Papá, desconecta por favor

Papá, desconecta por favor

Publicado por el Mar 23, 2017

Compartir

Según la Real Academia de la Lengua la tecnología es el conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico. Una tecnología que pone en practica los avances conseguidos por la humanidad y en las últimas décadas ha conseguido que un verbo transitivo como conectar esté a la orden del día. Conectar es la unión que pone en comunicación dos cosas o dos personas, o entre un lugar y otro. También es una acción que consiste en enlazar entre sí dos aparatos o sistemas, de forma que entre ellos pueda fluir algo, como agua, electricidad o señales.

Todo este avance, como ya hemos podido comprobar, nos facilita nuestro día a día, ya sea en el trabajo, a la hora de movernos, de conseguir productos inmediatamente, en el ocio, etc. Pero todo esto ¿cómo nos afecta realmente? Para estar conectado necesitamos un dispositivo tecnológico, que en la mayoría de las veces al usarlo requiere casi totalmente nuestra atención, desatendiendo así lo que se muestra a nuestro alrededor: amigos, naturaleza, familia, en definitiva la realidad.

El ilustrador belga Philippe de Kemmeter, nos presenta a través del álbum ilustrado Papá está conectado (SM) toda una declaración de intenciones en torno a la tecnología y las relaciones familiares. Dirigido a una audiencia infantil de entre cero y cinco años. Es la historia de un pingüino papá que está siempre conectado con el ordenador mirando su icebook, sus e-mails, las noticias… sin hacer mucho caso a lo que tiene a su alrededor, sobre todo a su familia. Demandado por un hijo que quiere jugar con él, papá pingüino solo se dedica a mirar la pantalla de su ordenador perdiéndose de este modo, todo lo que ocurre a su alrededor. No hace otra cosa que interactuar con sus “amigos” virtuales, hasta que un buen día se despista totalmente y se pierde en una banquisa que se rompe, alejándose  de su casa, hasta que un nuevo amigo real lo rescata y lo devuelve a su casa.

Papa est connectado

Kemmeter consigue en esta historia para leerse y ser leída a los más pequeños, concienciar a los adultos de la importancia de las relaciones humanas. Unas relaciones que deben ser reales y no virtuales, ya que ofrecen mucho más al poder disfrutar de nuestro entorno real. La tecnología ayuda, claro que sí, pero no debemos dejarnos arrastrar por ella y saber cuando parar, para no desatender a aquellas personas que nos rodean y nos quieren. Con unas ilustraciones acertadas en las que los trazos simples connotan comicidad y cercanía y envuelven una expresividad que consiguen transmitir los pingüinos que acompañan a este texto entrañable y que invita a una gran reflexión actual para los adultos.

Philippe de Kemmeteres un ilustrador freelance con sede en Bélgica. Sus ilustraciones con un carácter diferenciador, en el que el humor es tema predominante, con figuras desproporcionadas y colores vivos, se pueden ver en publicaciones belgas, francesas y americanas y ahora en España con Papá está conectado. En EE.UU. su trabajo ha sido publicado en revistas como New Republic, Beemag, Saveur, American Lawyer, Oxford American. Sus libros como autor completo para niños han sido traducidos al español, danés, japonés, coreano e incluso al árabe.

En definitiva, es un álbum para niños, pero sobre todo para los papás. Así que leerlo, leérselo a vuestros hijos más pequeños, y sobre todo, después de esta buena lectura y disfrutar de sus dibujos, jugad, jugad y jugad con vuestros hijos.

“Papá está conectado” // Philippe de Kemmeter // SM // Traducción de Patrycja Jurkowska //  12,95 euros

_3KJQ0_173484.pdf

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2017

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»