Los arqueólogos se indignan con la ONCE por su último anuncio

Los arqueólogos se indignan con la ONCE por su último anuncio

Publicado por el jul 11, 2013

Compartir

 

Los arqueólogos se han indignado con la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) por su campaña anual para el sorteo de verano. Como cada año, la ONCE ha volcado todo su potencial publicitario en un sorteo extraordinario, pero esta vez, el anuncio elegido ha indignado a la comunidad científica arqueológica, porque, en su opinión, hace apología de la caza de tesoros. En el spot se muestra como modelo de tesón el éxito del buscador de tesoros (hipotético) que protagoniza el anuncio. Desde la ONCE nos cuentan que lamentan que los arqueólogos se hayan sentido molestos pero que ellos solo querían utilizar a este personaje como metáfora de perseguir un sueño y del esfuerzo que se desarrolla y la suerte que espera a quien persevera. Pero los arqueólogos no lo entienden así porque nuestra sociedad no ha dejado de sufrir expolios intolerables en su patrimonio naval desde hace décadas y España tuvo que enfrentarse, por ese motivo, a la compañía Odyssey Marine Exploration en los tribunales de EE.UU. tras el expolio de la fragata “Mercedes”. Y porque es una actividad ilegal.

El cazatesoros juntando su botín en un puerto "de anuncio"

El cazatesoros juntando su botín en un puerto “de anuncio”

Esa industria tan destructiva siempre ha tenido a España en el punto de mira y, sus empresas, tanto americanas como europeas, han terminado por borrar para siempre buena parte de nuestra historia para lucrarse. Algunos de los más prestigiosos arqueólogos españoles han lanzado ya una protesta colectiva  para solicitar a la ONCE la cancelación inmediata de las emisiones de este anuncio.

Xavier Nieto, director del Arqua, el museo español de referencia en arqueología subacuática, ya ha mostrado públicamente su rechazo a este spot y espera que sea cambiado con efecto inmediato. El arqueólogo señala que “En esta campaña  se incita, de forma totalmente explícita, a ir a la búsqueda de los “tesoros” submarinos”. Añade que “dadas las repercusiones negativas que esta campaña publicitaria tiene para la conservación del Patrimonio Cultural Subacuático” se siente legitimado para invitar a otros profesionales a que hagan llegar “urgentemente a la ONCE  la petición de que cese esta campaña de modo inmediato y de que eventualmente repare los daños”.

Desde el campo jurídico también se han producido ya protestas. Mariano Aznar, catedrático de la Universidad Jaume I de Castillón y miembro de la Comisión Científica del Plan Nacional de protección del patrimonio cultural subacuático, ha escrito a los responsables de la ONCE para mostrarles su estupor y recordarles que “en esta campaña  se incita, de forma totalmente explicita a ir a la búsqueda de los “tesoros” submarinos. Esta búsqueda, por si no lo saben, no sólo puede ser constitutiva de delito en el ordenamiento jurídico español sino que también va en contra de los esfuerzos que España, conjuntamente con la comunidad internacional a través, entre otros, de la UNESCO, lleva a cabo desde hace años en defensa del patrimonio cultural subacuático”.

 ÉTICA

Uno de los mayores conocedores de los problemas del patrimonio subacuático, el abogado José María Lancho, ha indicado también que lamenta este spot, “por venir de quien goza de una cesión pública del Estado en régimen exclusivo para actividades de juego y debería por tanto velar por que sus actividades sean siempre y sin excepción acordes con los valores que la sociedad ha decidido democráticamente encarnar. La defensa de un estudio apropiado y riguroso del patrimonio subacuático es uno de los valores que mejor ejemplifican el compromiso de la sociedad civil, tras el expolio de Odyssey y el resto de agresiones a nuestro patrimonio, que es también patrimonio de la humanidad y cuyo fin no puede ser la comercialización destructiva sino el conocimiento de la navegación que hizo posible la primera globalización en el mundo moderno”.

