Historias de fútbol y amistad

Historias de fútbol y amistad

Publicado por el Nov 8, 2017

Compartir

El período de nuestras vidas, desde que nacemos hasta que llegamos a la pubertad, es como lo conocemos en el mundo occidental, como nuestra infancia. Unos hemos tenido la suerte de poder vivirla dentro de un entorno seguro y agradable, en el que no nos ha faltado nunca de nada, y que si recordamos, en su mayoría son buenos recuerdos.

Cada ser humano, tiene una historia particular y suya, de este tramo de la vida del que ha podido salir marcado para el resto de sus días, ya sea por algún acontecimiento que ha sufrido o por alguna circunstancia ajena. Aunque, cuando ves las imágenes que nos llegan a través de los medios de comunicación de niños que están sufriendo una guerra o que son obligados a trabajar desde muy jóvenes, se me cae el alma a los pies, y más si tienes hijos. ¿Qué mundo les vamos a dejar? Pero bueno ese es otro tema.

Quiero pensar que para muchos, la infancia ha sido un tramo magnífico, en el que la única preocupación era jugar y tener amigos con los que poder disfrutar de esos grandes momentos de entretenimiento. En mi caso, me acuerdo de todas esas tardes a la salida del colegio y fines de semana que solo pensabas por y para jugar al fútbol. De soñar con crear un equipo y poder competir con otros niños de otros barrios. Aunque había otras “obligaciones” como la de estudiar, pero era algo secundario, ya que no veías una realidad con la que te toparías más adelante y más cuando vas cumpliendo años, pero que gracias a tus padres, que estaban ahí, intentaban hacerte ver, que lo importante y lo único era estudiar, por ser aquello a lo que solo te dedicabas. Bueno, bueno, tan estricto todo no era, si estudiabas y cumplías luego tenias tu tiempo para jugar.

Pues todo esto me lo ha recordado una novelita deliciosa y muy pero que muy entrañable, que recomiendo con sinceridad a grandes, pequeños y medianos. Publicada por la siempre genial Blackie Books, en Una historia de fútbol escrita por el autor brasileño José Roberto Torero (Sao Paulo, 1963) e ilustrada por el mallorquín Andreu Llinàs (1978), se juntan todos aquellos recuerdos vividos de una infancia con sus pros y sus contras.

A través de Zuza un niño como tantos otros, que le encanta quedar con su pandilla y jugar al fútbol, aunque es bastante malo, pero eso no significaba que en cada partido no participase, y sobre todo, que sus amigos no le dieran de lado por esa circunstancia. En el lado opuesto de Zuza estaba su mejor amigo Dico, que también adora jugar al fútbol pero él es buenísimo. Juntos deciden montar un equipo con su pandilla para participar en el campeonato de su ciudad y poder disfrutar de jugadas memorables, tiros por la escuadra, abrazos de gol y muchas otras cosas que forman parte de un universo mágico y grandioso como es el del fútbol. Aunque tenga algún que otro detractor -el fútbol-, creo que si lo quitamos de toda mercantilización, el fútbol es esto: compartir con tus amigos las penas y sobre todo las alegrías, jugar en equipo, sacrificarte por el otro, ayudarle, superarte y disfrutar de un tiempo maravilloso. Aquellos que lo han vivido seguro que saben de lo que hablo y los que no, seguro que lo han podido experimentar a través de otro deporte o incluso otro juego o actividad.

Por ellos este libro. Un libro que es para todos. Además de disfrutar de una gran historia cargada de la mencionada amistad, también se representa ese primer amor casi correspondido en una etapa desconocida de la vida y en un ámbito por el que está todo por descubrir. Acompañados de los magníficos dibujos de Llinás -que me recuerdan al mismísimo Sempé-, vemos cada página vestida por unos trazos sencillos, elegantes y muy descriptivos, bañados en parte por colores vivos, hacen de cada plana en blanco un pequeño gran lienzo de recuerdos cargados con matices de buen sentido del humor, porque en definitiva, esto es lo que hay aquí dentro de esta historia, un sentido del humor mostrado a través de la mirada de Llinás que hace al lector cómplice de esta historia que también deja sitio para el drama, recordando así lo frágil que es la vida, y sobre todo, lo efímera que es, de ahí por lo que debemos aprovechar cada minuto de ella.

A través de las vidas de Zuza, Dico y sus amigos que van a quedar marcadas por los momentos vividos partido a partido, no solo por ese campeonato que nunca olvidarán, y en el que aprenderán que lo fundamental no es competir, sino compartir, y disfrutar, es también una historia sobre la familia y de su entorno. De un entorno que te puede ayudar -o no- para conseguir aquello que te propongas, un entorno que te puede influenciar -o no- para lograr tus objetivos. En definitiva, un entorno el cual te marca y te forma como persona.

No me extraña que Una historia de fútbol sea hoy una de las lecturas obligatorias en muchas escuelas brasileñas. No solo por ser un texto breve que hace grande al libro, sino por ser una composición magnífica por buscar un afán de superación tanto en los niños como en los adultos.

Una historia de fútbol // José Roberto Torero // ilustrado por Andreu Llinás // Blackie Books // 16 euros // 160 páginas // 2017

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2017

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»