La televisión también (mal)educa

Publicado por el abr 7, 2015

Compartir

Hoy quiero abordar el tema de la televisión. Es algo que tenemos que solucionar urgentemente. No cabe ninguna duda de que una de las cosas que más preocupa a los padres de hoy es qué tipo de programas ven sus hijos en la televisión. Teniendo en cuenta las enormes dificultades que encuentran las familias para conciliar su vida familiar y laboral es lógica esta preocupación pues muchísimos niños pasan largas tardes solos en el hogar como se desprende del estudio “Encuesta de Infancia en España” de la Fundación SM.

Pero, ¿a qué dedican el tiempo los niños cuando están solos en casa? Según indican las encuestas fundamentalmente a navegar por internet, a ver la televisión y a hacer uso de sus teléfonos móviles lo cual es realmente preocupante.

Somos los padres los que tenemos que educar a nuestros hijos para que hagan un uso responsable de la televisión pues es lo único que está en nuestras manos y podemos controlar y no lo que irresponsablemente emiten algunas cadenas de televisión dentro del mal llamado “horario de protección infantil” ya que de protección tiene bien poco. Además, los responsables últimos del consumo que se hace de la televisión cada día somos las familias. Más abajo te ofrezco algunos consejos para que tus hijos hagan un buen uso de la televisión.

Hay que destacar que el hecho de que las familias tengamos esa gran responsabilidad no exime a las cadenas televisivas su grado de responsabilidad que tienen según el Código de Autorregulación sobre contenidos televisivos e infancia. El mal llamado horario protegido  es el que se encuentra en la franja de las 6:00 a las 22:00 horas y no se pueden emitir programas clasificados como “no recomendados para menores de 18 años” y existe también un horario reforzado que es el que está en la franja de las 8:00 a las 9:00 y de 17:00 a las 20:00 horas de lunes a viernes y de 9:00 a 12:00 horas los sábados, domingos y festivos de ámbito nacional donde no se pueden emitir programas clasificados como “no recomendados para menores de 13 años”.

Ahora bien, hemos de tener en cuenta que desde la aparición de la televisión digital hay una gran diversidad de canales que se dedican a emitir una programación destinada a los niños casi las 24 horas como Disney Channel, Clan, Boing, etc. Aunque ahí también hay mucho que comentar. La pregunta es: ¿está la televisión pensada para los niños? o mejor aún, ¿la mayoría de los programas que se emiten en la actualidad están pensados para un público infantil o adulto? Me vienen a la cabeza programas como Sálvame, Mujeres y Hombres y Viceversa, etc.

Tenemos que empezar a presionar a las cadenas de televisión para que vayan tomando conciencia del enorme protagonismo y responsabilidad educativa que poseen: son transmisores de valores (más bien contravalores), de hábitos, de modelos, de comportamientos sociales, etc. que están ofreciendo a nuestros niños y jóvenes. Quieran o no están educándolos aunque lo están haciendo enormemente mal pues dentro de ese “tramo protegido” están presentando:

  • Debates donde lo que prima es el insulto, la descalificación y las faltas de respeto continuadas.
  • Estereotipos de diversa clase, presentando a la mujer como reclamo sexual, el culto al cuerpo, etc.
  • Contenidos violentos donde no solo aparece violencia física sino también verbal y psicológica. Aquí incluiría algunos informativos que muestran contenidos violentos explícitos innecesarios. Es peligroso presentar la violencia como un modo sencillo de resolver los conflictos.
  • Muestran la sexualidad como algo banal y de una manera muy superficial.
  • Un uso del lenguaje desagradable y, en muchas ocasiones, inadecuado.

Este tema me parece bastante peligroso. Tenemos que demandar que las cadenas de televisión se interesen y preocupen por la educación de nuestros hijos de una manera real pues en ella está el futuro ( y el presente) de esta sociedad. No podemos permitir que sigan justificándose con la simpleza de que la televisión es una “mera contenedora de publicidad” y que ellos emiten lo que la audiencia reclama. A mí personalmente que la final de Gran Hermano VIP alcance esos máximos de audiencia me demuestra que la crisis que vivimos no es tan sólo económica…

Es momento de hacer llegar el mensaje a las cadenas de que queremos una televisión auténticamente educativa, que se preocupe por emitir programas para ser vistos y comentados en familia, que favorezcan el respeto, la cooperación, la amistad, el sentido del humor, que se preocupen por los buenos proyectos y las iniciativas interesantes que se están llevando a cabo cada día, que fomenten el gusto por la lectura, etc. En definitiva, una televisión que no nos haga nadar a contracorriente a padres y educadores. Que nos ayude a remar juntos facilitando y complementando nuestro trabajo y no que actúe como un Tsunami que nos viene de frente y nos arrolla. Para que esto llegue a ser así tenemos que “aliarnos” padres y docentes; familias y escuelas y pasar a la acción realizando llamamientos, denuncias, cartas al director, etc. alzando la voz y diciéndoles con firmeza que todo no vale.

Consejos para un buen uso de la televisión

  • Tenemos que evitar que el niño tenga televisión en su habitación. Ésta deberá estar en la sala principal de la casa donde nos permita el diálogo con nuestros hijos mientras la están viendo.
  • En la medida de lo posible, tenemos que acompañar a nuestros hijos mientras ven la televisión comentando aquellas imágenes o expresiones que no son apropiadas.
  • Tenemos que aprovechar y convertir la televisión en una herramienta educativa para el diálogo y el debate.
  • Determinar un horario que se ha de cumplir y revisar la programación seleccionando los programas adaptados a su edad.
  • No tenemos que utilizar la televisión como única forma de recompensa.
  • No tener la televisión todo el día encendida evitando que se convierta en el centro del hogar o el único lugar de encuentro en el espacio familiar.
  • Potenciar en nuestros hijos una actitud crítica que les ayude a adquirir una mayor autonomía.

En definitiva, tenemos que educar en cómo ver la televisión tanto desde la familia como desde la escuela pues si sabemos aprovecharla, tenemos una herramienta muy poderosa y útil a nuestro favor.

Recomiendo que veas la película “De mayor quiero ser soldado” (I want to be a soldier), un film de Christian Molina Es la historia de Alex, un niño de ocho años que recibe un regalo inesperado tras el nacimiento de sus hermanos gemelos: un televisor para su cuarto. Se siente destronado y sus padres han decidido compensarle con ese regalo. A partir de ese momento, Alex empezará a descubrir un mundo que le apasionará. Se sentirá fascinado por todo lo que emite el televisor, especialmente por la gran cantidad de violencia que aparece en las películas, noticiarios, retransmisiones deportivas, realitys…. Su amigo imaginario, John Cluster, un soldado americano que parece sacado de una película bélica, le enseñará que la violencia es la mejor arma para sobrevivir no solo en la guerra sino también en la vida cotidiana. El elemento catalizador de la historia será la creciente obsesión de Alex por la imágenes de guerra y destrucción.

Compartir

ABC.es

Escuela de padres con talento © DIARIO ABC, S.L. 2015

Este blog es un espacio de reflexión desde el que pretendo promover un cambio necesario para la educación del siglo XXI. En él abordaremos temas como la relación familia-escuela, Más sobre «Escuela de padres con talento»

Categorías