¿Nos preocupamos en exceso por nuestros hijos?

Publicado por el Nov 5, 2014

Compartir

Actualmente vivimos en una sociedad de padres preocupados (hiperpreocupados). Nunca hasta hoy habíamos tenido acceso a tanta información sobre cómo educar a nuestros hijos, lo cual nos debería facilitar la crianza de los mismos pero como podemos comprobar , nunca ha resultado tan difícil educarlos como en la actualidad.

Normalmente los padres que asisten a las sesiones de las diferentes Escuelas de Madres y Padres que imparto suelen ser padres preocupados pero sobre todo ocupados e implicados en la educación de sus hijos. Muchas veces necesitamos a alguien que nos ayude, nos oriente y nos diga en qué estamos fallando pero también qué es lo que estamos haciendo bien, es decir, si vamos en una buena dirección en nuestra acción educativa diaria…

Uno de los grandes problemas con los que nos encontramos es que “los expertos en educación” tienden a transmitir un mensaje negativo y casi siempre este mensaje se centra únicamente en qué es aquello que hacen mal los padres. Esto produce un sentimiento de angustia y culpabilidad en los mismos. Estamos obligados a cambiar el discurso. A mi siempre me gusta iniciar las Escuelas de Padres con un mensaje positivo y optimista que ayude a las familias a mejorar su autoestima educativa y elevar su confianza en sí mismas a la hora de educar. El mensaje que intento transmitir es el siguiente:

“Ante todo mucha tranquilidad. Muchos os habrán dicho que lo estáis haciendo mal y continuamente os darán consejos y orientaciones con las mejores de las intenciones. No os preocupéis porque lo estáis haciéndolo muy bien. Os equivocaréis, como todos, pero para eso estamos: para aprender y mejorar. Empezad a quitaros de encima ese sentimiento de culpabilidad que tenéis. A lo largo del presente curso os voy a ofrecer pautas y herramientas que os ayudarán a hacerlo cada vez mejor”.

 Normalmente los padres nos preocupamos por todo (sobre todo aquellos padres que son primerizos). Te invito a que entres a cualquier foro de embarazadas o madres recientes y compruebes cuáles son las preocupaciones más frecuentes: la temperatura del agua para bañarlos, el sueño del bebé, si lo cogemos en brazos o no, si tiene catarro, por qué es agresivo y así un largo etcétera.  A medida que los pequeños van creciendo las preocupaciones van en aumento y aparecen otros problemas bien distintos.

Como afirma el juez Calatayud “niños pequeños problemas pequeños, niños grandes problemas más grandes”. Es algo totalmente normal y habitual. De hecho en un estudio estadounidense del año 2003 se destaca que el 65% de los padres recientes están obsesionados por que le pueda suceder algo malo a su bebé.

¿Por qué tanta preocupación y miedo?

Como vemos es algo totalmente normal y habitual. Existen numerosos estudios que intentan dar una explicación al respecto. Me gustaría presentarte algunos de ellos:

  •  Estudio publicado en Neuroscience & Biobehaviuoral Review (2011) en el que se destaca que la reacción de miedo después de haber tenido un hijo podría ser un vestigio evolutivo de nuestro pasado cuando el embarazo y la primera infancia eran muy peligrosos: infecciones, agresiones, accidentes, etc. con una alta tasa de mortalidad.
  • Otro estudio destaca que el cerebro y las hormonas cambian durante la crianza de los hijos para que estemos alerta y protejamos a nuestros hijos.
  • Cierto nivel de preocupación puede ser el modo en que la naturaleza te prepara para la maternidad.

El objetivo del presente artículo es mostrarte que la preocupación que tenemos es algo normal pero que la misma no se puede convertir en algo desmesurado ya que es contraproducente porque muchas veces este exceso de preocupación o “hiperpreocupación” puede dar lugar a que sobreprotejamos a nuestros hijos y dar paso también a una autoculpabilización: “lo estoy haciendo muy mal”. Por tanto, proteger y preocuparnos sí pero sobreproteger no. 

¿Qué podemos hacer?

Es momento de que empecemos a “trabajarnos a nosotros mismos” y nos dejemos de preocupaciones y anticipación (ya lo dice la propia palabra: pre-ocuparse) de problemas que jamás se nos van a presentar si queremos que nuestros hijos crezcan y se desarrollen con naturalidad para convertirse en personas felices y responsables. Mi consejo principal: actua con naturalidad.

No busquemos recetas mágicas y rápidas para educar pues no existen. La educación precisa de paciencia, constancia y compromiso. Estas son algunas de mis recomendaciones para eliminar nuestras preocupaciones extra:

  • Lee buenos libros y revistas sobre educación que te ayuden a estar al día e informado. Contrasta opiniones y pon en práctica aquello que te resulte útil.
  •  Consulta a otros amigos que ya son padres y madres para compartir con ellos tus inquietudes, temores y opiniones.
  • Participa en foros de opinión y debate por la red. Te ayudará a conocer la realidad de otras familias y a darte cuenta que tus problemas no son únicos y exclusivos.
  • Consulta páginas web y blogs interesantes sobre educación y crianza.
  • Escucha programas de radio y visualiza programas de televisión sobre educación y crianza.
  • Asiste a charlas, cursos, jornadas o Escuelas de Madres y Padres.

No olvides que educar es un proceso que no termina nunca. Por tanto, intenta disfrutar y aprender cada día de tu hijo a medida que va creciendo pues la educación siempre se da en dos direcciones. Educa desde los primeros días, desde los primeros años. Además no olvides jamás que cada hijo es único e irrepetible y por tanto no puedes tratar a todos por igual: lo que es válido para uno quizás para el otro no te sirva.

No concentres tus esfuerzos en algunas etapas educativas ya que no hay una más importante que otra: todas son importantes. Educar no debe convertirse en un proceso angustioso sino en una oportunidad de disfrutar con nuestros hijos.

No hay tiempo que perder, nuestros hijos nos necesitan y nosotros somos sus referentes. ¿Qué ocurrirá si sus referentes estamos llenos de dudas y temores?

 ¿Cuál es tu opinión?, ¿crees que nos preocupamos en exceso?, ¿cuáles son tus preocupaciones más habituales en la educación de tus hijos?, ¿de qué forma das solución a estas preocupaciones?

 

Compartir

ABC.es

Escuela de padres con talento © DIARIO ABC, S.L. 2014

Este blog es un espacio de reflexión desde el que pretendo promover un cambio necesario para la educación del siglo XXI. En él abordaremos temas como la relación familia-escuela, Más sobre «Escuela de padres con talento»

Categorías