Argentinos docentes que escriben la historia

Publicado por el Apr 11, 2017

Compartir

Los docentes argentinos, acompañados de activistas y sindicalistas abiertamente identificados con el Kirchnerismo, intentaron montar una “escuela itinerante” en la Plaza que hay frente al Congreso. La estructura, de gran tamaño, la fueron levantando mientras, desde la una de la tarde, las autoridades trataban de convencerles de que desistieran de la idea porque no disponían de autorización municipal para hacerlo (habían solicitado otro tipo de permiso).
Al rededor de las ocho de la noche una columna de policías actuó como escudo humano e hizo retroceder al grupo que, durante ese tiempo, no había accedido a su retirada de forma pacífica. Los agentes utilizaron gas lacrimógeno de mano (gas pimienta lo llama la prensa). Es decir, un spray contra el grupo. Las imágenes completas recogen con detalle la escena. Los concentrados empujan a un lado y la Policía a otro.
En ningún momento se aprecian palos, porras, balas de goma o agresiones con armas de esa naturaleza por parte de las fuerzas de seguridad. Tampoco camiones cisterna. Lo más parecido a una excepción a esos modos fue la detención de un hombre que fue inmovilizado por tres agentes. Un de ellos, para esposarlo, le presiona con la rodilla la cabeza contra el suelo.
Lo sucedido fue retransmitido en directo y presentado, en buena medida, como un acto de “represión” y “brutalidad policial”. Ningún manifestante presentó lesiones y el balance del enfrentamiento quedó reducido a… dos policías heridos (uno con el casco rajado) y dos “maestros” detenidos que posteriormente fueron liberados. Los docentes, indignados por la “brutalidad” policial y por no poder levantar la “escuela itinerante” decidieron un día de paro general.
La educación en Argentina es una de las asignaturas pendientes desde hace décadas. El país que fue ejemplo en otra época hoy está fuera hasta de las mediciones PISA. Los maestros, como la mayoría de los profesionales, están mal pagados. El ajuste y las consecuencias de la llamada “década ganada” del kirchnerismo lo padecen como el resto de la sociedad. Sus penurias no son únicas pero sus miserias sorprenden.

Los sindicatos rechazan las pruebas de evaluación y capacitación de los profesores, los alumnos, hasta hace poco más de un año, pasaban de curso prácticamente por decreto y la huelga se convirtió en una arma sin escrúpulos que tiene en Babia a buena parte de los estudiantes de la provincia de Buenos Aires (del tamaño de Italia). Hablamos, por supuesto, de la educación pública.
Las negociaciones con la gobernadora, María Eugenia Vidal (ofrece un aumento del 18 por ciento ajustable por inflación pero ellos piden el 35 por la inflación del año pasado), se rechazaron en dos ocasiones, las mismas que dejaron, en este proceso eterno que deja a los chicos sin clase, plantado al Gobierno. Sin embargo, esos sindicalistas/docentes reprochan la ausencia de “diálogo”. Como el viejo kirchnerismo, así escriben y cuentan la historia.

El hartazgo de los otros maestros se tradujo la pasada semana en el rechazo del 70 por ciento a más huelgas. La jugada de “la carpa” de la “escuela itinerante” sirvió de excusa para convocar una nueva.


Compartir

ABC.es

El talón de América © DIARIO ABC, S.L. 2017

Más sobre «El talón de América»

Calendario
abril 2017
M T W T F S S
« Mar   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Archivo
Twitter
FB