Gibraltar, luces de otras épocas, entre leyendas y sonidos de propias geografías.

Gibraltar, luces de otras épocas, entre leyendas y sonidos de propias geografías.

Publicado por el Oct 5, 2013

Compartir

Punto de encuentro entre culturas e imperios, zona de tránsito, entre el Mare Nostrum, que acunó la civilización grecolatina, y la inmensidad de un Mar Tenebroso, poblado de pesadillas y abismos insondables, para navegantes egeos y fenicios. Final de travesías de quebradizos barcos, que ponían proa a la gran montaña caliza que fue llamada Calpe y siglos después, Gibraltar.

Roca de Gibraltar, 1810

Roca de Gibraltar, 1810

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Porque los miedos paralizan, y así ocurría con antiguos navegantes que de tránsito por el estrecho, imaginaban lo desconocido del otro lado de aquella roca, el respeto a la naturaleza les indicaba precaución, ante un infinito mar azul que podía enfurecer.

Con capacidad de ensueño surgieron mitos y leyendas entrelazadas, las mentes pensantes de época clásica parecían intuir las actividades geológicas de formación del estrecho y sus consecuencias, acontecidas  millones de años atrás.

Durante el jurásico, distintas placas tectónicas, se encuentran y este choque, eleva la cordillera Bética de la cual forma parte el Peñón de Gibraltar (que significa ‘monte de Táriq’), alcanzando los 426mts. de altura, que aún se mantenía unido a las actuales tierras africanas, en un escenario muy diferente al actual.

Un monumento natural de formación de piedra caliza, que posee bellas galerías subterráneas talladas por la erosión de filtraciones de agua de lluvia durante miles de años. Allí se refugiaban hombres primitivos.

El Mediterráneo, al final  del mioceno, debido a una crisis salina va evaporándose hasta quedar muy por debajo del nivel del mar, posteriormente el Atlántico se abrió paso a través del estrecho produciéndose la mayor inundación que se tiene conocimiento de la historia de la tierra, un proceso geológico de hace 5,3 millones de años. Se supone que en el lapso de dos años concluiría la formación del Mare Nostrum.

Un estrecho y un portal de millones de años, nos quedaría perfectamente preparados para ser futuros escenarios, espectadores y actores de, imagínense cuánta…infinita historia de amaneceres de la humanidad. Un paso  al mas allá.

Aún así, la naturaleza no pretende ser poseída, solo respetada. Ofrece propias geologías e inspira entre mares, costas y horizontes: mitos, leyendas y sobre todo conocimientos. La historia de los hombres es quien pinta los diversos tintes del paisaje.

Louis Boudan, 1704.Taking of Gibraltar

Louis Boudan, 1704.Taking of Gibraltar. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este “círculo del estrecho” con  propia personalidad, las antiguas civilizaciones se dispersaban en importantes ciudades. Dentro de su órbita desarrollaron sus relaciones internas y esta dinámica respondía a la explotación de sus recursos agrícolas  y marinos acrecentando otras actividades comerciales en relación.

Precisamente los límites de aquella influencia económica, eran el área del estrecho y en un extremo, el peñón de Gibraltar.

Una de las leyendas de origen fenicio, las columnas de Hércules, señalaba con el Peñón (una de las columnas) el límite del mundo conocido, la última frontera para los antiguos navegantes del Mediterráneo. En época romana se le nombraba Mons Calpe y el otro pilar era el Mons Abyla, del lado africano del estrecho.

“Hércules se empeñó en separar con sus propios brazos ambos continentes formando así el estrecho”. Bajo el lema “Non Terrae Plus Ultra” se asignaba el confín  del continente.

“Más allá de aquí no hay nada, no existe paso para aquellos que se introduzcan en el Océano desde el Mediterráneo. Ningún barco puede adentrarse en el océano, donde existen tierras en las que no vive nadie y son la morada de animales salvajes. Dónde empieza y dónde acaba es algo incierto. Es el Mar de Shadmus, el Mar Verde, el Océano Circundante”.       

Pilares de Hércules,Tábula Peutingeriana, S IV.

