Caslon y Baskerville, unos tipos elegantes

Caslon y Baskerville, unos tipos elegantes

Publicado por el Aug 12, 2015

Compartir

Durante más de dos siglos y medio después de la invención del tipo móvil, Inglaterra buscó en el continente europeo el liderazgo en tipografía y diseño. Las ideas sobre tipografía y diseño cruzaron el canal de la Mancha, procedentes de Holanda, hasta que surgió un genio nativo en la persona de William Caslon (1692-1766). Después de trabajar como aprendiz de un grabador londinense de cerrojos y cañones de fusil, el joven Caslon abrió su propio taller. El impresor William Bowyer le alentó para que se dedicara al diseño y la fundición de tipos y así lo hizo en 1720, con un éxito casi inmediato. Su primer encargo fue una tipografía árabiga para la Sociedad para la Promoción del Conocimiento Cristiano, al que siguió, casi enseguida, el primer cuerpo tipográfico de la Caslon Old Style con itálica en 1722. Durante los 60 años siguientes, prácticamente todo lo que se imprimia en inglés utilizaba las tipografías Caslon y estos tipos siguieron al colonialismo inglés por todo el mundo. El impresos Benjamin Franklin introdujo la Caslon en las colonias estadounidenses, donde se usó muchísimo; hasta fue la letra oficial con que un impresor de Baltimore imprimió la Declaración de Independencia.

Muestras de romanas e itálicas Caslon, 1734. Por su practicidad y su sencillez, los diseños de Caslon llegaron a ser el estilo romano preponderante en todo el imperio británico hasta bien entrado el siglo XIX.

Muestras de romanas e itálicas Caslon, 1734. Por su practicidad y su sencillez, los diseños de Caslon llegaron a ser el estilo romano preponderante en todo el imperio británico hasta bien entrado el siglo XIX.

Los diseños tipográficos de Caslon no eran particularmente elegantes ni innovadores, pero debían su tremenda popularidad y su atractivo a su extraordinaria legibilidad y su textura plana, que los volvía “cómodos” y “agradables a la vista”. Comenzando con los tipos holandeses de su época, Caslon incrementó el contraste entre los trazos gruesos y los finos, haciendo aquellos ligeramente más pesados. Esto era justamente lo contrario de lo que estaba de moda en el continente europeo, donde se tendía a la textura más ligera de la Romain du Roi. Las tipografías de Caslon muestran variedad en su diseño, lo que les proporciona una textura irregular y rítmica que aumenta su interés y su atractivo visual.

Caslon trabajaba según una tradición del diseño tipográfico romano antiguo que había comenzado más de 200 años antes, durante el Renacimiento italiano; reforzó aquella tradición John Basquerville (1706-1775), un innovador que rompió las normas más imperantes del diseño y la impresión en 56 ediciones producidas en su imprenta de Birmingham.

Basquerville intervenía en todas las facetas del proceso de fabricación de libros: diseñaba, moldeaba y componía tipos, mejoró la imprenta, concebía y encargaba papeles nuevos y diseñaba y publicaba los libros que imprimía. En Birmingham se estableció como maestro de escritura y lapidario. Después de pasar por varios oficios a los 44 años volvió a sus admiradas letras, el arte de las letras, y comenzó a experimentar con la impresión.

Baskerville redujo el diseño a formas de letras dispuestas y espaciadas simétricamente y redujo el contenido al autor, el título, el editor, la fecha y la ciudad de publicación, con lo cual consiguió economía, sencillez y elegancia.

Baskerville redujo el diseño a formas de letras dispuestas y espaciadas simétricamente y redujo el contenido de portada, con lo cual consiguió economía, sencillez y elegancia.

Los diseños de tipografías de Baskerville, representan el apogeo del estilo de transición y salvan las distancias entre el diseño antiguo y el moderno. Sus letras poseían una elegancia y ligereza. Sus tipos son más anchos, aumenta el contraste entre los trazos gruesos y finos y cambia la colocación de la parte más gruesa de la letra. El tratamiento de los remates es nuevo: fluyen suavemente desde los trazos principales y terminan como puntas refinadas. En su tipografías itálicas se nota claramente la influencia de la escritura manuscrita original.

Como diseñador de libros en una época de portadas e ilustraciones grabadas complejas, Baskerville optó por el libro puramente tipográfico. Con sus alfabetos empleaba márgenes anchos y utilizaba con generosidad el espacio entre las letras y las líneas. Para mantener la pureza elegante del diseño tipográfico, descartaba un porcentaje elevado de cada tirada y fundía y volvía a moldear sus tipos después de cada impresión.

El orden majestuoso del diseño de página de Baskerville se debe a la armonía de los elementos y a los intervalos espaciales que los separan.

El orden majestuoso del diseño de página de Baskerville se debe a la armonía de los elementos y a los intervalos espaciales que los separan.

Todos los papeles fabricados a mano tienen una superficie tosca y, cuando se humedece antes de imprimir en una prensa manual, el papel se vuelve más tosco. Como Baskerville quería una impresión elegante, hacía prensar en caliente el papel después de imprimirlo, para obtener una superficie lisa y refinada. Consciente del mercado potencial de un papel de carta liso como un espejo, aplicó su proceso para desarrollar un negocio regular de artículos de papelería a través de libreros. Baskerville logró materializar con sus innovaciones, libros extraordinarios en cuanto a contraste, sencillez y refinamiento. Algunos de sus críticos sostenían que leer la tipografía de Baskerville les hacía daño a la vista, por la nitidez y el contraste. Está clasificada como un tipo de transición entre el estilo antiguo de la Caslon y los estilos más modernos de Bodoni y Didot.

Baskerville publicó 56 libros, el más ambicioso de los cuales fue una Biblia en folio en 1763. Aunque despertó indiferencia y hasta hostilidad en las islas británicas, el diseño de sus tipos y sus libros llegaron a ser influencias importantes en el continente europeo y el italiano Giambattista Bodoni (1740-1813) y la familia Didot, en París, se entusiasmaron con su trabajo.

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2015

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»