La Argentina de cine

Publicado por el nov 16, 2010

Compartir

A veces, sólo a veces, tengo la sensación de que Argentina es una película y no un país. Las secuencias de la política se presentan como un drama eterno. Los conflictos financieros o económicos se abordan como el capítulo de un culebrón cansino y reiterativo. El hambre y las enfermedades de los pobres resurgen en las provincias como fotogramas de una historia vieja. Los muertos no terminan de cerrar los ojos y los vivos, también a veces, parecieran perder de vista que lo están. Lo digo sabiendo que es un tópico pero se repite el tango. Uno detrás de otro, con la misma música, con letras parecidas y con voces similares.

La reflexión viene a cuento de varias escenas. La última fue anoche. La presidente, Cristina Fernández, grabó un mensaje a la Nación. La jefa del Estado, tres semanas después de la muerte de su marido, Néstor Kirchner, anunció que Argentina, si Dios quiere y nos ayuda, a principios de año habrá saldado su deuda con el Club de París. En agosto del 2008, palabra más palabra menos, dijo lo mismo. Entonces, anunció que pagaría en efectivo unos siete mil millones de dólares-, para quitarse el fardo de encima. No fue así pero esta vez seguro que cumple.

La moviola no es exclusiva. Días antes, en el Congreso, arreciaron las denuncias de sobornos o intentos de sobornos, a legisladoras para aprobar el presupuesto nacional. Llamadas de arriba, cheques en blanco, pedime lo que querás La tentación se transformó según los que dicen que se resistieron a ella- en papel moneda pero el presupuesto no salió. En el año 2000, con Fernando de la Rúa en la Casa Rosada, el escándalo arrancó con la Banelco, es decir, el papel de plástico, o sea, la tarjeta de crédito para sacar adelante una reforma laboral. Después, aparecerían maletines con fajos de dólares (también en el 2007 en la campaña de CFK pero venían de Venezuela). Más tarde se sucedieron las dimisiones en cadena y un desenlace trágico como lo fue el Gobierno de De la Rúa.

Con la hecatombe de Argentina en el 2001 la prensa sacó en portada fotografías de niños desnutridos en Tucumán que dieron la vuelta al mundo. Entonces descubrí que eran casi, casi, calcomanías de la campaña de Raúl Alfonsín en 1983. Las mismas imágenes se publican hoy en el Chaco, en Misiones El que quiere buscar encuentra más y más cerca de la capital. (Uno de cada diecisiete argentinos pasa hambre pero sólo con la cosecha de un día de maíz, bastaría para que tuvieran el estómago lleno dos meses seguidos).

Esta mañana, mientras escribo este post, Cristina Fernández se presenta en público en el Luna Park, histórico espacio de recitales y combates de boxeo. La jefa del Estado sigue de luto. Como la noche anterior, se le rompe la voz (hoy es en directo). Cristina, porque en estos días de lágrimas propias y extrañas, es Cristina para Argentina, cuenta cómo se siente. La multitud escucha su versión de hoy, de los años 70 y de los de antes. Le gustan los recuerdos. Conmemora la última gestión de él (su marido, presente en todas sus intervenciones desde que murió) y hace un pronóstico de otros Gobiernos que diferencia del suyo: Cuando unos pocos tienen tanto y la mayoría tan poco, no duran. La mayoría termina rebelándose.

La escena se cierra con llanto, abrazos, banderas, fotos en carteles de él y de ella. Siluetas sobre tela como las de Eva y Perón. Otra vez se rueda. Otra vez dudo si estoy en el cine o en Argentina.

Compartir

ABC.es

El talón de América © DIARIO ABC, S.L. 2010

Más sobre «El talón de América»

Calendario
noviembre 2010
L M X J V S D
« oct   dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Twitter
FB