Max en busca y captura del mito de Orfeo

Max en busca y captura del mito de Orfeo

Publicado por el Oct 2, 2017

Compartir

El mundo está lleno de rarezas, de fábulas, de mitología. Estamos rodeados de ficción en una realidad por la que transitamos a diario, y sin darnos cuenta, vamos avanzando mediante influencias e impactos que recibimos de nuestro entorno más cercano. Un entorno, que está formado por personas con las que convivimos en nuestro día a día, pero sobre todo, y en el mejor de los casos, de aquellas lecturas e influencias culturales que vamos buscando y que, a veces, nos llegan sin darnos cuenta.

En mi caso particular, me ha pasado en estos últimos meses, ya que llegó a mis manos una rareza en forma de libro. Dicha “rareza” tuvo una primera aparición en 1994. La Diputación de Sevilla encargó al dibujante conocido como Max (1956), una exposición sobre Orfeo. El libro que se publicó entonces incluía textos sobre el mito, escritos por el propio ilustrador, junto con citas de clásicos greco-latinos en el Texto de Epiménides y un pequeño cómic de 10 páginas titulado Katábasis, en el que Max representa la bajada y salida de Orfeo del inframundo. Además se encontraba la traducción al castellano de L’Orfeo de Claudio Monteverdi. Una ópera compuesta por un prólogo y cinco actos con libreto en italiano de Alessandro Striggio el Joven. Se trata de una de las primeras obras que se cataloga como ópera y fue compuesta para los carnavales en Mantua. La ópera destaca por su poder dramático y su animada orquestación ya que en ella, Monteverdi utilizó una plétora de instrumentos poco usual para la época (24 de febrero de 1607, fue su primera representación), en ella aparecen y dan vida las violas, violines, flautas, oboes, cornos, trompetas, trombones, claves, arpas, y dos órganos pequeños.

La reedición del libro que ha publicado Nórdica y titulado Órficas, sus páginas están envueltas por las geniales y características ilustraciones del dibujante catalán, a través de las cuales, Max nos acerca y reinterpreta el mito de Orfeo.

A lo largo de la vida escuchas y lees muchos mitos, pero debo reconocer que no entras en profundidad en ellos, pero cuando lo haces y estudias e intentas entender esos mitos y a los greco-latinos, empiezas a ver la realidad de otra forma, e incluso verás que no hay nada nuevo y que todo viene de atrás, por ello, la importancia de estudiar a los clásicos, y con Órficas de Max estoy convencido -y me incluyo- que querrás saber más de la historia dramática del amante Orfeo y sus diferentes interpretaciones.

“Se dio por sentado en la antigüedad incluso por los teólogos que el espejo era símbolo de la capacidad para la plenitud intelectiva del todo. Por ello, se dice también que Hefesto fabricó un espejo para Dionisio y, una vez el dios hubo contemplado su propia imagen, procedió a crear la totalidad divisible”.
Proclo, Comentario al Timeo de Platón, 33 b.

Desde que empiezas en la primera página a ver la enigmática obra pictórica de Gustave Moreau Orfeo realizada en 1865, (Museo de Orsay de París), y la gran descripción que hace Max del cuadro, te introduce en una atmósfera mitológica muy bien llevada por las palabras escritas por Max. Unos textos cortos muy bien novelados, que atrapan al lector y le hacen acompañar al autor en la búsqueda de ese mito, que cuando tocaba su lira, los hombres se reunían para oírlo y hacer descansar sus almas. Así, Orfeo enamoró a la bella Eurídice  que perdió al ser mordida por una serpiente mientras huía de Aristeo; aunque hay otra versión que dice que el hecho fatal ocurrió mientras paseaba con Orfeo.

Consternado, Orfeo tocó canciones tan tristes y cantó tan lastimeramente que todas las ninfas y todos los dioses lloraron y le aconsejaron que descendiera al inframundo en busca de su amada. Durante el camino en las profundidades de ese inframundo, Orfeo tuvo que sortear muchos peligros y logró dormir al terrible Cerbero cuando bajó a intentar resucitar a su amada.

Esta edición recuperada, es muy bella en su contenido y muy compleja en su ejecución, ya que cuenta el propio Max que la tuvieron que reconstruir de cero, porque los diseños se perdieron y muchos dibujos se vendieron y están dispersos por todo el mundo, por lo que era casi imposible de recuperarlos. Detrás hay un gran trabajo de remasterización de imágenes, retoques y restituciones. “Solo hemos cambiado la portada”, cuenta  Max, además se han añadido tres grabados del ilustrador que hizo después de la primera edición, dándole un valor añadido, más, a la edición.

Una obra-catálogo que se convirtió en un libro buscado por numerosos lectores y veintitrés años después vuelve a estar publicado para todo amante, y no solo de la mitología. Toda una suerte el poder tener esta obra de una de las más importantes figuras del cómic español y uno de sus pocos clásicos que aún continúa en activo.

Una recomendación: leerla y disfrutarla (aunque sea drámatico) con L’Orfeo de Monteverdi de fondo, os sumergiréis con el propio Orfeo en el inframundo en busca de su amada Eurídice.

“Órficas” // Max // Nórdica libros // 270 páginas // 2017 // 25 euros

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2017

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»