¿Qué paso en la ciudad de Den Bosch hace 500 años?

¿Qué paso en la ciudad de Den Bosch hace 500 años?

Publicado por el Oct 17, 2016

Compartir

Den Bosch o bien Bolduque es la capital de la provincia de Brabante septentrional, en el sur de los Países Bajos. Su nombre oficial en holandés es ‘s-Hertogenbosch o Den Boschel bosque»). La ciudad de Bolduque fue fundada en 1185 en la confluencia de los ríos Aa y Dommel, que actualmente confluyen cerca de la ciudadela de la ciudad y es una de las más antiguas ciudades medievales de los Países Bajos. La ciudad llevó inmediatamente el carácter de una fortificación, no sólo para defender a sus habitantes, sino también porque estaba situada en una posición muy estratégica para defensa y base de salida contra los ducados de Güeldres y Holanda.

La plaza del mercado
El centro de la actividad económica de la ciudad era la plaza del Mercado, donde se encontraban las casas del pan, de los paños y de la carne. Un lugar convergente y conector de lo cotidiano a lo festivo, del fervor de las procesiones al gozo de determinadas celebraciones, era como en las demás ciudades de la época, el lugar de más afluencia y sitio de reunión principal de la población del lugar. En ella se celebraban ferias anuales en las que se vendían mercancías traídas de muy diversos lugares. Y justamente en esta plaza se encontraba la casa de uno del bolduquenses más importantes de su historia e incluso me atrevería a decir de la humanidad. Un pintor de lo más característico, por todo lo que ha significado años después, Jheronimus van Aken (1450-1516), conocido en España como “El Bosco”. Sin necesidad de salir de su casa, o fuera de ella si así lo prefería, El Bosco fue un espectador privilegiado, cuando no un participante más, de los acontecimientos que tuvieron lugar en esa plaza del mercado de la ciudad.

La vida diaria
El Bosco ha sido de los pocos pintores sobre los que se ha escrito poco o muy poco durante su época. Ya que él tampoco dejó mucho por escrito sobre su forma de pensar, su técnica o de cómo entendía el mundo. Para ello estan sus pinturas. Se sabe poco sobre figura, por lo que cuando sale algún escrito “nuevo” es más que interesante, y si además es en un formato diferente como una novela gráfica, el atrevimiento y la labor profesional que hay detrás es digna de reconocer hacía el autor. “El Bosco” (Rey-Naranjo Editores) realizada por el ilustrador holnadés Marcel Ruijters,  cuenta la historia a través del formato cómic, de este pintor del medievo, que como ya he comentado vivía en Den Bosch. Ciudad que prácticamente no abondonó a lo largo de su vida. Desde el año 1462 en que su padre compró su casa en la plaza, El Bosco vivió en ella hasta su muerte en 1516. Como se ha reseñado en distintas ocasiones, durante los 54 años en los que residió en ella los acontecimientos de los que fue testigo tuvieron un papel fundamental en su mundo visual, y más si se tiene en cuenta que cuando se mudó allí tenía como máximo doce años. Probablemente uno de los que más le afectó fue el devastador incendio que se declaró en la ciudad en el verano de 1463. Aunque su casa no llegó a ser pasto de las llamas, no cabe la menor duda de que El Bosco guardó en su retina el recuerdo de este trágico suceso, y del que Ruijters se hace eco a lo largo de la novela gráfica.

El-Bosco-de-Marcel-Ruijters

En esta novela gráfica nos encontramos ante un acontecimiento que después de la más que sonada exposición realizada por el Museo del Prado, siendo un éxito total, esta es otra oportunidad de seguir disfrutando de una figura misteriosa de la pintura flamenca. En ella, además, refleja la vida que llevaba el clero en la Edad Media, llena de lujos y corrupción; también, la vida del vulgo llena de ridículos y extravagancias. Ruijters resalta lo grotesco con grandes figuras de caras desfiguradas pero reconocibles evocando un mundo “bosquiano” en su totalidad, crea una novela gráfica cargada de una atmósfera de tormento que puede ir ligada perfectamente a la figura del pintor del medievo. Con la utilización de colores rojizos muy luminosos que transmiten una sensación de calor, se constata así un gusto por los incendios que se aprecia en algunas de las obras de El Bosco, y de forma obligada en las que tratan temas de demonios y del Infierno que visten a los personajes, a los animales híbridos y a las criaturas perturbadoras, fiel reflejo de parte de la obra de El Bosco. El relato se estructura de forma brillante y ordenada a través de varias obras que realizó el pintor como La coronación de espinas, El jardín de las delicias, El carro de heno, El prestidigitador o el Tríptico de las Tentaciones de Sana Antonio. Siendo estas partes del fiel reflejo de una sociedad devastadora e inculta en la época medieval.

Una biografía no oficial que se retrata no solo al pintor sino también a su familia en la que todos eran pintores. Ruijters inventa algunos de los eventos que aparecen en la historia pero que al final, todos los detalles de la historia se refieren a las cosas que pintó El Bosco. Ilustra cómo pintaba en su día a día, quiénes le compraban sus pinturas, cómo se inspiraba. Consigue así reflejar con sus dibujos y con este relato excepcional los miedos y ansiedades de la sociedad en la que vivía El Bosco, los cuales probablemente también pudieran haber sido los suyos. Un espíritu singular que se movía en una sociedad medieval muy clasista, rígida y sobre todo muy cruel.

“El Bosco” // Marcel Ruijters // Rey Naranjo Editores // Traducción: María Rossich // 2016 // 19,90 euros

novela-el-bosco

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2016

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»