Educar, una mirada poética

Publicado por el Oct 23, 2014

Compartir

Como ya sabes me apasiona todo lo que tenga que ver con la educación. Además, siempre me gusta ver las cosas desde infinidad de puntos de vista (pero siempre con optimismo). Por este motivo esta semana estoy recopilando poemas que se han publicado y que tienen que ver con la educación y la escuela. Este post pretende ser un homenaje poético a “lo que pasa en la escuela”. Como afirma José Antonio Marina “antes que un lugar para adquirir conocimientos, la escuela es una breve selva emocional. Risas, juegos, amistades, rivalidades, miedos, éxitos, fracasos, aburrimiento. Es un mundo en miniatura. Todo se concentra en esas cuatro paredes”.

Me gustaría compartir contigo estas reflexiones que destacan la importancia y el valor de educar desde una mirada poética.

Para empezar, un bello poema de Antonio Machado, por todos conocido:

 

RECUERDO INFANTIL

Una tarde parda y fría

de invierno. Los colegiales

estudian. Monotonía

de lluvia tras los cristales.

 

Es la clase. En un cartel

se representa a Caín

fugitivo, y muerto Abel,

junto a una mancha carmín.

 

Con timbre sonoro y hueco

truena el maestro, un anciano

mal vestido, enjuto y seco,

que lleva un libro en la mano.

 

Y todo un coro infantil

va cantando la lección:

mil veces ciento, cien mil,

mil veces mil, un millón.

 

Una tarde parda y fría

de Invierno. Los colegiales

estudian. Monotonía

de la lluvia en los cristales.

 

Así recuerda Rafael Alberti sus días en la escuela:

 

Por jazmines caídos recientes y corolas

De dondiegos de noche vencidas por el día,

Me escapo esta mañana inaugural de octubre

Hacia los lejanísimos años de mi colegio.

¿Quién eres tú, pequeña sombra que proyectas

el contorno de un niño casi a la madrugada? (…)

 

Las horas prisioneras en un duro pupitre

Lo amarran como un pobre remero castigado

Que entre las paralelas rejas de los renglones

Mira su barca y llora por asirse del aire.

Esas cosas me trajo la mañana de octubre,

Entre rojos dondiegos de corolas vencidas

Y jazmines caídos.

 

Para finalizar me gustaría compartir un bellísimo poema de Gabriel Celaya, un canto a la educación:

 

EDUCAR

Educar es lo mismo

que poner motor a una barca…

hay que medir, pesar, equilibrar…

… y poner todo en marcha.

Para eso,

uno tiene que llevar en el alma

un poco de marino…

un poco de pirata…

un poco de poeta…

y un kilo y medio de paciencia

concentrada.

 

Pero es consolador soñar

mientras uno trabaja,

que ese barco, ese niño

irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío

llevará nuestra carga de palabras

hacia puertos distantes,

hacia islas lejanas.

 

Soñar que cuando un día

esté durmiendo nuestra propia barca,

en barcos nuevos seguirá

nuestra bandera

enarbolada.

 

Y tú, ¿conoces poemas que tengan que ver con la educación y la escuela? Puedes compartirlos conmigo y crearemos una gran selección. Muchas gracias de antemano.

Compartir

ABC.es

Escuela de padres con talento © DIARIO ABC, S.L. 2014

Este blog es un espacio de reflexión desde el que pretendo promover un cambio necesario para la educación del siglo XXI. En él abordaremos temas como la relación familia-escuela, Más sobre «Escuela de padres con talento»

Categorías