Pilares de Hércules,Tábula Peutingeriana, S IV.

Esta leyenda que regía en aquellas  diversas culturas del círculo del estrecho, expresan con claridad la naturaleza humana de paralizarse ante lo desconocido, pero también podemos interpretar un paralelismo con el proceso geológico de formación, dónde pareciera intuirse la apertura hacia el Atlántico.

Otro apasionante mito clásico que nos brinda el área de Gibraltar es la de una isla situada en mitad del Estrecho. Con el fin del período glaciar el mar subió aceleradamente y la isla Espartel, quedaría poco a poco bajo el agua. Fuertes terremotos y posteriores maremotos acabarían con ella quedando sumergida. Platón habría conocido la historia de esta isla e inspirado, para crear el mito que ha llegado a nosotros como la “Atlántida”.

“En el espacio de un solo día y una noche terribles, todo vuestro ejército fue devorado por la tierra de un solo golpe, e igualmente la isla Atlántica desapareció sepultada por las aguas”

Este mito nos puede retraer, a la idea de la superficie sumergida del estrecho, geológicamente  estos sedimentos fueron formados a consecuencia del ingreso del océano al ocupar  el espacio del Mediterráneo, que había quedado por debajo del nivel del mar.

Así como también el siguiente mito clásico,  inspira sorprendentes  intuiciones.

El camino de Alejandro Magno en Tarifa: El geógrafo árabe Al-Idrisi, en el siglo XII, mencionó los restos de un supuesto camino empedrado, a los que los árabes llamaban “arrecifes”, mandado hacer por el rey griego Alejandro Magno para unir en el estrecho el continente europeo con el africano. De acuerdo con el geógrafo ceutí, la obra del soberano griego había sido muy ambiciosa e incluyó la apertura posterior del propio canal del estrecho de Gibraltar. Las aguas habrían irrumpido, provocando la desaparición de las ciudades costeras y la muerte de sus habitantes. Alejandro: “El camino empedrado de la parte de Al-Andalus se ve claramente cuando el mar está claro en el lugar llamado As-Safiha. Se extiende en línea recta y Rabi lo ha medido. Nosotros lo hemos visto con nuestros propios ojos y hemos seguido a lo largo del estrecho esta construcción a la que la gente de las dos islas (Algeciras y Tarifa) llaman “El Puente” (“al-Qantar”). Y el centro de esta construcción coincide con el lugar en el que está la Roca del Ciervo sobre el mar”.

Mapa del Estrecho de Gibraltar por Lucas Jansz Waghenaer en 1592.

Siempre esta región ha cautivado mentes creadoras de cuentos y leyendas. Y también Julio Verne en 1887 imaginó su “Gil Braltar capturados por los simios. Una historia corta de escribir”.

Para España se transforma en un portal, una llamada de destinos como voces de sirenas anunciando un porvenir, entre rojos y amarillos amaneceres, más allá de tempestades y tinieblas.Vencería el océano tan azul que será por ello que el azul…es el color de la voluntad.

Carte nouvelle de LIsle de Cadix,1730.

Carte nouvelle de LIsle de Cadix,1730.

 

Mapa antiguo de Gibraltar y bahía de Algeciras .

Mapa antiguo de Gibraltar y bahía de Algeciras .

Entre mapas, mitos y leyendas  Gibraltar sorprende, proyecta pensamientos en la memoria y evoluciona al compás de las naciones.Columnas y lema Plus Ultra, Sevilla.

 

El estrecho, tránsito y cuna de culturas, simbologías y lemas que quedarán atrapados en futuros escudos, banderas  monedas y emblemas…mas allá,  hasta la posteridad.

Compartir

ABC.es

Espejo de navegantes © DIARIO ABC, S.L. 2013

Si te apasiona la historia de la navegación, los naufragios históricos, la Carrera de Indias, los corsarios y las batallas navales, este es tu sitio. La historia sumergida te la cuentan quienes bien la conocen Más sobre «Espejo de navegantes»

Twitter
Entradas anteriores
Calendario
octubre 2013
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031