Escritores: objetos coleccionables de carne y hueso

Escritores: objetos coleccionables de carne y hueso

Publicado por el Nov 25, 2016

Compartir

Siempre que un editor habla o escribe sobre el mundo editorial arroja luz hacia un oficio que marca la vida cultural de millones de personas, ya sea mediante un ensayo en donde ponga sus experiencias y reflexiones, o a través de la novela mezclando ficción con no ficcción. Jonathan Galassi (Seattle, 1949) empezó su carrera editorial en Houghton Mifflin, en Boston; de ahí pasó a Random House, en Nueva York, y finalmente, en 1985, a Farrar, Straus and Giroux, que dirige y preside en la actualidad. Fue Guggenheim Fellow y crítico de poesía en The Paris Review, y escribe para The New York Review of Books, The New Republic y otras publicaciones. Además es autor de tres poemarios y ha traducido al inglés la poesía de Leopardi y de Eugenio Montale. Por lo tanto es una figura relevante en el mundo editorial estadounidense. Un mundo grandioso no solo por su dimensión sino también por todo aquello que implica e influye en la sociedad.

Ahora Galassi se ha pasado al “otro lado” de la edición, al lado del escritor. “Musa” (Anagrama) se convierte en su primera novela. Un texto cargado de simbolismo y metaliteratura que retrata la vida editorial neoyorkina de una forma vivaz y amena. A través de un joven editor nos adentra en ese mundo cargado de sentimientos, experiencias y resultados empresariales. Su protagonista Paul Dukach trabaja en las destartaladas oficinas de Purcell & Stern, prestigiosa editorial independiente cuyo catálogo reúne una deslumbrante lista de genios literarios y premios Nobel. Paul está destinado a ser el heredero del fundador, Homer Stern, despótico, mujeriego, chismoso y gran editor, cuyo rival declarado ha sido siempre Sterling Wainwright. Stern era el “último de los editores ‘caballeros’ independientes, vástagos de las fortunas de la Revolución Industrial que habían decidido gastar lo que le quedaba de la herencia en algo que les divirtiera y que quizá también, en general, valiera la pena (…) Los autores eran para Homer lo que los cuadros, los bienes inmuebles o las joyas para sus amistades más adineradas: objetos coleccionables de carne y hueso, signos exteriores y visibles de su propia sustancia íntima y espiritual (…)”.

Stern y Wainwright comparten la obsesión de una poeta que marca tanto su vida profesional como sentimental, Ida Perkins; figura mítica de las letras norteamericanas, de vida escandalosa y obra exquisita. Wainwright, primo suyo y antiguo amante, ha sido su editor. Stern siempre la ha querido incorporar a su catálogo. Y ahora Paul, admirador y seguidor acérrimo de su obra, en un viaje realizado a Venecia para entrevistarse con ella a partir de un cuaderno de notas encontrado, volverá de allí con una bomba editorial que le llevará a tomar decisiones personales que cambiarán muchas cosas.

“Musa” es un retrato romántico del mundo de la edición, que se suma a la colección de títulos que hablan de libros y sobre libros -bienvenidos sean- en donde el autor a través de la experiencia de Paul nos adentra en el funcionamiento de una editorial independiente así como en “fiestas” para los editores como la Feria de Frankfurt y la relación de los estos entre ellos y con los autores, en esas trifulcas empresariales y no empresariales entre editores, en la búsqueda de la excelencia literaria y empresarial mediante aquel manuscrito que pueda ser el siguiente bestseller y que ayude a cuadrar la cuenta de resultados de la editorial. Descripciones de editoriales independientes y de unos editores que lucharon por su oficio, siempre rodeados, eso si, de un glamour que les daba el dinero familiar pero que podían haber gastado en otra cosa que les repercutiese valor solo a ellos, pero la edición hace compartir un conocimiento a través de la publicación de unos textos que previamente, estos editores, han puesto en valor y ponen en la vida pública. Por lo tanto como dice el editor italiano Robert Calasso “el editor no es una casualidad sino una necesidad”.

Además Galassi describe una actualidad que afecta de lleno al oficio de editor, la revolución digital y de cómo ésta influye en las editoriales tradicionales ante la avalancha de nuevas formas de soporte, de nuevas lecturas y de cómo los editores clásicos se deben renovar, desapareciendo en parte la figura de ese editor mítico que se dedica exclusivamente a sus autores, por otro más actual y multidisciplinar.

Pero algo que nunca se debe de dejar de cuidar es el rigor en el texto, tanto si es publicado en lengua materna como si es una traducción, y sobre todo, cuidar a esos autores que hacen posible que un lector pueda vivir y experimentar diferentes vidas cada vez que se encuentre ante un  texto. “Sus autores eran dioses, a pesar de su conducta prepotente, su egomanía y su espíritu competitivo. A la postre, el centro de todo habían sido ellos”. “Musa” es un deleite de editores para lectores.

“Musa” // Jonathan Galassi // Anagrama // 2016 // 19,90 euros

Prueba-Musa.indd

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2016

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»