Cuida bien la dieta pero, ¿la báscula le decepciona?

Publicado por el jul 28, 2014

Compartir

Aunque la medicina no son matemáticas, podemos aplicarlas con cierto éxito. Si una persona con sobrepeso tiene un gasto energético de, por ejemplo, 2500 kcal/día y sigue una dieta equilibrada de 2000 kcal/día, estará realizando un balance energético negativo de 500 kcal/día. Si cada kg de grasa contiene unas 7500 kcal., en unos 15 días perderá 1 kg de grasa y al cabo de 1 mes habrá perdido 2 kg. ¿Qué puede estar pasando si esto no ocurre?.

  1. La báscula en la que se pesa está deteriorada o mal calibrada. Compruébelo pesándose en una báscula de confianza.
  2. Está realizando alguna ingesta calórica inadvertida. Repase si los productos light que toma no lo son completamente. Tenga en cuenta que, por ejemplo, una cucharada de aceite (90 kcal) al día supone unas 2700 kcal al cabo de 1 mes.
  3. La dieta que está siguiendo no está bien calibrada. Cree que sigue una dieta de 2000 kcal, pero realmente contiene más. Es un problema de elaboración de la dieta por parte del profesional que se la ha aconsejado.
  4. No está pesando correctamente los alimentos o su báscula de cocina está mal calibrada. Repase si los pesos indicados en la dieta se refieren a alimentos en crudo o ya cocinados. Para comprobar que su báscula está bien calibrada puede pesar en ella productos que haya pesado antes en otra báscula (una pieza de fruta, etc.)
  5. Al haber incrementado su actividad física, aunque pierde grasa está ganando simultáneamente masa muscular. Es una circunstancia muy frecuente. Si la pérdida de grasa y la ganancia de músculo son considerables, la persona puede notar una disminución de su volumen corporal (la ropa le quedará más holgada) aunque no pierda peso.
  6. A la hora de calcular su gasto energético total se ha sobrestimado su actividad física. Es necesario volver a realizar una valoración correcta de la actividad física que realiza diariamente. En algunos casos, puede recurrirse a técnicas como la acelerometría, aunque en la práctica clínica cotidiana no hay un método que ofrezca unos resultados exactos.
  7. Hipotiroidismo no tratado. Con la disminución del gasto energético que conlleva y la tendencia a la retención de líquidos dificulta la pérdida de peso. Esto no ocurre si está bien tratado y la analítica tiroidea se encuentra dentro de la normalidad, es decir, el antecedente de hipotiroidismo no conlleva necesariamente una tendencia a la ganancia de peso.
  8. Tiene otras causas de retención hídrica. Es frecuente la presencia de un edema cíclico menstrual en mujeres en edad fértil (ganancias de peso en forma de agua; frecuentemente de 2 kg según el momento del ciclo). Algunas enfermedades renales, hepáticas o cardiacas, así como el linfedema o la insuficiencia venosa severos se asocian con mayor retención hídrica.
  9. Está tomando fármacos que dificultan la pérdida de peso. Uno de los grupos farmacológicos más habituales son los corticoides que, entre otras acciones, facilitan la retención hídrica.

Recuerde que la báscula solo dice una verdad a medias y que esto habitualmente es peor que una mentira, especialmente si es una persona con baja tolerancia a la frustración.

En este vídeo les cuento por qué muchas personas no pierden peso aunque cuiden la dieta.

 

Compartir

ABC.es

Endocrinología y nutrición © DIARIO ABC, S.L. 2014

Se ocupará de la patología endocrina, de la síntesis, secreción y metabolismo hormonal y de la patología nutricional.Más sobre «Endocrinología y nutrición»

Categorías
Etiquetas
julio 2014
L M X J V S D
« abr   sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031