Narraciones fracturadas en un gag

Narraciones fracturadas en un gag

Publicado por el Jun 29, 2017

Compartir

Según la R.A.E. el efecto cómico rápido e inesperado en un filme o, por extensión, en otro tipo de espectáculo, se le conoce como gag. En televisión es un recurso cómico muy utilizado, llevado al más extremo de su función, principalmente compuesto por un humor del absurdo. Pero si llevamos el gag a la imagen impresa acompañada de frases escuetas y directas, tenemos una narración fracturada e inconexa del que uno de sus máximos exponentes es el británico Glen Baxter (Leeds, 1944).

El caricaturista/ilustrador/autor ha publicado muchos libros desde los años setenta, entre los que se cuentan El rayo inminente publicado en España en 1985 por Anagrama. Por entonces la editorial barcelonesa se había lanzado a la conquista del terreno del humor gráfico. Faceta que recupera ahora con al colección Contraseñas Ilustradas que sumará unos seis u ocho libros al año. Un acierto ya que en nuestro país, con el auge que está suponiendo la edición de libros ilustrados, este género no se estaba pronunciando mucho. El primer título es Casi todo Baxter. Una nueva selección de los trabajos del autor reunidos en algunos de los momentos más destacados de su carrera y que estoy seguro cautivará y enganchará al humor sutil baxteriano a más de uno -si todavía no lo está-.

Baxter cuenta que creció “en una ciudad industrial después de la Segunda Guerra Mundial. El único escape al aburrimiento y la grisura de aquella época era la biblioteca local, y sobre todo el cine. Solía ir tres veces por semana -que eran cuando cambiaban las películas-. Recuerdo entrar en aquella cueva oscura con la enorme pantalla parpadeante llena de escenas de aventuras y acción, de películas que a veces estaban empezadas. También recuerdo momentos de humor absurdo, como la primera vez que vi a los hermanos Marx -mi favorito fue siempre Harpo-. Supongo que todo mi amor por el caos y las narraciones fracturadas viene de aquellos días; de ver películas a medias, escenas sueltas, cintas de géneros distintos que se sucedían una detrás de otras: westerns, gángsters, aventuras exóticas… Quizá fue en mi infancia cuando aprendí surrealismo a base de ese batiburrillo de películas”.

Estas palabras pertenecientes al también no menos absurdo y surrealista prólogo para esta edición realizado por el humorista Joaquín Reyes, muestra la esencia del trabajo de Baxter. Un trabajo que se disfruta después de leer y no parar de reír en cada página. El lector verá, si es seguidor de humoristas como el propio Reyes o John Cleese (Monty Python), una clara influencia surrealista humorística. En algunos de los gags baxterianos, bajo mi experiencia puedo ver a los chicos de Muchachada Nui e incluso a los Monty Python interpretándolos. Es un no para reír.

Como apunta en el prólogo que también realiza Jordi Costa son “habitaciones cerradas con un chiste en su interior. A través del gag, en donde el momento sagrado es la pausa, la espera antes de que llegue el estallido que se manifestará casi siempre en forma de sorpresa o paradoja. Existe, pues, un territorio común donde aventura, misterio y humor encuentran su más elevado poder de seducción. Habrá aventuras resueltas a través del cliché y el lugar común, misterios de resolución decepcionante y chistes rematados con torpeza o vulgaridad, pero el estado entre la potencia y el acto habrá sido siempre valioso, una zona galvánica, cargada de todas las posibilidades. La obra de Baxter se levanta sobre ese territorio común. Sus imágenes impostan el registro de una ilustración extraída de una vieja novela de aventuras o misterio (…) Sus personajes pueden ser arqueros medievales, exploradores de junglas hostiles, cowboys, detectives o eminencias académicas (…). En una pieza de humor gráfico de Baxter, el momento sagrado es la pequeñísima fracción de tiempo que nos lleva de la contemplación de una imagen que habla de portento y aventura a la lectura de una frase que propende a la fractura y el delirio”.

Eso es esta edición del Coronel Baxter, un delirio de carcajadas envueltas en el humor absurdo no exento de inteligencia y descaro, acompañado de una prosa delirante, que sobrecarga cada frase y cada dibujo que nunca encontrará correspondencia con el siguiente, ni un sentido práctico. Con unos dibujos sencillos y lineales, cargados de grandes referencias intelectuales e inspirados en esos tebeos de aventuras y revistas de ficción de bajo coste que fueron publicados entre 1896 y 1950 y denominadas pulp.

Por lo que es totalmente recomendable para pasar un rato entretenido bajo un maratón de anécdotas e historias que se forman en una ventana gráfica a cada cual más hilarante y desternillante. Una vez leído Casi todo Baxter, se apreciará aún más lo importante que es el sentido del humor y sobre todo, saber interpretarlo y aplicarlo en tu vida diaria.

“Casi todo Baxter” // Glen Baxter // Anagrama // Traducción de Damià Alou // 19,90 euros // 2017

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2017

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»