Deberes educativos de la sociedad

Publicado por el May 1, 2014

Compartir

Para poder alcanzar un verdadero compromiso educativo de la sociedad es necesario que todos y cada uno de nosotros trabajemos para poder conseguirlo remando en la misma dirección y sentido. Para ello es necesario que conozcamos cuáles son nuestros deberes educativos.

En mi libro “Familia y Escuela. Escuela y Familia” inicié un esbozo de una serie de deberes educativos para las familias, los docentes, la administración educativa, los políticos y los medios de comunicación. Si conseguimos que cada uno de estos sectores cumpla consus deberes podremos alcanzar el tan necesario compromiso educativo de la sociedad.

Todos tenemos que aportar soluciones: padres, madres, docentes, medios de comunicación, etc. Únicamente pondremos en funcionamiento este “motor de cambio educativo” trabajando en equipos, tejiendo redes y estableciendo alianzas. Con la fuerza de la unión provocaremos un cambio positivo en la educación. No podemos quedarnos quietos esperar de manera ingenua a que los gobiernos resuelvan el problema educativo porque hasta la fecha, hemos dejado esta toma de decisiones en manos de los políticos y la situación lejos de mejorar no ha hecho más que empeorar. Como afirma mi buen amigo José Antonio Marina “Para educar a un niño, hace falta la tribu entera”.

Este es el listado de los deberes educativos que propongo a padres, docentes, a la administración educativa, a los políticos y a los medios de comunicación para que nos ayuden a emprender una mejora de la educación:

A LOS PADRES

•  Que eduquen a sus hijos sin miedo y que se atrevan a ejercer de padres.

• Que establezcan límites y normas en las pautas de comportamiento evitando caer en el reiterado miedo a que se traumaticen, que tanto daño está haciendo a los padres de hoy en día.

•  Que lleven a cabo una auténtica pedagogía de los deberes asociando adecuadamente la noción de derecho junto con la de deber y obligación.

•  Que trabajen de manera conjunta en colaboración con el profesorado para conseguir tal fin.

A LOS POLÍTICOS

 • Que dejen de usar la educación como arma electoral arrojadiza y se planteen de qué manera pueden colaborar para mejorarla.

•  Que lleven a cabo políticas preocupadas en la mejora de la educación resaltando el valor del profesorado y la labor que realizan.

• Que se preocupen por invertir en educación pues la financiación es necesaria para cubrir todas las necesidades educativas. Se ha de incrementar el PIB que España destina a la educación, que está por debajo del 16% (media de los países más avanzados de la Unión Europea). Que no recorten en educación.

• Evitar al máximo una continua reforma del sistema educativo que no soluciona los problemas existentes pues actuar de esta forma es  poner un parche pero el problema sigue estando ahí. No puede ser que nuestro país en los últimos 40 años haya conocido 7 leyes educativas, desde la Ley General de Educación de 1970, a la actualmente en vigor la Ley Orgánica de Educación de 2006. Así no vamos a ningún sitio. El problema fundamental es que los políticos tienen una visión “cortoplacista” del asunto pero la educación es un trabajo lento donde los resultados se obtienen a muy largo plazo.

• Que se preocupen por alcanzar un verdadero pacto educativo que beneficie a todos.

• Que obliguen a las cadenas de televisión a cumplir con el horario de  protección infantil que en la teoría es muy bonito pero que en la práctica real es inexistente.

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

 • Que fomenten la responsabilidad social de los medios de comunicación.

• Obligarles a que no sean simples contenedores de publicidad sino que eduquen de la mejor manera posible a través de su programación.

• Que cumplan con el horario de protección infantil y dejen de emitir programas  basura en dichos horarios o, por lo menos, que procuren no maleducar.

• Que establezcan herramientas que sirvan de ayuda a la educación.

• Que se preocupen por transmitir la importancia de velar por la educación de los niños y niñas a los futuros profesionales de la comunicación en su etapa de formación.

• Que elaboren una programación auténticamente educativa con la intención de formar y educar en valores (buenos valores).

• Que se preocupen por la educación de manera permanente y no solo cuando aparezca algún conflicto puntual en un centro educativo (bullying, agresiones, etc.) transmitiendo un mensaje pesimista y desvirtuado  de lo que es nuestra juventud. Es lamentable que una escuela que lleva adelante proyectos interesantes no sea noticia pero una escuela donde surge algún tipo de comportamiento negativo y que se sale de lo normal sí que es noticia y además con excesivo eco social.

Afirma M. Ángel Santos Guerra que «a menudo no se producen noticias sobre el funcionamiento de la educación. No es porque no interese sino porque no se está saliendo de los cánones marcados. Basta ver el revuelo y el escándalo que despierta algún comportamiento anómalo, algún fenómeno que ponga en solfa el sistema de valores imperante».

La escuela es una institución que está en el punto de mira de la sociedad y este es un claro ejemplo de ello.

A LA ADMINISTRACIÓN EDUCATIVA

• Que trabajen para conseguir los mecanismos necesarios para abordar los conflictos en los centros educativos.

• Que los programas elaborados para tal fin sean realistas y no meros “proyectos de despacho” alejados de la trinchera educativa.

• Que se trabaje por mejorar la educación evitando la excesiva burocracia que se lleva a cabo en los centros haciendo que se pierda un tiempo valioso en papeleos innecesarios.

 AL PROFESORADO

 • Que tomen conciencia de grupo y aprendan a trabajar como tal.

• Que se evite al máximo la excesiva politización de los sindicatos pues todos tendrían que remar en la misma dirección y sentido. Es vergonzoso que haya demandas judiciales interpuestas entre los propios sindicatos que, en teoría, defienden los intereses comunes del profesorado. A esta lamentable situación no se debería llegar jamás.

• Que se trabaje de manera prioritaria con los alumnos una pedagogía de los deberes asociando debidamente derechos y deberes.

• Que colaboren estrechamente con las familias para conseguir tal fin.

Estas son mis humildes aportaciones. El listado se queda corto y podemos seguir ampliándolo. ¿Me ayudas a continuar el listado con las tuyas?, ¿qué deberes propondrías tú? Muchas gracias de antemano…

 ¿Te ha gustado el artículo? Por favor, ayúdame compartiéndolo con tus amigos en Facebook y Twitter. Mil gracias por tu tiempo.

Compartir

ABC.es

Escuela de padres con talento © DIARIO ABC, S.L. 2014

Este blog es un espacio de reflexión desde el que pretendo promover un cambio necesario para la educación del siglo XXI. En él abordaremos temas como la relación familia-escuela, Más sobre «Escuela de padres con talento»

Categorías