Cuidado con las apariencias

Cuidado con las apariencias

Publicado por el Oct 24, 2017

Compartir

En el teatro, en los corrales de comedias, los actores se encuentran rodeados por escenas pintadas sobre un lienzo que ayudan al espectador a situarse en el contexto de la obra representada por dichos actores, o también puede ser montada con muñecos y tramoyas, que se ocultan tras un telón de fondo y que más tarde se descubre en un determinado momento con la intención de causar sorpresa. A esto es lo que se llama apariencia, una palabra que además connota otro significado más social como el aspecto o parecer exterior que tenemos las personas y objetos frente a los otros.

Esa cosa que parece y no es, es lo que en muchas ocasiones nos causa sorpresa. Una sorpresa que puede ser agradable o desagradable, una sorpresa que en el transcurso de un relato puede llegar a ser reveladora, dotando a la trama de un significado totalmente diferente al que tenía al principio. Aquí, en este último punto jugó muy bien con ello el recientemente premiado con el Nacional de Cómic, Rayco Pulido (Gran Canaria, 1978) por su obra Lamia (Astiberri). Publicado en 2016 (ya va por su tercera edición) Pulido nos transporta a la Barcelona de los años 40. Con un relato vibrante y convulso lleno de matices de novela negra, en donde hay un asesino sanguinario que anda a sus anchas por la ciudad condal.

La protagonista, Laia tiene 32 años y, pese a ser huérfana, ahora tiene todo lo que siempre ha deseado: un esposo que la quiere, un bebé en camino y un buen trabajo donde escribe para el programa radiofónico de más éxito del momento, El consultorio de Elena Bosch. ¿Pero todo esto es real? bajo una apariencia de aparente felicidad, Laia vive una mentira que la llevará a tomar extrañas decisiones siendo las consecuencias muy trágicas…

Desde un dibujo en blanco y negro que otorga a la trama un carácter aún más dramático y que juega a la perfección con la tensión de la trama, sirve además de discurso de denuncia sobre el trato vejatorio sobre la mujer. Un discurso en el que la Iglesia tampoco queda muy bien parada, pero sobre todo, es la mujer, la que sufre y no denuncia los malos tratos de sus maridos viviendo bajo la normalidad de que la vida es así. Ellas se deben a sus maridos, todo ello fomentado por la “propaganda” de El consultorio de Elena Bosch en dónde trabaja Laia.

Además de destacar la gran trama que hace que leas el cómic de un tirón, el trazo de los dibujos es muy original. Inspirados en un estilo Decó, que proviene de lo lujoso y decorativo asumiendo lo dinámico del mundo, Pulido crea una obra grata, elegante, fina, sencilla e idealizada. Las líneas rectas y angulares se mezclan con maestría con las curvadas, circulares y ovales, con figuras geométricas como el hexágono y el pentágono que tienen un pequeño gran protagonismo, combinado con un trazo algo más amable típico de cómic. Los personajes se mezclan en siluetas finas y gruesas, ligeras y elásticas.

En definitiva, un relato policíaco trepidante y un retrato bastante miserable de una España rancia, contado en un tiempo determinado y con un personaje con una identidad fundada en la diferencia y en la apariencia.

Buena parte del cómic se ralizó en Francia al ganar el autor una residencia de Acción Cultural Española (AC/E) en la Maison des Auteurs de Angoulême.

El jurado otorgó el premio a esta obra por “su capacidad de innovación formal y estética, que aprovecha el andamiaje de una historia de género negro para relatar una parte de nuestro pasado, y por su tratamiento del papel de la mujer en dicho periodo”.

Rayco Pulido Rodríguez es Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona. Alterna la docencia con su trabajo como dibujante de cómics. En 2004, tras participar en diversos concursos y exposiciones a nivel autonómico, comienza a publicar historietas largas, primero como dibujante, con títulos como Final feliz(2004), con guión de Hernán Migoya, y Sordo (2008), con guión de David Muñoz; más tarde como autor de las ilustraciones y los textos, como Sin título. 2008-2011 (2011), Nela (Astiberri, 2013).

“Lamia” // Rayco Pulido // Astiberri // 2016 // 16 euros

 

 

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2017

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»