiento de esta civilización que tanto ha aportado a la historia de la humanidad. Por lo que todo acercamiento a esta cultura es vital para conocer quienes somos y de dónde venimos y así adentrarnos en un mundo que genera toda una pasión grande o afición exagerada hacia un modo de vida, que a día de hoy guarda todavía muchos misterios.

Esa pasión la podemos transformar en una Egigptomanía, pero no una cualquiera, sino la que nos da a conocer la editorial Maeva con la suya. Egiptomanía es un libro impresionante, dirigido a los más jóvenes pero también a los que no lo son tanto. Una edición de lujo, muy elegante en su presentación. Se nota que ha sido mimada en los más mínimos detalles. Me atrevo a calificarlo de un gran libro objeto. En sus páginas, el lector puede interactuar con el papel, abriendo y moviendo solapas, descubriendo tesoros perdidos y disfrutando de cada moviendo de unas páginas compuestas de fondos limpios acompañadas de un escueto pero eficaz texto didáctico que le introduce en el modo de vida y la de los egipcios.

Cuando vamos avanzando esas páginas nos descubren que la mayor parte de las ciudades se encontraban en el valle del Nilo y el Delta. El cambio del clima y la desertización desecaron las tierras de caza y pastoreo del África septentrional para conformar el desierto del Sáhara, en torno al 8000 a. C.; entonces, muchos habitantes migraron y se asentaron junto al río Nilo, en donde desarrollaron una economía agrícola y una sociedad centralizada.

El sustento de este pueblo jugó un papel crucial en la fundación de la civilización egipcia y el Nilo fue una fuente inagotable del mismo. El río, cuando se desbordaba cada año, hacía que sus riberas fuesen sumamente fértiles y fue gracias a eso, que los egipcios fueron capaces de cultivar trigo, cebada y lino, además de aportar el río abundante pescado y papiro. Todo esto posibilitaba obtener alimento suficiente para toda la población y otros importantes recursos, con lo que se evitaban en general posibles hambrunas, muy frecuentes en el Próximo Oriente debido a la irregularidad de las cosechas. También, su agua atrajo al búfalo de agua y, después de que los persas lo introdujesen en el siglo VII a. C., al camello. El Nilo era también una vía eficiente y cómoda de transporte de mercancías y personas: se utilizaba como vía fluvial para transporte comercial o recreativo.

Por tanto, recomiendo indiscutiblemente coger este álbum y navegar por el Nilo, descubriendo sus templos, visitando al faraón el “personaje más poderoso de Egipto. Designado por los dioses, lleva en sí a la humanidad entera, a la que domina pero cuya estabilidad, paz y progreso debe asegurar. Y, si bien es el único que puede codearse con los dioses, también tiene que rendirles cuenta de sus acciones. Todopoderoso, sí, pero dentro de los límites de las normas divinas. También tiene que evitar atraerse la antipatía de sus súbditos, que lo amenazan ¡y pueden llegar a asesinarlo! Se rodea, pues, de numerosos consejeros, visires y funcionarios que le ayudan en todas sus tareas: dictar leyes, dirigir sus ejércitos, construir templos y palacios, hacer justicia y vigilar las aguas del Nilo, que tienen que regar los campos justo lo necesario, ni mucho, ni poco. Por lo demás, lleva una vida fastuosa, va de palacio en palacio con su corte y su harén, que se compone de las grandes esposas reales, madres de los herederos, así como de numerosas concubinas. No pierde ocasión de divertirse ni de ir al desierto a cazar”, ni tampoco de construir su hogar para el más allá, su tumba, su pirámide.

Todo ello está muy bien ejecutado e ilustrado por el grandioso trabajo que realiza la ilustradora Emma Giuliani, grafista y escritora, que junto a Carole Saturno, periodista y escritora de literatura infantil y juvenil, han creado este diamante editorial histórico y en gran formato. Hacen suyas la combinación de una escritura monumental y religiosa, como los jeroglíficos que eran usados en las paredes de los templos y tumbas, ahora siendo trasladada al papel tales paredes egipcias. Ideal para ver la vida y costumbres en “las casas egipcias en dónde se vivía en familia, dentro de tribus numerosas. Las parejas aspiraban a tener muchos hijos a quienes transmitirles las tradiciones; los hijos, a su vez, ayudaban a sus padres y se encargaban de preparar los ritos funerarios en el momento de su muerte. En la actualidad, apenas se conservan vestigios de estas casas. Eran frágiles, porque se construían con ladrillos de barro y paja; también podían ser de madera. Las viviendas de los notables, más lujosas, tenían dos plantas, estaban fastuosamente decoradas con mobiliario labrado y contaban con jardines y estanques”.

Un magnífico álbum que invita a imaginar y descubrir la vida en el Antiguo Egipto, con una ilustraciones sencillas y cuidadas en el detalle, junto con el empleo de unos colores vivos y contrastados. Además, la información se va descubriendo poco a poco, generando así un recurso de sorpresa que hace su lectura muy amena y pedagógica gracias a levantar y desplegar solapas, y manipulando otros elementos iconográficos. Los troquelados y las solapas permiten descubrir qué hay dentro de una pirámide o un sarcófago. El aspecto lúdico, además, no excluye la vertiente didáctica de los textos, claros y precisos, sobre la civilización egipcia que tanto ha arcado a generaciones posteriores.

EGIPTOMANÍA // Emma Giuliani, Carole Saturno // Maeva // 26,90 euros

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2017

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»