Vivir a la mediterránea

Publicado por el sep 10, 2014

Compartir

La dieta mediterránea es más un estilo de vida que una dieta en sí. Este estilo de vida viene caracterizado fundamentalmente por la práctica habitual de ejercicio físico al aire libre propiciado por el clima benigno de los países mediterráneos y el seguimiento de una alimentación equilibrada y variada. Esta dieta se basa, básicamente, en un aporte diario de frutas, verduras y cereales.

El aceite de oliva, rico en ácido oleico, aportará las grasas necesarias y las proteínas provendrán de pescados, carnes blancas, legumbres y productos lácteos desnatados, consumidos todos de manera moderada. No hay que olvidar la ingesta diaria de agua, necesaria para mantener un buen estado de hidratación.

A pesar de los beneficios para la salud de este estilo de vida, el encarecimiento en los últimos años de algunos componentes de la dieta ha disminuido su seguimiento en nuestro entorno (frutas, verduras, pescados, etc.). Aunque sea justo reclamarlo, no deberíamos esperar un abaratamiento generalizado de estos alimentos para comer de forma saludable. Esta situación nos exige ser más proactivos:

  • Buscar ofertas.
  • Planificar bien la compra y el menú semanal. Evitar comprar cosas innecesarias.
  • Controlar muy bien las fechas de caducidad. La nevera no puede ser un almacén de comida sin control. Conservar los alimentos de la manera adecuada.
  • Estar informados sobre los productos de temporada, ya que suelen ser más baratos.
  • Investigar nuevas recetas y técnicas culinarias. Por ejemplo, los platos con legumbres, arroz o pasta (en frío o caliente) pueden ser baratos a la vez que saludables.

En lo referente a la actividad física no es imprescindible realizar el último ejercicio de moda o llenar la casa  de sofisticados aparatos de gimnasia para moverse un poco más y gozar de un mejor estado físico. Los pequeños aumentos de la actividad diaria son muy beneficiosos para su salud:

  • Utilizar menos el coche y caminar más para realizar compras o gestiones; si se utiliza transporte público, bajarse una parada antes; aparcar el coche ligeramente alejado del punto de destino y realizar el resto del trayecto caminando.
  • Tareas domésticas (limpiar, planchar, reparaciones y bricolaje); limpieza y cuidado del coche; trabajos de jardinería.
  • Realizar algunas gestiones personalmente sin recurrir al teléfono o al correo electrónico; utilizar teléfonos inalámbricos con auriculares para caminar mientras hablamos.
  •  Subir pequeños tramos de escaleras (1-2 pisos) evitando el ascensor (si no tiene problemas médicos que lo contraindiquen).

Compartir

ABC.es

Endocrinología y nutrición © DIARIO ABC, S.L. 2014

Se ocupará de la patología endocrina, de la síntesis, secreción y metabolismo hormonal y de la patología nutricional.Más sobre «Endocrinología y nutrición»

Categorías
Etiquetas
septiembre 2014
L M X J V S D
« jul    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930