Pagar o no pagar

Publicado por el Sep 12, 2011

Compartir

Algo sucede en el mundo y ese algo no huele bien. La crisis se ceba con algunos países que, hasta hace nada, no eran cualquiera. El crack económico y de credibilidad sobrevuela por Europa como una maldición.  Hace temblar los cimientos de Grecia. La cuna de la civilización no se reconoce y advierte que sólo podrá pagar un par de meses de sueldos y pensiones si no recibe el último “rescate” prometido de la Unión Europea. El grito de socorro rememora el de Fernando de La Rúa al reclamar en el 2001, al FMI, su “blindaje” de diez mil millones de dólares en vísperas del batacazo que hundió a Argentina en la mayor depresión de su historia.

Estados Unidos, muy a su pesar, ya no es lo que era. China, para alegría propia -dictadura aparte- tampoco. De Italia produce pudor hablar y de España se hace con un sentimiento muy parecido a la vergüenza. Todo, en el viejo continente y América del Norte, parece ir mal. Flota en el ambiente una sensación de sálvese quien pueda, no va más o esto es imposible. No se habla de crisis sino de deudas y de impagos. Se respiran aires de mudanza, de climas propicios para dar el portazo y no cumplir.

El ex ministro de Economía argentino, Roberto Lavagna, -autor de un canje sin precedente-, recomendó hace meses que Grecia se declarase en suspensión de pagos. La receta argentina que cocinó el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá, tras la caída de Fernando de la Rúa y con la que el mundo se escandalizó, hoy parece desprender un aroma apetitoso para las naciones desarrolladas. El mensaje no es difícil de leer: Es bueno no pagar. El Reino Unido debe estar preguntándose por qué lo hizo durante más de cincuenta años. Londres desembolsó hasta el último penique prestado para su reconstrucción tras la segunda Guerra Mundial. Al cambio de hoy hablaríamos de  178.000 millones de euros que, entonces, representaba el doble del PIB británico. En términos porteños se les calificaría de ”boludos”.

El New York Times publicó semanas atrás una columna en la que pone a caldo el caso argentino, “lo hizo todo mal” dijo, y días más tarde se descolgó con un editorial en el que le pide a Obama que siga el ejemplo de Buenos Aires. “Onda” surrealista  escrita en inglés. Hasta eso es posible. A este paso, cualquier día, el lado del mundo “rico” que anda de capa caída, empieza a tararear los acordes de la marchita peronista y grita !Viva el default!. 

Compartir

ABC.es

El talón de América © DIARIO ABC, S.L. 2011

Más sobre «El talón de América»

Calendario
septiembre 2011
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Twitter
FB