La ONCE está recibiendo innumerables correos de protesta de arqueólogos y ciudadanos sensibilizados con este problema, según nos confirman desde la entidad. Y está respondiendo a cada uno de ellos con el mismo sentido: los que aparecen en el anuncio “son mensajes y frases publicitarias que hablan de esfuerzo, de tesón, de sacrificio, de ilusión en la búsqueda de la felicidad…en este caso, con una metáfora entre la búsqueda del tesoro y la ilusión del cupón de la ONCE. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Lamentamos que algún profesional relacionado con la arqueología subacuática pueda apreciar en la campaña una crítica a su tarea o un llamamiento al expolio, nada más lejos de nuestra intención. Llevamos 75 años al lado de la ciudadanía tratando de hacer una sociedad más justa. Y nos sentimos también al lado de quienes trabajan para permitir al resto de los ciudadanos el disfrute del patrimonio. Sólo un ejemplo de nuestra colaboración: en los últimos dos años, 275 millones de cupones de la ONCE (en 55 días distintos) han incorporado imágenes del Patrimonio Mundial de la Unesco en España o del Patrimonio Inmaterial, menos conocido, precisamente para impulsar su disfrute y conocimiento. Y trabajamos en la accesibilidad de múltiples museos y espacios naturales”.

Los arqueólgoso temen que este anuncio impulse a muchos a destruir patrimonio en las costas españolas

Los arqueólgoso temen que este anuncio impulse a muchos a destruir patrimonio en las costas españolas

¡Quién lo duda! El papel de la ONCE en la accesibilidad e integración es muy meritorio. Y cabe además señalar que la ONCE hace gala de un compromiso ético desde su fundación. En su web podemos leer: “Entendemos que el comportamiento de nuestros directivos, mandos intermedios y responsables de gestión debe orientarse por los más altos criterios de ética personal, excelencia profesional y responsabilidad organizativa y, para canalizar ese compromiso, nos hemos dotado de instrumentos como el Comité de Ética y el Código Ético de directivos, mandos intermedios y responsables de gestión”. De ahí precisamente que algunos arqueólogos consultados por ABC se preguntan si este anuncio respeta esos criterios y si en esos comités llegarán a tratar este asunto con la premura debida, después de las protestas recibidas.

Además, la ONCE invita a sus trabajadores “a compartir estos principios de excelencia, en la seguridad de que los valores que fomenta una organización son esenciales para su legitimidad, así como para su eficiencia y para la satisfacción de las personas que en ella trabajan”.

En el anuncio se mira con envidia el éxito del "ladrón" de nuestra historia

En el anuncio se mira con envidia el éxito del “ladrón” de nuestra historia

Por eso los arqueólogos se muestran esperanzados en que la ONCE les escuche y siguen decididos a parar esta campaña porque consideran que hace mucho daño en proporción a su notoriedad. Veremos si la ONCE, entidad que reparte suerte y hace gala de un marcado carácter social, muestra la sensibilidad que le demandan en un campo en el que la suerte ha estado casi siempre en el campo de los cazatesoros, desgraciadamente.

LAS  7  DIFERENCIAS

Un arqueólogo nunca se identificaría a sí mismo como buscador  de tesoros, recuerdan los profesionales. Un arqueólgo quiere recuperar la historia y plantea la investigación de los restos de un naufragio como la apertura respetuosa de una cápsula de tiempo, la lectura de un libro que siglos bajo el mar han preservado, junto con los restos de quienes naufragaron y los objetos que se hundieron con ellos. El arqueólogo extrae una fotografía de la sociedad que iba embarcada en el pecio y recupera su relato para siempre lejos del olvido, mientras que el buscador de tesoros rompe las maderas y todo lo que sea necesario para extraer metales preciosos y objetos con precio en el mercado. Y los vende. Además la ley prohíbe en España claramente comerciar con cualquier tipo de patrimonio.

La pregunta definitiva es, según nos comentan los conocedores del tema:  ¿Sería distinta la valoración del anuncio si el buscador de tesoros actuase en tierra? Un tipo con detectores de metales en cualquier yacimiento ibérico o romano español acabaría inmediatamente en el cuartel de la Guardia Civil, imputado por un delito contra el patrimonio. Ahí no hay sueños ni esfuerzos que valgan. Tal vez esa sea también una metáfora relevante para este caso.

Compartir

ABC.es

Espejo de navegantes © DIARIO ABC, S.L. 2013

Si te apasiona la historia de la navegación, los naufragios históricos, la Carrera de Indias, los corsarios y las batallas navales, este es tu sitio. La historia sumergida te la cuentan quienes bien la conocen Más sobre «Espejo de navegantes»

Twitter
Entradas anteriores
Calendario
julio 2013
L M X J V S D
« jun   ago »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031